Contrataciones “injustificadas” y “pésimo” ambiente laboral: las denuncias de funcionarios de la salud de Santiago que tensionan a Irací Hassler

La alcaldesa de Santiago, Irací Hassler.

La alcaldesa de Santiago, Irací Hassler Foto: Agencia Uno.

De acuerdo con lo expuesto por los trabajadores, están sometidos a "estrés y malestar permanente". Acusan que la directora de Salud del municipio, Beatriz Chamorro, no estaría tomando las mejores decisiones y que se enteran de las definiciones o del ingreso de nuevos funcionarios a última hora o por Transparencia.


De acuerdo con una denuncia formal que presentó la Asociación de Funcionarios de la Salud n° 2 de Santiago ante la alcaldesa Irací Hassler, el ambiente en la Dirección de Salud de la comuna es “insostenible”. Por medio de un escrito que le hicieron llegar el pasado 9 de junio -al cual tuvo acceso La Tercera- le expresaron que en la citada división se estarían tomando decisiones que afectan directamente a los trabajadores y a un “buen ambiente laboral”.

Los trabajadores acusan que están sometidos a estrés, a malos tratos y que han debido soportar, incluso, la contratación de personal por eventual “amiguismo”, puesto que han notado que, en algunos casos, han llegado profesionales que no serían del todo idóneos para las tareas. Por lo mismo, le insisten a la alcaldesa en la necesidad de emprender acciones.

“Es imposible no percibir o enterarse de lo denso, conflictivo y angustiante que es para los funcionarios trabajar en condiciones en donde las descalificaciones y recriminaciones se han hecho parte del trabajo cotidiano. En síntesis, se trabaja en condiciones de estrés y malestar permanente, afectándose con ello la salud de los trabajadores y de paso al sistema en su conjunto”, parten alertando en el escrito que firma el presidente de la asociación, Luis Rodríguez Bastias. Agregan que como efecto inmediato de la situación, profesionales optaron por renunciar a sus cargos de jefatura y ser trasladados.

Como se sostiene en el documento, las situaciones que denuncian las han expuesto ante la directora de Salud del municipio, la doctora Beatriz Chamorro Arancibia, pero manifiestan que aunque ella habría reconocido ciertos aspectos, “no ha hecho nada para remediarlo, por el contrario el mal ambiente laboral sólo ha empeorado”, recalcan. En ese sentido, aseveran que se enteran de la llegada de funcionarios por Transparencia, y que es constante que nuevos cargos administrativos tengan asignaciones extra sin justificar como es el caso de un militante PC.

“En algunos casos ni siquiera existe descripción de funciones y la capacidad profesional de algunos ha generado muchas dudas, cuestionamientos y sentimientos de injusticia, entre los demás trabajadores. Uno de los ejemplos en esta materia es un funcionario que asume uno de los nuevos cargos creados por la directora de Salud y que aparece en el nuevo organigrama. Su remuneración se complementa con dos asignaciones por artículo 45, una como subdirector de Modelo de Salud y otra por su jefatura de Sapu, además de las horas extras respectivas (marzo 40 horas). Este funcionario alcanza, en menos de un año en la red, un sueldo superior a funcionarios que llevan más de 20 años, y lo insólito es que en el cargo de subdirector aún se desconoce la descripción de sus funciones, y en el caso de la jefatura del Sapu, los trabajadores de este servicio ni siquiera lo conocen”, se indica en referencia a Nicolás Becerra (PC).

En uno de los anexos del documento, además, precisan que Becerra egresó en 2016 de Tecnología Médica y que en las elecciones de 2021 se presentó como candidato a concejal sin éxito. Asimismo, hacen presente que ingresó como “asesor” y que en febrero, tras el cambio en el organigrama de la dirección, asume como nuevo subdirector de Modelo.

Ahora bien, la asociación recalca que las implicancias de la gestión que catalogan como “deficiente” no sólo afecta a la Dirección de Salud como centro administrativo, pues aseguran que hay “repercusiones en el funcionamiento de todos los demás centros a nivel de la red. Es frecuente escuchar desde estos lugares, reclamos sobre instrucciones impositivas, ambiguas, tardías o contradictorias. No hay planificación o trabajo en conjunto con los centros”.

Aumento de licencias por estrés

Como exponen en la carta enviada a la alcaldesa Hassler, uno de los centros donde ha quedado en evidencia “la mala gestión de la dirección central ha sido en el Cesfam Ignacio Domeyko”, el más grande de la comuna. “En este centro a igual que en la Disal, el ambiente laboral es absolutamente lamentable y la explicación es lógica: la directora de Salud, teniendo otras alternativas, opta por designar a una funcionaria en el cargo de directora, a quien en su oportunidad debió dejar de cumplir el mismo rol en otros centros”, subrayan.

Todo esto, como comentó en conversación con La Tercera el presidente de la asociación de funcionarios, ha provocado un “preocupante aumento de licencias por estrés, sentimientos de temor, angustia y desesperanza”. La única geriatra de la red, mencionó, está con una licencia que se le extendió por 30 días y al menos 58 trabajadores han consultado a profesionales de la Asociación Chilena de Seguridad por cuadros de estrés. Según insistió, no entran en el ámbito político de las determinaciones, sino que persiguen que éstas se tomen de acuerdo con la normativa establecida. “Nos preocupa lo que está pasando, se ha ido mucha gente producto del ambiente prácticamente insostenible que hay. La autoridad tiene que hacerse responsable de establecer quiénes son las personas más idóneas, pero han existido malas decisiones”, comentó.

En la misma línea, sostuvo que “lamentablemente cada administración cuando llega trata de instalar a su gente, porque me imagino que confían en ellos, pero no debería suceder en ningún área que se vaya gente con experiencia y que pongan gente que no necesariamente tiene la capacidad (...) todo lo están haciendo de espalda a los trabajadores y nos damos cuenta cuando todo está cerrado”.

Si bien el pasado 20 de junio Irací Hassler les respondió por escrito a sus denuncias, para los trabajadores lo expuesto fue insuficiente y aseguraron que seguirán presionando y no descartan recurrir a la Contraloría.

En su respuesta, la alcaldesa insistió en el espíritu de transparencia que tiene su administración, por lo que recalcó la plena “disposición a la entrega de la información requerida y la invitación a trabajar en conjunto en los procesos que detallan en su misiva”. Igualmente, enfatizó: “Pueden contar con que estaremos disponibles a escuchar y mejorar las políticas y procedimientos colaborativamente con las asociaciones, siempre y cuando vayan en beneficio de los trabajadores de la salud. Además, reforzaremos el vínculo permanente y la entrega de información a tiempo a funcionarios respecto de cambios o modificaciones que puedan afectar la estructura o funcionamiento de la dirección de Salud”.

Agregó en el mismo sentido, que han trabajado en la promoción y prevención en salud mental, y expresó que su compromiso con la salud pública “es profundo y sincero, y con ello también lo es el ambiente donde se desempeñen los trabajadores y trabajadoras de la salud para cumplir con nuestro objetivo de otorgar una atención integral y de calidad a los vecinos y vecinas de nuestra comuna”.

Consultada por La Tercera, además, la jefa comunal expresó: “Nos importa la salud mental de las y los trabajadores, y garantizar el buen clima laboral, especialmente en una red de salud que ha estado con una gran demanda por la pandemia y por denuncias, incluso de acoso sexual, realizadas en el período anterior. Del mismo modo, les invitamos a utilizar el protocolo actualizado con que cuenta nuestro municipio para alguna denuncia, porque hasta el momento no hemos recibido comunicación formal mediante esa vía”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.