A 500 años de la muerte de Da Vinci, exponen el Código Leicester

Detalle de una de las páginas del códice, donde también hay dibujos realizados por Leonardo.

En Italia iniciaron las actividades de conmemoración con la muestra del manuscrito más famoso del artista. El magnate Bill Gates facilitó la obra que adquirió en 1994.


En mayo del próximo año se conmemoran 500 años de la muerte de Leonardo Da Vinci, el genio del Renacimiento que logró combinar arte y ciencia con una capacidad asombrosa. En Florencia, a 25 kilómetros de su pueblo natal (Vinci), ya comenzaron las actividades en torno a su figura con la exposición de uno de sus más famosos manuscritos, el Códice Leicester.

El libro fue cedido en préstamo a la Galería de los Oficios de Florencia por el magnate estadounidense Bill Gates, quien lo adquirió en 1994 en una subasta en Christie’s por 30 millones de dólares . El manuscrito de Leonardo se exhibirá hasta el 20 de enero en la galería, en una exposición que lleva por nombre El Código de Leicester de Leonardo Da Vinci: el agua, microscopio de la naturaleza.

Elaborado entre los años 1506 y 1508, el Códice Leicester es un manuscrito de 72 páginas escritas de derecha a izquierda, que cuenta además con alrededor de 360 imágenes y dibujos. En él, el artista reunió buena parte de sus conocimientos en astronomía, hidráulica, meteorología, geología y cosmología. Temas que abordó ampliamente en su faceta como científico, siempre vinculando relatos de los viajes que realizó por el mundo.

A diferencia de los otros grandes códigos de Leonardo, el Códice Leicester es el único que está en manos de privados. Exhibido por última vez en Italia en el año 1995, el escrito pasó por cuatro dueños antes de que el fundador de Microsoft lo adquiriera. Su propietario original habría sido el arquitecto y escultor italiano Guglielmo Della Porta (1515-1577). Luego, el pintor italiano Giuseppe Ghezzi (1624-1721) descubrió el manuscrito entre los libros de Della Porta. El códice pasó luego a Thomas Coke (1754-1842), primer conde de Leicester. Siglos después, en 1980, el magnate estadounidense Armand Hammer adquirió la obra en una subasta en Londres, por 5,6 millones de dólares, sólo la quinta parte de lo que Gates pagó a mediados de los 90.

Tal como lo indica su nombre, la exposición aborda como tema principal el agua y las reflexiones y estudios que Leonardo dejó en sus manuscritos. Ideas con respecto a los movimientos del agua, el flujo de los ríos, diseños de vestimentas y transporte marítimos, e incluso recomendaciones para la construcción de puentes forman parte de las páginas del histórico documento.

“El Código Leicester representa todo el pensamiento de Leonardo. Cuando es pintor es científico, y cuando es científico es pintor también. No se trata de dos culturas diferentes. Se trata de un modelo para nuestros días en plena era digital”, señaló Eike Schmidt, director de la galería donde se desarrolla la muestra.

Multimedia

Para que el público que visite la exposición pueda sumergirse de manera íntegra en las ideas del artista, la galería ha empleado herramientas tecnológicas que permiten consultar en detalle las páginas del códice, a través del Codescope.

Este último es un sistema que mediante pantallas permite navegar dentro del código y revisar cada una de sus páginas y apuntes, conservados en una vitrina especial para mantener las condiciones de temperatura y humedad adecuadas para su conservación. A través del soporte digital, también se pueden leer las páginas de izquierda a derecha, gracias a la inversión de la escritura original de Da Vinci.

Aunque el Códice Leicester es la novedad estelar, la exposición también exhibe páginas de otros manuscritos donde el artista volcó su amplio conocimiento. Entre ellos está el Códice Atlántico, una colección de escritos y dibujos que datan de entre los años 1478 y 1519. Un total de 1.119 páginas, organizadas en 12 volúmenes que recogen reflexiones en torno a temas como las matemáticas, la botánica o los instrumentos musicales.

También hay material del Códice del vuelo de las aves, donde Leonardo despliega sus investigaciones sobre los pájaros, las que finalizó en los años que pintaba su célebre obra La Gioconda. Otras páginas que se pueden encontrar en la muestra son las del Códice Arundel, manuscrito de 283 páginas con observaciones sobre asuntos de mecánica y geometría.

#Tags


Seguir leyendo