Atentado a la U

De Pablo y Navarrete

De Pablo y Navarrete, ayer en La Moneda. Foto: Agenciauno

Azul Azul anuncia acciones legales por los amedrentamientos que sufrió Felipe de Pablo, su gerente general. El fútbol chileno se une para condenar el hecho.




Un atentado remece al fútbol chileno. En la noche del martes, la casa de los padres de Felipe de Pablo, gerente general de Azul Azul, y el vehículo en el que había llegado a visitarlos fueron atacados.

La vivienda fue apedreada y terminó con los vidrios rotos. El automóvil también resultó dañado. Los agresores, además, lanzaron una corona fúnebre de flores al interior del inmueble con una leyenda a modo de advertencia y una firma genérica que se adjudicaba la acción: "Por la razón o la fuerza" y "Los de Abajo".

"Son amenazas directas. Por lo que dijo la gente que se pudo percatar, andaban armados; cuando corren, cuatro vehículos terminan esto con corona de flores y amenazas de muerte", relató De Pablo a Mega, quien, incluso, llegó a deslizar su idea de renunciar.

El hecho fue condenado por todos los sectores del fútbol chileno. Decenas de clubes solidarizaron. Juan Tagle, la ANFP y Barnechea. Ejemplos así de diversos se unieron en pos de condenar un suceso que no sabe aún de caras ni nombres.

"Estos hechos son repudiables, los rechazamos y son verdaderamente una lacra estos delincuentes que se visten de hinchas. Estamos muy enojados con su actuar. Han traspasado todos los límites deportivos. Hay un claro propósito de atacar inmuebles", señaló José Luis Navarrete.

En la U, de hecho, poco se demoraron en decidir que presentarían acciones legales contra quienes resulten responsables de "estos cobardes ataques para que respondan ante la Justicia", según expusieron.

Justamente, ya por la tarde el presidente de la concesionaria y el afectado mismo llegaron hasta La Moneda para reunirse con Cecilia Pérez, vocera de gobierno, y autoridades de Estadio Seguro. Todo con el afán de unir fuerzas para dar con el paradero de los malhechores y apoyar a De Pablo.

"A mí no me amedrentan, todo lo contrario. Estoy muy alerta, muy deseoso de salir con éxito de este gran desafío que tengo", agregó Navarrete tras la reunión de directorio donde, además de la continuidad de Caputto, se conversó de este ataque.

"Te la vamos a cobrar"

De Pablo adquirió protagonismo a partir de los ajustes producidos por la salida de Carlos Heller y el alejamiento de Eduardo Álamos propició su ascenso a la gerencia general.

El Superclásico de agosto de 2018 en el Monumental marcó el primer desencuentro. Los de Abajo le reprocharon a De Pablo la presunta falta de apoyo. Ahí comenzó a crecer la tensión y la cercanía del clásico de este domingo revivió la disputa. Los barristas le exigieron a De Pablo que negociara una tregua con las autoridades que les permitiera utilizar elementos de animación. No encontraron respuesta favorable. Ahí surgió la amenaza, "Te la vamos a cobrar", le advirtieron, acusan en el club. Ese cobro es el que, fue el que se produjo el martes, aunque ayer, a través de una publicación en Instagram, los barristas negaron tener relación con los hechos. En el mismo texto en que rechazan su eventual autoría, reiteran sus quejas: "Al señor Felipe de Pablo y a todos los dirigentes de la empresa les decimos que ustedes alejan a la gente del estadio...".

Comenta