La elección revocatoria de California pone a prueba el liderazgo pandémico del gobernador

El gobernador de California Gavin Newsom conversa con la prensa en Sacramento, California, del 10 de septiembre de 2021. Foto: AP

Los votantes deciden el martes si derrocar al gobernador demócrata Gavin Newsom; los opositores dicen que sus políticas contra el Covid-19 eran demasiado restrictivas.


El gobernador de California, Gavin Newsom, será el martes el primer gobernador en una elección revocatoria que enfrentará a los votantes divididos por las restricciones contra el Covid-19 y colectivamente enojados por una pandemia que continúa cambiando vidas en todo el país.

Los líderes estatales de EE.UU. han ejercido una amplia autoridad para tratar de salvaguardar la salud y el bienestar de sus residentes y economías durante los últimos 18 meses, incluidas decisiones que han provocado críticas de todos los lados.

El desempeño de Newsom será el primero que juzguen los votantes. El gobernador demócrata apuesta su supervivencia política por las medidas que tomó contra la propagación del Covid-19, incluidos los requisitos de mascarilla y, durante los peores tramos de la pandemia, el cierre temporal de negocios, aulas y servicios religiosos cerrados. Los ha lanzado como medidas para salvar vidas.

El presentador de radio Larry Elder, republicano y principal oponente del gobernador, dijo que derogaría la mayoría de los mandatos de Covid-19 del estado antes de beber su primera taza de té el día que asuma el cargo. Elder, de 69 años, dijo que las medidas obstaculizaron innecesariamente a los dueños de negocios, estudiantes y fieles religiosos.

La exactriz y activista Rose McGowan escucha a Larry Elder en una conferencia de prensa en Los Angeles, el 12 de septiembre de 2021. Foto: AP

“Es lo más parecido que tenemos a un referéndum sobre cómo debemos lidiar con el Covid y si existe un castigo electoral para las políticas del Covid”, dijo Joshua Spivak, investigador principal del Instituto Hugh L. Carey para la Reforma Gubernamental, un centro de política no partidista en el Wagner College, quien ha estudiado las elecciones revocatorias durante más de dos décadas.

Ni Newsom ni Elder respondieron a las solicitudes de comentarios.

La división de la elección revocatoria refleja un acalorado debate nacional. En Texas, funcionarios de ciudades y condados controlados por los demócratas han demandado al gobernador republicano Greg Abbott por su orden ejecutiva que prohíbe a los gobiernos locales hacer cumplir los mandatos de las mascarillas. Varios distritos escolares de Florida han desafiado las órdenes del gobernador republicano Ron DeSantis que prohíben mandatos similares. Un tribunal de apelaciones estatal confirmó el viernes la orden del gobernador y restableció la prohibición.

En las últimas semanas, California ha tenido una de las tasas de infección más bajas de EE.UU. y una de las tasas de vacunación más altas: el 82% de los residentes de 12 años o más han recibido al menos una inyección en comparación con el 73% en todo el país. Newsom, de 53 años, tiene una ventaja significativa en los partidos: solo alrededor de una cuarta parte de los votantes de California son republicanos registrados. En las elecciones de noviembre, el Presidente Joe Biden recibió el 63% de los votos estatales.

Sin embargo, las consecuencias de la pandemia han convertido las elecciones revocatorias en una contienda, impulsada, en parte, por los votantes desconcertados por los sucesivos peaks de Covid-19 que afectaron a los hospitales, dañaron la economía, provocaron cierres y renovaron las reglas de mascarillas. La pandemia ha agravado el descontento existente de los californianos por los altos precios de las viviendas, la cantidad de personas sin hogar y una temporada de incendios forestales aparentemente interminable que se ha extendido hasta Nueva York.

“La gente está muy frustrada y de alguna manera está arremetiendo contra el resurgimiento del Covid, y no saben qué hacer al respecto ni a quién culpar”, dijo Celinda Lake, una demócrata que fue una de las dos principales encuestadoras en la campaña 2020 de Biden. “Si se trata de enviar un mensaje al sistema político en general... entonces eso significa que todo es posible”.

Las encuestas de este verano mostraron a Newsom con una pequeña ventaja, dentro del margen de error. Una encuesta publicada el 1 de septiembre por el Instituto de Políticas Públicas de California mostró que los votantes probables a favor de mantenerlo en el cargo son el 58%, y un 39%, en contra.

El gobernador de California, Gavin Newsom, habla en un mitin contra las elecciones revocatorias, el 12 de septiembre de 2021, en Sun Valley, California. Foto: AP

La mayoría de los votantes estatales apoyan el manejo de la pandemia por parte de Newsom, según muestran las encuestas, y los votantes republicanos se oponen en su mayoría. Sin embargo, los demócratas “son en gran medida ambivalentes acerca de él, personalmente”, dijo Rob Stutzman, un estratega republicano que trabajó para el exgobernador Arnold Schwarzenegger. Schwarzenegger, un republicano, fue el último gobernador en asumir el cargo en una revocatoria, reemplazando al exgobernador Gray Davis, un demócrata, en 2003.

Es posible que Newsom, propietario de un negocio y millonario, haya dado inadvertidamente al esfuerzo de revocataria su mayor impulso. El 13 de noviembre, los funcionarios estatales habían pedido a los residentes que evitaran las reuniones con personas fuera de sus hogares. Cuatro días después, aparecieron fotos de noticias del gobernador cenando sin mascarilla con amigos lobbistas en French Laundry, un exclusivo restaurante de Napa Valley. Por casualidad, un juez ese mismo día les dio a los peticionarios del revocatorio cuatro meses adicionales para reunir firmas.

Newsom se disculpó por cometer un error de juicio, pero el daño ya estaba hecho. En unas semanas, el número de firmas en la petición del revocatorio se disparó de 56.000 a casi medio millón. Para abril, la petición había recolectado más de 1,6 millones de firmas para calificar para el voto, uno de los dos únicos esfuerzos de destitución de gobernador en la historia del estado para producir una elección.

Como en otros lugares durante la pandemia, los trabajadores de California se dividieron en los más prósperos que podían trabajar desde casa y los que dependían de trabajos que estaban restringidos por restricciones, o que tenían que dejar el trabajo para quedarse en casa y cuidar a los niños cuando las escuelas públicas cambiaron al aprendizaje a distancia.

Carteles en contra de las próximas elecciones de destitución de gobernador en un mitin de Gavin Newsom, en Culver City, California, el 4 de septiembre de 2021. Foto: AFP

Esta primavera, California tuvo la tasa de Covid-19 per cápita más baja de todos los estados. También tuvo el porcentaje más alto de distritos escolares con instrucción remota, lo que molestó a muchos padres.

El estado perdió 2,7 millones de empleos en marzo y abril del año pasado y había recuperado menos de seis de cada 10 de ellos en julio, según el Departamento de Trabajo de EE.UU. La economía estadounidense ha recuperado aproximadamente tres cuartas partes de los 22 millones de puestos de trabajo que perdió durante los dos primeros meses de la pandemia.

Desde febrero, California ha agregado un promedio de 111.850 empleos al mes. En julio, casi uno de cada nueve empleos agregados a la economía de Estados Unidos provenía de California. La tasa de desempleo del estado del 7,6% en julio fue la más baja desde que comenzó la pandemia, pero por encima de la tasa nacional del 5,4% ese mes.

El año pasado, la población del estado disminuyó por primera vez desde que se inició el mantenimiento de registros en 1901, según el Departamento de Finanzas de California. La caída se debió en parte a que la pandemia congeló el flujo habitual de recién llegados.

La oleada

Al comienzo de la pandemia, cuando las muertes por Covid-19 en California se contaban por docenas, los funcionarios de salud pública elogiaron a Newsom por emitir órdenes de cierre en todo el estado y forzar el cierre de negocios no esenciales. Durante gran parte de la primavera del año pasado, las tasas de pruebas positivas de California se mantuvieron mucho más bajas que el promedio nacional.

A medida que se acercaba el verano, los residentes se enfurecieron ante las restricciones. Cientos de personas protestaron en el Capitolio estatal. En mayo, Newsom relajó las reglas, lo que permitió a los condados decidir si reabrían bares, restaurantes y otros negocios. Muchos lo hicieron. Siguió un aumento en los casos. En julio del año pasado, Nueva York requirió que los viajeros de California se pusieran en cuarentena durante 14 días.

Los propietarios de restaurantes y sus clientes sufrieron un latigazo cuando el estado volvió a cerrar bares y comedores bajo techo en julio del año pasado, y luego, en unas semanas, permitió que algunos condados los reabrieran si mejoraban las tasas locales de infección por Covid-19. En diciembre, las normas estatales obligaron a los restaurantes y negocios de las regiones más afectadas a cerrar durante gran parte del invierno.

Newsom fue criticado por los fiscales del condado y los grupos defensores de las víctimas después de que el estado liberó a miles de reclusos, incluidos algunos cumpliendo condena por delitos violentos, para frenar la propagación del Covid-19 en prisiones y cárceles.

Días después de que saliera a la luz la cena de French Laundry de Newsom en noviembre, el gobernador dijo que estaba “tirando del freno de emergencia” al restablecer las restricciones generalizadas y exigir que los californianos usen mascarillas fuera de sus hogares.

La candidata a gobernador Caitlyn Jenner habla en una reunión del Ayuntamiento en Pasadena, California, el 28 de agosto de 2021. Foto: AFP

A medida que los casos se disparaban, el gobernador ordenó un toque de queda en todo el estado de un mes antes del Día de Acción de Gracias. Pidió a los residentes que evitaran viajar durante las vacaciones o reunirse con familiares y amigos, una solicitud ignorada por muchos.

En diciembre, los hospitales empezaron a quedarse sin camas y los médicos contemplaron cómo podrían racionar la atención. Se ordenó a las ambulancias en algunas partes del estado que dejaran a ciertos pacientes que tenían menos probabilidades de sobrevivir al viaje al hospital. En la víspera de Año Nuevo, California informó 61.016 nuevos casos de Covid, su récord de un solo día.

El estado ha reportado 66.625 muertes debido al Covid-19 y más de 4,3 millones de casos hasta la fecha. Su tasa per cápita tanto para muertes como para casos se ubica en la mitad entre los estados.

Urna electoral

La boleta de destitución plantea dos preguntas: ¿Debería destituirse a Newsom? Y, de ser así, ¿quién en una lista de 46 candidatos debería reemplazarlo?

El Partido Demócrata de California logró disuadir a miembros prominentes del partido de postularse, y la campaña de Newsom ha pedido a los votantes que dejen la segunda pregunta en blanco.

El empresario republicano y candidato a la elección de gobernador, John Cox, habla con los medios afuera de su bus de campaña en un estacionamiento en Ocean View Park, cerca de Santa Mónica, California, el 9 de septiembre de 2021. Foto: AFP

Entre los republicanos que se postulan para reemplazar a Newsom se encuentran el exalcalde de San Diego Kevin Faulconer; la medallista de oro olímpica y estrella de reality shows Caitlyn Jenner; el asambleísta estatal Kevin Kiley y el empresario John Cox, quien fue derrotado por Newsom en la aplastante victoria del gobernador en 2018.

Elder lidera el grupo con el apoyo del 26% de los votantes, según la encuesta de PPIC. Si ganara, Elder se convertiría no solo en uno de los funcionarios electos negros más prominentes en Estados Unidos, sino también en un conservador poco común al frente de un estado azul profundo.

Newsom se está aprovechando al máximo de sus diferencias políticas. Su campaña destaca la oposición de Elder al derecho al aborto, su apoyo a las políticas de inmigración de Trump y su oposición a establecer un salario mínimo.

La campaña de revocatoria también comenzó junto con el surgimiento de la variante Delta, que la campaña de Newsom ha utilizado para subrayar aún más la brecha entre los dos hombres. Después de centrarse inicialmente en el superávit presupuestario récord de California y la reapertura de la economía, Newsom cambió a medidas de seguridad pandémicas, que describió como “una cuestión de vida o muerte” en anuncios recientes.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La Tercera Noche


Desmarques del Frente Amplio respecto de sus socios del Partido Comunista, apoyos cruzados entre Vamos por Chile y la centroizquierda y el rechazo de las posturas más polarizantes marcaron el inicio de la votación de las más de 340 indicaciones que se le hicieron al instrumento y que se seguirán revisando este viernes. Los movimientos de los distintos bloques, dicen en el órgano constituyente, son un elemento para proyectar las alianzas de cara a las amplias mayorías que se requerirán para la aprobación de las normas constitucionales.