Cambió escenario en el país: economistas coinciden en que no es el momento para sacar adelante la reforma de pensiones del gobierno

Hasta el momento, en la Cámara no hay registro oficial de los diputados que se han inoculado contra el Covid-19.

Paula Benavides y David Bravo plantearon, en términos generales, que el panorama ha cambiado desde 2018 cuando ingresó el proyecto, en parte por los retiros de fondos. También señalaron que hay que revisar el diagnóstico y las iniciativas que se quieren impulsar.


Hasta ahora, cuando los economistas asistían al Congreso para hacer presentaciones sobre la reforma previsional, en general entregaban su mirada sobre el proyecto del gobierno, o daban a conocer sus propias propuestas para mejorar el sistema previsional en el país.

Eso ha cambiado entre la semana pasada y hoy, pues un nuevo tema ha cobrado relevancia en sus presentaciones. Los economistas han planteado que hay que ir a lo básico: el escenario ha cambiado desde 2018 cuando ingresó el proyecto y, por lo tanto, hay que repensar el modo en que se está discutiendo la reforma y hacer un mejor debate. En resumen, revisar el diagnóstico y las iniciativas que se quieren impulsar. Y que ya no hay tiempo para hacerlo durante este gobierno.

Algo de ese estilo pusieron sobre la mesa la semana pasada el exministro de Hacienda Rodrigo Valdés y el economista de la Universidad de Chile, Andras Uthoff. A esas voces se sumaron este miércoles en la Comisión de Hacienda del Senado el director del Centro de Estudios y Encuestas Longitudinales de la UC David Bravo y la economista Paula Benavides.

En la instancia, Bravo recordó cuál es el diagnóstico en el sistema desde hace varios años, pero ahora a ese diagnóstico “le hemos añadido un problema serio, que ha estado constituido por los retiros de los fondos de pensiones. Desde entonces han salido prácticamente US$50.000 millones de los fondos de pensiones, y los retiros han agravado sustantivamente el problema. Han pasado seis años desde que entregamos el informe de la comisión de pensiones, y nuestra situación no es mejor, nuestra situación es sustantivamente peor”.

Y agregó otras reflexiones: “¿Es posible legislar hoy día en esta materia sin al mismo tiempo poder saber de manera precisa cómo cambió el escenario base que teníamos? (...) Habiéndose registrado un cambio tan, tan importante, me parece que es necesario conocer cómo ese escenario base cambió, y no en términos genéricos de los US$50.000 millones menos, sino en cómo se traduce eso en términos de las pensiones proyectadas, las tasas de reemplazo, las personas, los grupos distintos afectados”.

También sostuvo: “¿Es posible legislar hoy día sin, al mismo tiempo, poder asegurar que ese escenario base no va a seguir cambiando? Es decir, ¿podemos decir que no va a haber más retiros? Cada retiro cambia sustantivamente el escenario base. Es difícil legislar de esta manera, a mi juicio, con seriedad, porque la reforma debe tener a la vista un horizonte de 70 años, a lo menos, hacia futuro”.

Bravo agregó otra pregunta: “¿En el último año de gobierno, con un Congreso que también va a cambiar, se puede hacer algo en los últimos meses de un gobierno?”. Y recordó lo ocurrido en el gobierno de la Presidenta Bachelet.

Además, señaló que “no están los incentivos para generar las conversaciones, los acuerdos, y estamos en una materia de tanta relevancia hoy día, además en medio de la pandemia, y con las situaciones que antes describí, que hacen difícil pensar, junto con todo lo otro institucional que en Chile está cambiando, que un acuerdo de esta naturaleza se vaya a producir justo en este periodo”. También recordó que está el tema de la sustentabilidad fiscal.

Los senadores preguntaron qué se puede hacer ahora para avanzar en pensiones, y Bravo dijo que “una forma de no seguir retrocediendo es detener los retiros”. Y señaló: “La segunda forma, creo yo, en la Comisión de Hacienda en particular, es hacer un esfuerzo importante para que efectivamente las bases para la discusión estén claras, que podamos tener a la vista los elementos necesarios para poder hacer una discusión que nos permita hablar en el mismo lenguaje (...) los números no pueden ser distintos”. Sobre ello planteó que es necesario que haya más cifras públicas sobre el sistema de pensiones.

También abarcó el tema de la Pensión Básica Universal (PBU), y manifestó que una vía es tomar lo que tenemos, el Pilar Solidario, e irlo empujando en esa dirección, aunque también mencionó que hay otras vías. “Creo que se puede avanzar, sí, pero sabemos que son propuestas caras, y entonces cómo vamos a legislar si no tenemos la magnitud completa, (pero) se puede avanzar en eso”, dijo.

Por su parte, Benavides afirmó que “no hay un diseño hoy día que esté generando un acuerdo amplio. Además todas las propuestas tienen que revaluarse porque el escenario cambió profundamente”. En esa línea, mencionó los retiros y los cambios en el mercado laboral.

Benavides agregó que ”para avanzar en la discusión necesitamos revisar el diagnóstico, las condiciones son muy distintas, y todas las iniciativas tienen que revaluarse en base a este nuevo escenario”.

La economista consignó que “tenemos un escenario que ha cambiado muchísimo desde que iniciamos la discusión previsional, y en ello los retiros tienen efectivamente un rol que es fundamental. Si miramos a nivel internacional lo que ha pasado en el contexto de la crisis y la pandemia con los sistemas de pensiones en otros países, no están recorriendo el camino que recorrimos nosotros. Perú probablemente y Chile, somos un extremo cuando a uno le toca estar en la discusión internacional de lo que se ha dado con los retiros”.

Por lo tanto, Benavides concluyó que “profundizar ese camino aleja de la posibilidad realmente de poder mejorar las pensiones, y como ha cambiado el escenario y el contexto, lo primero es actualizar el diagnóstico. ¿Dónde veo yo que sí podemos avanzar en el corto plazo? Yo creo que es posible, porque si en algo tenemos claridad, es que la situación de pisos mínimos, o de las personas que tienen menores recursos, se ha deteriorado gravemente. Entonces, postergar por mucho tiempo avances en términos de lo que pueda ser el Pilar Solidario y una transformación hacia una PBU, lo veo que es complejo. Hay una situación que es de urgencia, una situación que es inminente (para los pensionados)”.

En tanto, el ministro del Trabajo, Patricio Melero, señaló que “(debemos) lograr un nuevo mejoramiento, una segunda etapa de mejoramiento de las pensiones avanzado ya en la primera etapa de la reforma, como fue el mejoramiento del 50% de las pensiones del Pilar Solidario. Vislumbramos que hay bastante consenso en cuanto a que podemos avanzar con más celeridad especialmente en aquellos aspectos relativos al Pilar Solidario”.

Melero también dijo que hay similitudes en el proyecto del gobierno con el que había presentado la expresidenta Michelle Bachelet.

No obstante, indicó que “también vemos (...) que hoy día tenemos un escenario bastante distinto al que tuvimos con el inicio de la reforma hace dos años atrás en la discusión. La extracción de US$50.000 millones ya está teniendo efectos (...) Eso es algo que se dijo mucho cuando se discutió, pero duele ver cómo hoy día empieza a traducirse en que muchos pensionados empiezan a recibir menos dinero por la caída de la rentabilidad”.

Es por esto que señaló: “Entonces creo que hay un debate profundo e importante que se siga haciendo. Y en esto yo agradezco, presidenta, la voluntad de la Comisión de seguir escuchando”. Los expertos también han estado de acuerdo en que es importante dar el debate.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.