El poder del perro: la novela y el autor olvidados que rescató Netflix

Por primera vez en castellano, de mano de la española editorial Alianza, llega a Chile la quinta novela de Thomas Savage, un autor estadounidense que nunca recibió reconocimiento en vida. Sus novelas se adentraron en la vida del oeste de su país, donde había vivido. Pero también, en la homosexualidad, condición que mantuvo oculta gran parte de su vida.



El nombre de Thomas Savage a la mayoría de las personas no les dice nada. Fue un escritor estadounidense, originario de Salt Lake City, Utah, contemporáneo de autores relevantes de la segunda mitad del siglo XX del gigante del norte como Truman Capote, Joan Didion o Philip Roth. Lo cierto es que, a diferencia de los citados, Savage nunca obtuvo reconocimiento en vida por su labor como escritor.

Savage se dedicó fundamentalmente a la narrativa, en esa cuerda, publicó 13 novelas entre 1944 y 1988, la mayoría inspiradas en el oeste de los Estados Unidos. La quinta, que vio la luz en 1967, fue El poder del perro. Editada originalmente por Penguin Random House, no alcanzó a salir a las vitrinas bajo ese sello, puesto que le pidió al autor realizar unos cambios. Savage se negó y llevó su escrito a otra casa editora, Little, Brown and Company, de Boston, una de las prestigiosas firmas editoriales de la costa este y que en su momento había publicado El guardián entre el centeno, de J.D. Salinger. Con ellos finalmente El poder del perro llegó a las librerías.

En su momento, la novela recibió críticas entusiastas. De hecho, estuvo casi dos meses en la lista de Títulos nuevos y recomendados del señero New York Times. El crítico Roger Sale, en The Hudson Review, lo llamó: “El mejor libro que conozco sobre el Oeste moderno”.

Thomas Savage.

Además, el Washington Post le dedicó buenas palabras. “Críticos como Doris Grumbach y Jonathan Yardley de The Washington Post elogiaron constantemente su trabajo y consideraron a Savage como uno de los novelistas de primer nivel del país”, señaló Alan Weltzien justamente para el matutino de la capital de los Estados Unidos. Pero eso no bastó, y pese a ello, Savage se mantuvo todo el resto de su vida como un autor desconocido para el gran público.

Es más, según cita Alan Weltzien en el Waashington Post, Emily Salkin Takoudes, editora asistente de Little, Brown, quien supervisó la publicación de la novela, estimó que 1967, El poder del perro apenas vendió 1.000 ejemplares.

Pero la vida da vueltas. A Chile se acaba de anunciar la llegada de la novela El poder del perro traducida por primera vez al castellano, a través de la española editorial Alianza. En la portada, se colocó el afiche de la exitosa película de Netflix que la adaptó a la pantalla grande.

Algo parecido a la vida

Como suele ocurrir, los escritores suelen tomar episodios de sus propias vidas como material. Y el caso de El poder del perro es en parte así. Resulta que los padres de Savage se separaron cuando él contaba solo dos años. Entonces, su madre, emprendió su rumbo y no tardó en emaprejarse con un ranchero ganadero, con quién se mudó en la década de 1920 en el suroeste de Montana. Ahí, el joven Thomas vivió con su madre; su padrastro, Charlie Brenner; y su tío adoptivo, William “Bill” Brenner, quien tenía un carácter algo excéntrico.

Por tanto, las vivencias del joven Thomas sirvieron de base para el personaje de Peter Gordon, el frágil hijo de Rose, y quien sufre los molestos comentarios del cruel Phil Burbank. Por supuesto, este último estuvo inspirado en Bill Brenner.

Benedict Cumberbatch como Phil Burbank, en la película.

Pero, tal como se insinúa en la película y en la novela, el personaje de Peter escondía su homosexualidad. Savage, lo era, y pasó la mayoría de su vida sin dar a conocer su condición. De hecho, realizó una vida aparentemente normal. Se casó con una mujer, Elizabeth Savage, quien también se dedicó a la literatura, e incluso tuvieron hijos.

En un momento, a mediados de los 60, Savage decidió que había tenido suficiente escondiéndose y abandonó a su esposa para vivir una relación con Tomie de Paola, un ilustrador de cuentos para niños veinte años más joven. Pero las cosas no resultaron. Volvió a casa y ahí escribió El poder del perro, y se la dedicó a su mujer.

De alguna forma, El poder del perro se mete en un tema tabú. La homosexualidad en el rudo y agreste mundo de los cowboys. Algo que parece impensado, tal como Secreto en la montaña, publicada en 1997 en la revista The New Yorker y escrita por Annie Proulx. El relato fueron un éxito, y ahí Savage contactó a Proulx.

“Nunca conocí a Tom Savage, pero mantuvimos correspondencia y hablamos por teléfono varias veces después de me contactó diciendo que había leído mi cuento Brokeback Mountain. En ese momento no conocía los libros de este escritor y tuvo la amabilidad de enviarme una copia de El poder del perro, que leí con la certeza de que se trataba de un excelente escritor occidental cuyo trabajo había sido pasado por alto , quizás debido a prejuicios homofóbicos”, señaló posteriormente Annie Proulx en una entrevista.

Pero la historia de El poder del perro cautivó a la cineasta neozelandesa Jane Campion, quien se decidió a adaptarla. Por este aplaudido filme, obtuvo recientemente un Oscar por Mejor dirección. El elenco estuvo conformado con Benedict Cumberbatch, como el despiadado Phil Burbank; Kirsten Dunst, como Rose Gordon; Jesse Plemons, como el bonachón George Burbank; y Kodi Smit-McPhee, como Peter Gordon, el alter ego de Thomas Savage. Se puede ver en Netflix, plataforma que estuvo involucrada desde un inicio en el filme.

Curiosamente, no fue el único libro de Savage que se pensó en la pantalla grande. Los derechos de su segunda novela Lona Hanson (1948) fueron adquiridos por Columbia Pictures en 50.000 dólares. Sin embargo, el filme nunca se hizo.

Thomas Savage.

Hacia el final de su vida, en 2001, concedió una entrevista donde dio cuenta de sus principales referentes: “La Sra. Bridge , de Evan S. Connell , es una de las mejores novelas que he leído. Fui influenciado por John Steinbeck , Robert Benchley y Dorothy Parker. Me especialicé en historia. Leí poca ficción, principalmente biografía e historia. Leí a SJ Perelman” .

Savage falleció el 25 de julio de 2003, a los 88 años, en Virginia Beach, donde vivió en sus últimos años de vida. Ya era viudo, puesto que su esposa había fallecido en 1989. La mismísima Annie Proulx realizó un posfacio para la nueva edición que se encuentra en nuestro país. “Es un libro brillante y difícil, que debería figurar en cualquier lista de novelas serias del Oeste Americano”, señala en el texto.

En estos días, se encuentra en preventa en la tienda online de Zig-Zag (la editorial y distribuidora que lo trajo a Chile) y de librerías Antártica. Se distribuirá en librerías del país a contar del próximo lunes 18 de abril, según confirman de la mencionada casa editora a Culto.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


Según un nuevo estudio ingerir café puede ser beneficioso, ya que, lograría reducir la grasa corporal y el riesgo de contraer diabetes tipo 2.