El duro camino de Bella Ramsey, la estrella insegura, atormentada y no binaria de The Last Of Us

Belle Ramsey

La actriz que se hizo reconocida por su participación en Game of Thrones fue la escogida entre más de 100 actrices para darle vida a Ellie en la nueva serie de HBO, que protagoniza junto al chileno Pedro Pascal. Pero no ha sido fácil; reconoce que le dolieron las críticas que recibió cuando consiguió el rol que hoy la tiene en boga: "Me llevó mucho tiempo aceptar que yo era Ellie, que podía ser ella y que encajaba bien".



Hace dos años se anunciaba quienes serían los encargados de darle vida Joel y Ellie en la nueva producción de HBO The Last Of Us, Pedro Pascal y Bella Ramsey. La actriz, de tan solo 17 años en ese entonces, asumiría uno de los los principales roles en su carrera profesional.

Ramsey saltó a la fama en su debut en televisivo en Game of Thrones con el papel de la pequeña Lyanna Mormont. Luego de su participación en tres temporadas de la reconocida y aclamada serie, Bella hizo camino en la industria en series como His Dark Material, Hilda y en la película de comedia Catherine Called Birdy, que le consiguió su primera nominación a los Critics Choice Awards en la categoría “Mejor Actor-Actriz Joven”.

Bella Ramsey interpretó a Lyanna Mormont en Game of Thrones

Los inicios en la actuación de Bella remontan a cuando tenía tan solo 3 años. Nacida en Nottinghamshire, Inglaterra, siguió a su hermana a un grupo de teatro amateur y desde ahí comenzo a formar parte de distintos clubes de actuación despúes de la escuela. A los 10 años se unió al taller de Televisión en Nottingham, que cuenta con los actores Samantha Morton y Jack O’Connell entre sus alumnos.

Con el estreno de The Last Of Us, Bella se enfrenta a su papel más importante hasta la fecha. En esta serie, inspirada en el videojuego homónimo, la actriz interpreta a Ellie, una adolescente que es inmune a una enfermedad que ha acabado con gran parte de la población de la tierra, posiblemente de ella depende la supervivienvcia de la humanidad. En esta serie comparte protagónico con Pedro Pascal, en el rol de Joel.

El casting para Ellie contemplo más de 100 entrevistas. En un inicio el papel estuvo pensado para actrices como Maisie Williams (Game of Thrones) y Kaitlyn Dever (Booksmart), incluso esta última hizo la lectura de guión, pero por la pandemia se tuvo que iniciar otro rodaje ya que ambas actrices habían crecido y por tanto ya no podían darle vida a Ellie. Ahí, fue cuando la oportunidad de Ramsey llegó.

En la piel de Ellie

La actriz audicionó y uno de sus creadores, Craig Mazin, señaló a The New York Times, que la reconoció al instante por su papel en GOT. “Yo estaba como, oh mierda, es Lady Mormont “. Mazin recuerda haber dejado su fanatismo de lado y ponerse en rol de director, sin incidir en la decisión del resto para que Bella fuera su Ellie.

En mi mente, pensaba, si no elegimos a Bella como Ellie, me iré a la tumba sabiendo que podríamos haber hecho un espectáculo mejor que el que hicimos”. Finalmente, Mazin se reunió con el otro director, Neil Druckmann, y le anunciaron a Ramsey a través de una llamada de Zoom que ella era la elegida. Cuando Druckmann vio la audición de Ramsey, dijo: “No vi a Bella actuando como Ellie, vi a Ellie”.

“Nos llevamos bien, pero éramos tímidos el uno del otro debido a lo mucho que dependía de nuestra relación”, dijo a Culto el actor chileno Pedro Pascal sobre su trabajo con Belle Ramsey en The Last of Us

Cuando el mundo se enteró de la nueva Ellie, las críticas no tardaron en llegar. La actriz cuenta a The New York Times que en un principio le parecía divertido ver lo que opinaba la gente. “Luego de estar 10 minutos en mi teléfono (leyendo lo que se decía) pensaba: tal vez fue una mala idea”.

“Me llevó mucho tiempo aceptar que yo era Ellie, que podía ser ella y que encajaba bien. Me tomó un buen tiempo, incluso después de que terminamos de filmar”, reveló la actriz a Elle en una entrevista.

La serie comenzó sus grabaciones en julio de 2021 en la provincia de Alberta, Canadá. Es una de las producciones televisivas más grandes en la historia de Canadá. Los protagonistas no se conocieron en persona hasta el primer día de grabación. “Nos llevamos bien, pero éramos tímidos el uno del otro debido a lo mucho que dependía de nuestra relación”, reveló el actor a Culto.

Mazin le reveló a The New York Times, lo impresionado que quedó con las habilidades de Bella en el set. La actriz declaró a la revista Elle que aún está en el proceso de confiar en sus habilidades y que es una buena actriz. “Solo recientemente acepté que soy Ellie, puedo hacerlo y soy una buena actriz”, dijo. “Pero esto durará unas pocas semanas y luego volveré a pensar que soy terrible. Ese es solo el proceso”.

Género fluido y cómo le gusta ser llamada

Cuando Bella obtuvo su nominación en los Critics Choice Awards como mejor actor/actriz joven reveló que fue agradable estar nominada en una categoría que no especifica el género. Ramsey contó que cuando era niña le gustaba que la confundieran con un niño.

La actriz ha dicho que no se define con ningún género y que es fluido. “Alguien me puede llamar ‘ella’ y no me molestaría. Pero a veces alguien me llama ‘él’ y es un poco emocionante”, confesó. Además, la actriz revelo que en sus documentos marca la opción “no binario”, “soy en gran medida solo una persona. Tener género no es algo que me guste particularmente. Pero en términos de pronombres, realmente no podría importarme menos”.

El estreno de The Last Of Us ha sido uno de los más esperados del año y se espera que el éxito del videojuego se replique en la serie de televisión. Ramsey reveló a Elle que verá los episodios semanales por su cuenta para experimentar lo mismo que vivió como Ellie, y Pascal como Joel, en en el set: solos, inseguros pero comprometidos. “Realmente no soy muy buena llorando con otras personas, así que si lo veo por primera vez con mi familia o mis amigos, simplemente no sentiré todas las cosas que necesito sentir”, dijo.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


Fue encontrada tallada en la pared de un foso de 10 metros de ancho en la Ciudad Vieja de Jerusalén.