El hombre que cayó a la Tierra: una serie tras los pasos de David Bowie

Chiwetel Ejiofor y Naomie Harris en la serie. Foto: Aimee Spinks/SHOWTIME.

A casi medio siglo del estreno de la icónica película en que el Duque Blanco encarnó a un extraterrestre, una nueva producción retoma aquella historia dándole un énfasis actual al relato. Chiwetel Ejiofor, el protagonista de la serie disponible en Paramount+, habla con Culto sobre su rol y la resonancia del proyecto. “La ciencia ficción del futuro ha penetrado y está ahora mismo justo en nuestras caras todos los días”, dice.



Puede que su papel más memorable sea el villano de Laberinto (1986), que su rol más arriesgado haya sido el de The hunger (1983), o que los millennials lo recuerden más como Tesla en El gran truco (2006). Pero el Thomas Jerome Newton que Davie Bowie encarnó en El hombre que cayó a la Tierra (1976) fue su primer protagónico en el cine y, sobre todo, un personaje que materializó lo que muchos ya creían en esa época: el Duque Blanco no podía ser de este mundo.

“Creo que lo que David Bowie fue capaz de hacer, mediante la combinación de su habilidad como intérprete y su genuina persona, fue infundir a este alíen de Anthea de una inteligencia emocional realmente profunda y un amor por la vida y el mundo”, plantea el británico Chiwetel Ejiofor, el protagonista de la serie de televisión que, casi medio siglo después, decidió volver acercarse a la historia que el músico popularizó a mediados de los 70.

Bill Nighy en la ficción. Foto: Aimee Spinks/SHOWTIME.

Titulada The man who fell to Earth -igual que la novela de Walter Tevis de 1963 en que se basan ambos proyectos-, la ficción disponible en la plataforma Paramount+ se plantea como una continuación del filme original. Por tanto, no omite al extraterrestre al que dio vida Bowie, sino que lo incorpora, esta vez en la piel del veterano Bill Nighy. “Si alguien viene 40 años después a interpretar a Thomas Jerome Newton, solo puedes tener a una leyenda interpretando a una leyenda”, resume Ejiofor a Culto a través de videollamada. “Él también captura, con cada fibra de su ser, ese tipo de elegancia e inteligencia emocional”, añade.

Por su parte, el actor nominado a los Oscar por 12 Años de esclavitud (2013) asume el rol de Faraday, un alíen que aterriza en Nuevo México con la misión de convencer a una científica (Naomie Harris) sobre que es su única esperanza para salvar a los de su especie, mientras debe aprender cómo ser humano.

“Sólo puedes interpretar a tu propio alienígena. Realmente no hay una forma de usar nada que alguien haya realizado antes, porque los momentos de tu propia experiencia en los que te sentiste alienígena, en los que te sentiste como un extraño o algo similar, son sólo tuyos. Así que interpretas a tu extraterrestre a través de ese tipo de lente”, afirma el actor, quien reconoce que para construir a su personaje echó la mirada atrás a sus orígenes como hijo de padres nigerianos que migraron a Inglaterra. “Faraday entiende que él trae algo poderoso, y eso representa mucho de lo que es la experiencia de la inmigración”, señala.

Foto: Aimee Spinks/SHOWTIME.

Una pandemia y una guerra después, la producción apuesta a aumentar su resonancia en el estado actual del mundo. En ese sentido, Ejiofor estima que la historia que encabeza de pronto se tornó “más necesaria”. “La ciencia ficción del futuro ha penetrado y está ahora mismo justo en nuestras caras todos los días, se siente como ciencia ficción todo el tiempo”, dice. Aunque también cree que hay cosas que no cambian: “Creo que (la serie) significa algo diferente, pero su raíz central, en la conexión, en el amor y en el potencial humano, permanece intacta”.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.