Francisca Valenzuela: “Muchas veces el feminismo te pide no tener emociones negativas y eso no es así”

La cantautora chilena acaba de lanzar su quinto álbum, Vida tan bonita. Un trabajo compuesto durante la pandemia en que la artista desarrolla una narrativa sobre la búsqueda de la esperanza y abraza decididamente el costado más vulnerable de la existencia. Una propuesta enmarcada con música de marcado tinte pop, que recoge influencias del cancionero popular que la marcó, desde Shakira hasta Laura Pausini.



En el universo de Francisca Valenzuela, no hay casualidades. No en vano, en Se va, la canción que abre su nuevo álbum Vida tan bonita, hay una imagen que marca un comienzo. “Fui una semilla que creció en tu jardín”, canta. Se trata de una apertura hacia un arco narrativo que trata de los dolores y abraza la vulnerabilidad, en plena pandemia.

El disco, quinto en la carrera de la cantautora, fue gestado en su totalidad durante el encierro. Un período que pasó entre México y Estados Unidos, donde reside su familia. Allí escribió un grupo de canciones con intención decididamente pop y una estética optimista, en medio de la crisis sanitaria que sacudió con fuerza a la industria musical. Una decisión, que explica, no fue casual.

“La idea de Vida tan bonita, no era como celebración, sino que la vida está tan difícil, que hay una añoranza por encontrar los días bonitos, esa es la tónica de las canciones, independiente de la crisis o conflicto que retratan”, explica Valenzuela en charla con Culto.

La obra alterna entre la reflexión y el lenguaje pop en toda regla. “Gráficamente quería algo que fuera más pop, me refiero a los colores fuertes y vibrantes. Para la portada busqué en Google referencias de Chayanne, Whitney Houston, etc. Referentes que son súper icónicos y hablan un lenguaje popular. La idea era incorporar eso, pero a mí manera”.

Valenzuela cuenta que en esos días regresó a escuchar la música que sonaba en su pieza de adolescencia. “En la época pandémica escuchaba un mix de música antigua que me gusta mucho; desde Shakira, Cerati, Selena, Paulina Rubio, NIN, hasta Rihanna, Charly García, Bon Iver, Laura Pausini, Spice Girls. El disco también es un poco un homenaje a la música que me formó en mi adolescencia entre los 90 y los 2000. Ahora he estado escuchando a Marco Mares, que me encanta, a The Marias, que las vi en vivo, de todo en realidad”.

Entre la exposición y el formato disco

En ese relato, el disco también incluye reflexiones que se cruzan con vivencias personales a tono con los tiempos difíciles. “Difícil es no caer en la envidia, mirándola bien que hermosa es, y sé que no es feminista compararse con ella, pero solo soy humana”, canta en la canción que da título al álbum. “Algunas de mis canciones son más literarias y tomo personajes, como en Buen soldado evidentemente, pero canciones como La impostora, Vida tan bonita, o mundos separados, son totalmente autobiográficas”, explica.

“En el caso de Vida tan bonita, esa frase es porque siento que hay una exigencia para las mujeres -agrega-. Siento que muchas veces el feminismo te pide además no tener emociones negativas y eso no es así; estoy en mi lucha constante de poder aceptarme como yo soy, pero es inevitable a veces sentir envidia o sentir que una es insuficiente. Entonces parte del feminismo yo creo que es reconocer esas partes de una que quisiera cambiar y aceptarlas”.

-También es exponerse, de alguna forma…

-Me he dado cuenta que cuando escribo, aunque no quiera, aparecen cosas como muy honestas y muy expuestas. Después como que me arrepiento un poco y digo ‘ay, mejor lo cambio’, y al final lo dejo; pero es parte de mi rollo estar buscando resolver y entender lo que siento, no escribo porque está todo resuelto.

-Hacia el final del álbum está Como la flor, una canción que en cierta forma resume los conflictos que trata el disco ¿por qué decidiste ponerla en ese lugar?

-Está al final, primero, por lo que dices; porque es un manifiesto medio espiritual, aunque espiritual es una palabra que encuentro muy manoseada. Cuando decidimos abrir con Se va, esta tiene la frase ‘una semilla que creció en tu jardín’ hablando de ser hija, o ser criada por una madre. Por eso me hizo sentido cerrar con Como una flor, por todo el proceso de transformación. Son los gustos que una se da cuando hace los discos.

-Y en tiempos en que predominan los singles, ¿qué es lo que más te gusta del formato álbum?

-Me gusta el formato porque me divierte y me da un marco operatorio. Me encanta hacer canciones y no tengo problemas con sacar singles, colaboraciones, remix, o lo que sea, pero artísticamente, me da un marco donde trabajar durante una época; pienso en la gráfica, la puesta en escena, le doy como una casa en el momento. Me gusta, me encanta tenerlo en formato físico, pero no soy una nostálgica con apego por una cosa u otra.

Además del nuevo disco, Francisca Valenzuela prepara su regreso a Chile. La ocasión será el próximo 25 de noviembre, con su primer show en solitario en el Movistar Arena. “Es primera vez que hago Movistar sola y estoy en llamas -dice-. Creo que va a ser una celebración no solo de Vida tan bonita, sino también de Fortaleza, canciones antiguas, es la excusa para hacer la fiesta musical que siempre quise ajajaja (rie) y una experiencia completa porque no solo estamos pensando en la parte arriba del escenario. Quiero que sea una fantasía de lo que he hecho, tiene invitados, estamos preparando algo especial”.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


Investigadores crearon un parche que se adhiere a la piel y que está compuesto por una bacteria que produce energía a partir de la evaporación del sudor, pudiendo obtener más de 18 horas de electricidad continua.