El controvertido debut de Rincón en la presidencia de Hacienda

Los ministros Rodrigo Cerda y Karla Rubilar se desplegaron ayer en el Congreso. En la imagen, junto con la senadora DC y presidenta de la comisión de Hacienda, Ximena Rincón.

La senadora DC descolocó al Ejecutivo y hasta a algunos senadores de oposición -reclaman en ambos bandos- como presidenta de dicha instancia, que asumió el mes pasado, durante la tramitación del paquete de auxilio a la clase media. El gobierno acusa que zigzagueó en su parecer, mientras el bloque contrario, que habría enredado el debate en lo que tocaba al asunto de si a los beneficiarios del IFE se les descuenta o no otros beneficios. Ella lo niega. Queda la suspicacia de sus detractores de cuánto incide que al mismo tiempo sea precandidata presidencial.


Este lunes seguía siendo pasto de comentarios y críticas cruzadas el papel que ha jugado la senadora DC Ximena Rincón como presidenta de la Comisión de Hacienda durante el trámite del paquete de auxilio a la clase media que se discutió el domingo en una sesión de 9 horas en el Senado.

Aunque ni en el gobierno, ni sus partidos, ni tampoco en las filas opositoras hubo quien quisiera ponerle comillas a lo que piensan de esto, en estos tres sectores cuestionan que en el asunto del bono y las otras medidas -aprobadas finalmente hoy- ella haya zigzagueado en su parecer y su votación.

El asunto llevó a que la aludieran en el debate, se generaran dimes y diretes en vivo. Rincón asumió el cargo el mes pasado, y este es el primer episodio ruidoso que le toca. Y justo cuando en paralelo es precandidata presidencial de su partido, que es la otra gran razón detrás de esta controversia.

La crítica -que la senadora niega en esta nota- tiene que ver con la riña que se armó ayer en un pasaje bien puntual, plagado de tecnicismos pero con implicancias políticas, muy ligada a la polémica de si al final había o no acuerdo entre el gobierno y la oposición, que era lo que reclamaba ayer el ministro Rodrigo Cerda (Hacienda). Nos referimos a la cuestión de si se rechazaban los incisos segundo y tercero del artículo 8 del proyecto, que establecía que quienes ya habían recibido el IFE durante enero y febrero, se les descontara el monto de las otras prestaciones sociales en caso de recibir los nuevos apoyos económicos.

El rol de Rincón descolocó a ambos bandos, según relatan bien lejos de la grabadora gente del gobierno, de la UDI , y -por otras razones- algunos senadores de oposición. A los primeros, porque alegan que durante el paso por la comisión que ella preside, había declarado inadmisible que se votaran por separado ambos incisos; allí se advirtió que era inconstitucional porque implicaba gasto fiscal, cosa en que los parlamentarios carecen de iniciativa. Y que luego en la sala ella habría cambiado de parecer.

Antes de entrar al detalle, todo esto tenía todavía hoy a las filas del gobierno y la UDI criticando su rol. En este partido hacen ver que después de lo sucedido no saben “si en adelante estamos hablando con la presidente de la Comisión de Hacienda o la precandidata presidencial”. Y en el Ejecutivo, que ella sí tomó parte en las conversaciones que hubo antes por la polémica del “acuerdo” y que se preguntan qué clase de entendimiento se puede tener con la senadora a futuro. Incluso hay voces en Palacio que insinúan que quedaría invalidada como interlocutora. Pero, nuevamente, nada de esto lo hace ver nadie en público.

A algunos senadores de oposición les molesta otra cosa. Que en la misma jornada en que el gobierno alegaba que “entendíamos que había un acuerdo” y pedían que se cumpliera, la senadora DC -que negaba que lo hubiese- hacía lo siguiente: cuando el proyecto llegaba a la sala, presentó una indicación que derogaba ambos incisos, pese a que algunos senadores (las versiones recogidas no precisan quiénes) le advertían que no lo hiciera, supuestamente porque eso provocaría un problema mayor, trabando el proyecto cuando la presión era precisamente por despejar rápido su aprobación y que no les cayeran encima a los parlamentarios las culpas por retrasar el pago a los beneficiarios.

Y que eso los habría enredado innecesariamente, agregan en la oposición. Vamos por parte.

“Acrobacia parlamentaria”

Desde el principio en la Comisión de Hacienda causó inquietud esa cláusula, tanto, que en un primer minuto los senadores José García y Juan Antonio Coloma se sumaron a la oposición para señalarle al gobierno que no realizara descuentos. Es por ello que en la última sesión, los senadores opositores Ricardo Lagos Weber (PPD), Carlos Montes (PS) y la misma Rincón presentaron una indicación para suprimir ese artículo. “Que no les descuenten lo que iba a descontar”, explicó Lagos. El ministro Cerda dijo que esa propuesta implicaba que el Fisco tendría que gastar más -señalando que ese punto no se había planteado en las negociaciones anteriores-, y que era inadmisible.

La secretaria de la instancia lo declaró tal, y los senadores acataron no sin expresar su desafección. “Voy a acoger el criterio de la secretaria pero tenemos un problema con ello”, manifestó Rincón, mientras que Montes acotó: “El Parlamento tiene la capacidad de decir y expresar su discordancia, y no puede aparecer aprobando algo en lo que no está de acuerdo”. Así se llegó a la sala.

Entonces Rincón decidió reponer la indicación para abrir el debate en la sala, pero desde el Ejecutivo le pidieron no abrir el tema. La retiró. Pero como el senador Carlos Bianchi había presentado una indicación similar, la discusión se colocó sobre la mesa y se extendió por varias horas demorando más allá de lo calculado el despacho del proyecto.

Se votó la admisibilidad y ganó por 22 votos contra 19 y 1 abstención. De la Comisión de Hacienda solo Montes votó a favor. Rincón se pronunció en contra y Lagos Weber se abstuvo. La presidenta y vicepresidente del Senado votaron a favor.

Se produjo un receso para explorar un punto medio de acuerdo. Yasna Provoste -presidenta del Senado-, Rincón y Pizarro se reunieron en el comité de la DC con Cerda y el senador Juan Antonio Coloma (UDI), más Montes y Lagos que estuvieron vía telemática. Más tarde llegó el ministro Segpres Juan José Ossa. De acuerdo a cercanos a la falange, los senadores PS y PPD indicaron que para llegar a acuerdo, el gobierno debía tratar de incluir a los pensionados políticos, a lo que el gobierno cerró la puerta y volvieron después de media hora de conversación a la Sala.

Partió la discusión de fondo en que el oficialismo defendía mantener la incompatibilidad de recibir bono si había recibido IFE, y la oposición, que llegó a tal nivel de ebullición que el senador Claudio Alvarado lanzó duras críticas contra Rincón señalando que había cambiado de postura.

Las palabras de Alvarado tendrían consecuencias más tarde. “Alguien pide votación separada al inciso segundo y tercero; la señora presidenta, la senadora Ximena Rincón, la declara inadmisible” abrió, acusando que “la propia presidenta de la Comisión de Hacienda, ahora en la sala, vota a favor de la admisibilidad. O sea: cuando ella preside es inadmisible y da los argumentos; hoy en la sala acepta que es admisible y da argumentos al revés. En la comisión votan los cinco miembros a favor; hoy tres de ellos cambian sus votos, dos en contra y una abstención”.

Y esta esa la parte en que el exministro le sacó reacción después a la aludida: “En esta tarde creo que la acrobacia parlamentaria ha sido la reina. Porque esta sesión es pública, entonces todos quieren que se apruebe la norma, pero algunos quieren sacar las castañas con las manos del gato: que se apruebe con los votos a favor de los demás y yo me abstengo”.

Cercanos a Rincón comentan que ella les avisó a Coloma, al ministro y a Moreira que cambiaría su voto (a favor) si Alvarado no se retractaba. No hubo tal paso atrás. Cuando le tocó su turno retrucó que “no es efectivo, mantuve la inadmisibilidad en mi voto, expliqué por qué y en mi abstención señalé porque el gobierno no daba cuenta de sostener que se excedía el gasto fiscal. Pero como había una interpretación que podía ir en ese sentido, mantenía lo que había hecho en la comisión de Hacienda”.

Al final, hubo un vuelco. Cuando se votaba esto en sala, el senador Jorge Pizarro cambió su voto de abstención a rechazo para que no se repitiera la votación. Y ella entonces hizo lo mismo: apuntó que con esa modificación “ya da vuelta el resultado de la votación, pero como aquí hubo una imputación de que estábamos tratando de sacar las castañas con la mano del gato, yo cambio mi votación: rechazo”.

Rincón: “Siempre actué de la misma manera”

El gobierno quedó muy molesto –incluso anticipó que iría el TC- porque entendían que cuando un tema se zanjaba en Hacienda no se volvía a discutir en la Sala. Pero los tiempos son otros, la senadora Rincón recién llegó a esta instancia, y la está presidiendo con sus reglas.

Durante la mañana de hoy, la candidata se reunió con su bancada para solicitarle que respaldara lo realizado en el Senado, sin ir a Comisión Mixta. Finalmente el gobierno accedió, según lo afirmó el jefe de bancada del PS, diputado Marcelo Schilling, en conferencia conjunta con Pepe Auth y Pablo Lorenzini: “Hemos conversado con el ministro de Hacienda y de Desarrollo Social para solicitar que no haga efectivo el recurso ante del TC y permita se prueba tal como viene del Senado y ahorrar Comisión Mixta y entre el vigencia rápidamente. El gobierno ha decidido asumir el costo preservando su iniciativa exclusiva en materia financiera, sin su concurso no se habría podido realizar”.

Sobre todo esto, Rincón se defiende y dice que “estoy apegándome a las normas constitucionales y todos los senadores tienen derecho a expresar si les parecen o no las propuestas del Ejecutivo y en eso no voy a romper una regla que es tradición en el Parlamento como es expresar lo que opinamos respecto de los proyectos del Ejecutivo, los cuales podemos compartirlo o no”.

Y ante la molestia entre los senadores oficialistas, agrega que “gracias Dios existen las redes sociales, los audios, las grabaciones para poder desmentir cualquier información que se haga y cualquier noticia que se quiera inventar respecto de cómo actuamos, yo siempre actué de la misma manera. Siempre dije que no compartía lo que el Ejecutivo estaba haciendo, la voté como inadmisible en la sala y eso no significa que no se puedan discutir los temas. De hecho, hoy mis colegas de la Comisión de Hacienda votaron a favor la idea del transporte gratuito (para las elecciones), algo que es absolutamente inadmisible y no dijeron nada ni he escuchado que hayan criticado a quien lo propuso. Creo que aquí tiene que haber un solo estándar y no un doble estándar”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.