Las conexiones chilenas de Bad Bunny

REUTERS/Ricardo Arduengo

El más reciente disco del hombre fuerte de la música urbana, Un verano sin ti, incluye la participación del productor chileno Magicenelbeat. Ello se suma a otros cruces anteriores con otros nombres como Pablo Chill-E, Taiko y Marcianeke, quien fue fichado por su discográfica Rimas Music.



No ha pasado una semana desde el lanzamiento de Un verano sin ti, el nuevo álbum de Bad Bunny, y ya ha dejado en claro su éxito en la audiencia; siete de sus 23 tracks ya se encuentran entre los diez más escuchados en el listado del Top 50 Global de la plataforma Spotify. Y además instaló un récord: el 6 de mayo se convirtió en el artista más escuchado de todos los tiempos a nivel mundial en un día, con la friolera de 183 millones de reproducciones Mientras, en el Top 50 Chile, el tema Moscow Mule -el que abre el disco- ya es el más reproducido, junto a otros cuatros cortes que están entre los diez primeros lugares.

Ello da cuenta del conocido y fuerte influjo de la música urbana en Chile. Entre marzo de 2020 y febrero de 2021, en Santiago hubo cerca de 450 millones de reproducciones de temas de reggaetón en Spotify, lo que marca a la ciudad como una de las ciudades del orbe en que más se escuchan el sonido trepidante de los beats.

De allí que no sean extraños los cada vez más habituales cruces de la industria con músicos y artistas chilenos. El más reciente está precisamente en el exitoso Un verano sin ti, en que el contó con la participación de Magicenelbeat, quien ejerció de productor para el tema Un Coco, el número 18 del listado.

Se trata de un productor y beatmaker de 23 años, cuyo nombre real es Joaquín Calderón. Un joven oriundo de San Bernardo, que partió haciendo música con un computador prestado. Poco a poco, su habilidad con los beats y los ritmos se hizo notar y por ello comenzó a trabajar con algunos de los exponentes nacionales más importantes del género. Así, en enero de 2020, fue fichado por Rimas Entertainment, el sello del Conejo Malo.

“Me siento inmensamente feliz de ser uno de los productores del nuevo álbum de Bad Bunny, Un verano sin ti, estoy muy contento, porque es una de las grandes metas que siempre tuve y también, porque es una forma de aportar con un granito de arena a la industria musical chilena”, detalla el joven artista.

Aunque su nombre puede no ser tan masivo para el gran público, sí lo es su firma. Su nombre figura en los créditos de temas que se ha instalado en las listas de las plataformas y en fiestas juveniles, como Tak tiki tak de Harry Nach, Ultra solo de Polimá Westcoast y Pailita, Pantera de Soulfía, Me arrepentí de AK420 con Pailita & Cris MJ, entre muchos otros.

“Esto es un logro para dejarle en claro a todos los nuevos talentos que sí se puede, yo vengo de San Bernardo, un pequeño punto en el mundo, nunca tuve ningún contacto, ningún dato, empecé con una computadora prestada, siempre se puede”, escribió en una publicación en su cuenta de Instagram.

De Taiko a Marcianeke

En rigor, Magicenelbeat no es el primer chileno en trabajar con Bad Bunny. Antes que él ya lo hicieron otros como el productor Taiko, el alias de Nicolás Jaña, quien participó en la canción Una vez, del disco YHGLQMDLGN (2020). Además, y pese a ser autodidacta, se ha labrado un currículum de peso al trabajar en Miami con artistas de la talla de Jhay Cortez, J Balvin, Ozuna, entre otros.

Antes de cumplir 20 años, el joven firmó con el sello Black Koi, de Sky Rompiendo, lo que le permitió viajar a Estados Unidos e iniciarse en la industria de la música urbana. El ascenso fue explosivo; en abril de 2020, fue incluido en el ranking de mejores productores latinos hecho por Billboard, en el puesto número 10.

Taiko. Foto: @_taiko

En el mismo álbum YHGLQMDLGN se escucha la voz de otro chileno, Pablo Chill-E, uno de los exponentes más destacados del género, quien debutó esta temporada en Lollapalooza Chile, con un show muy comentado que incluyó un simulacro de arresto de la PDI.

Chill-E hace algunas voces en el tema Hablemos Mañana, junto al argentino Duki. Todo partió cuando el productor puertorriqueño Mora, le escribió un mensaje con un escueto: “felicitaciones”. Allí le entró la duda. “¿Felicidades por qué?, le pregunté, y me dice ‘porque Benito (Bad Bunny) quiere que salgas en su disco, así que manda tus datos para que te compren los pasajes, y al otro día estaba en Miami grabando el tema”, contó el mismo artista a Culto.

“(Bad Bunny) trabaja de una forma totalmente diferente, usa conceptos para hacer discos”, explicó en la misma charla con este medio. “De hecho, cuando estábamos grabando, no fue en un estudio, fue en una casa que arrendaban y tenían una parafernalia dentro de una pieza, la misma que sale en todos los videos de este disco de Bad Bunny”.

Los vínculos alcanzan para agregar otros nombres. A fines de 2021, el artista del momento, Marcianeke, extendió sus lazos hacia el puertorriqueño merced a su éxito en las plataformas con temas como Dímelo Ma, con casi 50 millones de reproducciones en Spotify.

En rigor, se trata de un vínculo entre compañías. El sello The King of Valleys, que lo maneja a nivel local, firmó un acuerdo con Rimas Music. Ello marcó el primer paso para la internacionalización del artista, quien en su viaje a Puerto Rico fue invitado a los shows de Bad Bunny en San José por su mánager Noah Assad, e incluso ha deslizado la posibilidad de participar en sus conciertos fijados el 28 y 29 de octubre. “Hay una sorpresa ahí con Bad Bunny”, nos dijo en charla con La Cuarta.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.