¿Qué hay en el plan de impuestos corporativos de US$2 billones de Biden?

President Joe Biden speaks before signing the PPP Extension Act of 2021, in the Oval Office of the White House, Tuesday, March 30, 2021, in Washington. (AP Photo/Evan Vucci)

Las empresas enfrentarían impuestos más altos sobre los ingresos nacionales y extranjeros.


El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, está pidiendo US$2 billones en aumentos de impuestos corporativos durante 15 años para pagar su plan de infraestructura. Estos son los conceptos básicos del lado de recaudación de ingresos del plan que revierte muchos de los cambios de la ley tributaria de 2017 redactada y aprobada por los republicanos.

Las propuestas publicadas el miércoles se ajustan estrechamente al plan fiscal de campaña de Biden. Pero no incluyen sus propuestas que afectan los impuestos sobre personas de altos ingresos, las ganancias de capital, las propiedades y las empresas no corporativas. Esos se esperan en un segmento futuro de la agenda del presidente.

¿Qué tan grande es el aumento de impuestos?

Sin contar el plan Biden, se proyecta que los impuestos corporativos serán el 1,3% del producto interno bruto durante la próxima década, según la Oficina de Presupuesto del Congreso. Este plan agregaría 0,5 puntos porcentuales al PIB, según la administración.

¿Qué pasa con la tasa del impuesto corporativo?

Subiría de 21% a 28%. Eso sigue siendo más bajo que el 35% que existía antes de la ley de 2017, pero volvería a colocar a Estados Unidos en la cima del grupo entre las principales economías.

¿Por qué importa el impuesto de sociedades?

Las tasas impositivas más altas reducen el retorno de la inversión, por lo que los grupos empresariales dicen que es menos probable que las empresas construyan fábricas o realicen otras inversiones en los Estados Unidos.

¿El recorte de impuestos corporativos de 2017 estimuló la inversión e impulsó la economía de Estados Unidos?

La evidencia es mixta. Muchas empresas utilizaron los ingresos para recomprar acciones y aumentar la rentabilidad de los inversionistas. También hubo un modesto impulso en la inversión empresarial después de la aprobación de la ley. Los republicanos atribuyen a los recortes de impuestos y otras políticas de la era Trump, la disminución del desempleo y el aumento de los salarios que se produjo antes de la pandemia del coronavirus.

¿Quién paga el impuesto de sociedades?

Esa es una cuestión muy debatida entre los economistas. Muchos, incluidos los del Comité Conjunto de Impuestos del Congreso, dicen que la mayor parte de la carga recae en los propietarios del capital, como los accionistas corporativos. Eso puede reflejarse en los precios de las acciones. Parte de la carga se transmite a los trabajadores a través de salarios más bajos o precios más altos.

Esos trabajadores y accionistas incluyen a algunas personas que ganan menos de US$400.000, el umbral por debajo del cual Biden ha prometido que no aumentará los impuestos. Los colaboradores de Biden dijeron durante la campaña que ese compromiso se aplica a los aumentos de impuestos directos, no indirectos como este.

¿Qué significa el plan para las empresas estadounidenses que operan en el extranjero?

La ley de 2017 creó un impuesto mínimo sobre las ganancias extranjeras de las empresas estadounidenses. Aquellos que no pagan nada en el extranjero pagan un impuesto mínimo de 10,5% a Estados Unidos. El plan Biden elevaría ese mínimo de 10,5% a 21%, aunque aún sería más bajo que la tasa de 28% sobre las ganancias nacionales.

Biden también exigiría que las empresas calculen ese impuesto país por país. Y cambiaría una disposición que permite a las empresas excluir el 10% de sus activos externos tangibles del cálculo de la base del impuesto mínimo. Esa disposición, argumentan los demócratas, proporciona un incentivo para colocar fábricas en el extranjero, pero hay poca evidencia de que las empresas hayan tomado decisiones basadas en esa disposición.

¿Cuál es el fundamento de los cambios impositivos sobre la renta internacional?

Los demócratas argumentan que el sistema existente ofrece a las empresas un incentivo para trasladar trabajos y operaciones al extranjero. Las empresas, en particular las que producen equipo pesado o bienes de consumo, dicen que generalmente tienen operaciones en el extranjero para atender los mercados extranjeros.

El impuesto mínimo fue diseñado para ser lo suficientemente alto como para limitar los beneficios de reservar ganancias en el extranjero, pero lo suficientemente bajo para que las empresas estadounidenses no se enfrenten a una carga demasiado grande al competir con empresas con sede en el extranjero que no tienen impuestos similares en su país de origen. Las empresas y los republicanos han advertido que los impuestos más altos a las empresas con sede en EE.UU. podrían convertirlas en objetivos de adquisición de empresas lideradas por extranjeros que no enfrentarían esos impuestos.

¿Estos cambios en los impuestos afectan a las empresas con sede en el extranjero?

Sí. El plan alteraría o derogaría el impuesto básico contra la erosión y el abuso creado en 2017. Ese impuesto fue diseñado para evitar que las empresas extranjeras carguen sus operaciones en los EEUU. con deducciones y lleven las ganancias a sus países con oficinas centrales de impuestos bajos.

El plan Biden cambiaría ese impuesto para que las empresas no puedan transferir ingresos a un país que carece de un impuesto mínimo. Eso refleja un acuerdo internacional emergente, pero aún no resuelto.

¿Qué pasa con los incentivos para las operaciones nacionales?

La ley de 2017 creó una deducción especial para las empresas que prestan servicios en mercados extranjeros desde los Estados Unidos y, efectivamente, permite que las empresas paguen una tasa impositiva de 13% sobre esos ingresos. El plan Biden revocaría esa desgravación fiscal y utilizaría los ingresos para pagar incentivos para la investigación y el desarrollo.

¿Existe un impuesto mínimo?

Además de todas las demás propuestas, el plan Biden impone un impuesto del 15% sobre los ingresos de los estados financieros de las empresas si de otra manera no pagan tanto. Eso está diseñado como un respaldo y una reacción a los informes sobre empresas que pagan poco o ningún impuesto.

¿Cuáles son los problemas potenciales con ese impuesto mínimo?

Dependiendo de cómo esté diseñado, tal impuesto mínimo podría socavar los incentivos fiscales que creó el Congreso, como créditos para energía renovable o investigación. También dejaría decisiones tributarias cruciales a los reguladores contables que establecen las reglas para los ingresos de los estados financieros, a diferencia del Congreso y el Servicio de Impuestos Internos.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.