Arranca la caza del anillo

Curry

El arribo de LeBron a los Lakers, la carrera contra los récords de los Warriors, el vacío en los Spurs, el desembarco de Luka Doncic y quién tomará la posta de James en el Este, se roban los focos en la antesala de una nueva temporada que arranca mañana.




Luego de ocho años tiranizando con puño de hierro la Conferencia Este, LeBron James tomó en junio una de las decisiones más arriesgadas de su carrera. El oriundo de Akron, Ohio, se cansó de tirar del carro de unos Cleveland Cavaliers que ya no tenían mucho más que ofrecerle luego de una nueva final perdida ante Golden State Warriors y aceptó una jugosa oferta de la costa del Pacífico. Su destino, Los Ángeles Lakers, que buscan dejar atrás una larga travesía por el desierto luego del vacío que dejó el retiro de Kobe Bryant. El reto es mayúsculo, ya que el Oeste se prevé más salvaje que nunca en la carrera por destronar a los vigentes bicampeones.

La mudanza del Rey sin duda que fue la gran noticia del largo receso de la NBA. No solo porque para muchos sigue siendo el mejor jugador de la liga, sino que además supone un reordenamiento mayúsculo de fuerzas, especialmente en el Este. Algo que comenzará a quedar expuesto desde mañana cuando comience oficialmente la nueva temporada.

El arribo de LeBron vino de la mano de la llegada varios rostros nuevos, entre ellos el de Rajon Rondo, un base veterano que se caracteriza por acaparar mucho balón y tener un perfil distinto a los que han compartido con James en temporadas anteriores. La duda será ver cómo se compenetran y quién se adapta a quién, para lograr el salto de calidad que quiere el equipo.

¿Los últimos Warriors?

En lo que podría ser la última función en conjunto del elenco conformado por Stephen Curry, Kevin Durant, Klay Thompson, Draymond Green y Andre Iguodala, los Golden State Warriors dirigidos por Steve Kerr intentarán conseguir una tarea inédita desde el triplete logrado por Los Angeles Lakers de Phil Jackson entre 2000 y 2002.

Conseguir tres anillos consecutivos se convirtió en el gran aliciente del equipo de Oakland, que vuelve a ser el gran favorito para consagrarse por quinta vez en un Oeste más competitivo que nunca tras recibir a LeBron James en los renovados Lakers.

No obstante, el desgaste de tantos años juntos y ciertas debilidades que transmitieron en la final del Oeste del año pasado ante los Rockets, hacen aparecer algunas dudas. Perdieron a secundarios de relevancia como JaVale McGee, Zaza Pachulia o David West, y aún está por ver el rendimiento que pueda dar DeMarcus Cousins tras su lesión en el tendón de Aquiles.

Un nuevo escenario en el Este.

La dictadura Lebron, que durante casi una década hizo paralizar a sus rivales en los momentos de mayor presión en la postemporada, dejará de ser factor y abre un abanico de posibilidades en la Conferencia Este. Después de todo, James no perdía una serie de playoffs en el Este desde 2010, ante Boston Celtics, previo a su traspaso a Miami.

No son pocos los aspirantes, ya que el talento y el hambre por suceder al Rey abundan. Parten como candidatos los Celtics, dirigidos por Brad Stevens, que si los respetan las lesiones serán un rival a temer. Tras caer en la serie decisiva ante los Cavs en 2017 y 2018, esperan asaltar el anillo con un Gordon Hayward recuperado luego de lesionarse en el debut de la temporada pasada, y a Kyrie Irving, también con hambre de liderar a la franquicia. Volverán a estar acompañados por la patrulla juvenil que mantuvo de pie al equipo la pasada campaña, con Jayson Tatum, Jaylen Brown, Terry Rozier y Marcus Smart.

Mientras el proceso de los Philadelphia 76ers espera dar un nuevo paso al frente, una de las grandes atracciones será ver a Kawhi Leonard en los Toronto Raptors. Luego de su dilatada y polémica salida de San Antonio, el MVP de las finales de 2014 vivirá una temporada que puede ser de transición para él, ya que se convertirá en agente libre en 2019. No obstante, los Raptors aspirarán al todo o nada para por fin alcanzar la cima del Este, y a la vez convencer a la ex estrella de los Spurs de quedarse en la franquicia canadiense al final de la temporada.

La vida sin el Big Three

Si por algo se caracterizaron las casi dos décadas de Gregg Popovich al frente de los San Antonio Spurs, más allá del estilo de juego de sus conjuntos, fue por la estabilidad del proyecto.

Justamente esto fue lo que se vio alterado durante los últimos meses, causado en gran parte por el misterioso caso Kawhi Leonard. El llamado a ser estandarte de los Spurs en la transición post Duncan, Parker y Ginobili, finalmente abandonó la franquicia texana. Esta decisión remeció en gran medida los planes de Pop, que confiaba en su estrella para ser quien liderara sin su Big Three.

Para peor, perdieron para toda la temporada por lesión a Dejounte Murray, que se cortó el ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha en un encuentro de pretemporada. Un joven base que se ganó a pulso la titularidad el año pasado y está llamado a ser el sucesor del armador francés.

San Antonio no se queda fuera de los playoffs desde 1997, pero por primera vez en este siglo, el futuro del equipo es una incógnita. Sin embargo, el técnico de orígenes balcánicos no se rendirá. A cambio de Kawhi y Danny Green, llegó Demar DeRozan , quien junto a LaMarcus Aldridge comandará a los nuevos Spurs.

El desembarco del prodigio

Uno de los jóvenes que puede causar mayor impacto esta temporada es Luka Doncic. El joven esloveno logró todo a sus cortos 19 años en Europa, donde alcanzó la gloria con el Real Madrid tras conseguir la Euroliga y la Liga española, además de ser nombrado MVP de la máxima competición de clubes del continente.

Su versatilidad, repertorio de movimientos y rango de tiros que caracterizan a este pivot de 1.98 metros, se quedaron pequeños para el baloncesto FIBA, lo que hizo que los Atlanta Hawks lo seleccionaran en el tercer puesto del draft 2018. Sin embargo, fue traspasado automáticamente a los Dallas Mavericks, que lo recibirán con la expectativa de levantar una franquicia que viene de capa caída y aún vive de los últimos coletazos del talento de Dirk Nowitski.

De su desarrollo y capacidad para adaptarse al baloncesto NBA dependerá el éxito que tenga Doncic en esta nueva etapa, aunque no por nada está considerado el mayor talento europeo de las últimas décadas.

Comenta