Bailando y tirando el balón lejos: lupa al juego psicológico de Dibu Martínez en los penales entre Argentina y Ecuador

Foto: Maria Lysaker-USA TODAY Sports

Una cámara captó todos los movimientos del portero de la albiceleste durante los lanzamientos que le dieron el pase a semifinales de la Copa América 2024



El gol de Kevin Rodríguez a los 90+1′ puso la incertidumbre en el cuerpo técnico de Argentina y en sus hinchas en el Estadio NRG. Ecuador igualaba 1-1 y el paso a las semifinales de la Copa América 2024 para Messi y compañía estaba en riesgo. Todo se debía definir en los penales. No obstante, la albiceleste tenía una carta bajo la manga: Dibu Martínez. El meta, tal como ante Colombia en la Copa América 2021, o como contra Países Bajos y Francia en Qatar 2022, fue clave en la tanda de penales y le dio el triunfo a Argentina.

Una cámara de TyC Sports siguió todos los pasos del arquero durante la tanda, lo que reveló curiosos detalles del trabajo psicológico del jugador de Aston Villa en estas instancias.

El primero que se colocó frente a él fue Ángel Mena. Antes de que el ecuatoriano llegara hasta el punto penal, Dibu tomó el balón, le dio un beso y lo dejó. Atajó el disparó, celebró exultante con la hinchada argentina y, posteriormente, se lo dedicó a Lionel Messi, quien anteriormente había perdido su ejecución luego de picar el remate.

Luego vino el turno de Alan Mina. Martínez otra vez se hizo de la pelota para darle un beso, pero esta vez fue advertido por el juez Andrés Matonte. Nuevamente lo tapó, apuntó con sus dedos al cielo y luego se puso a bailar, ante el delirio de los fanáticos albicelestes.

A pesar de intimidarlo, John Yeboah anotó después para La Tri. El cuarto ejecutante fue Jordy Caicedo, pero ahora la estrategia fue esperar que su rival llegara hasta el punto de lanzamiento para tirarle la pelota lejos e intentar desconcentrarlo. Al final, acabó en gol, pero estuvo cerca de sacarla.

Por último, Otamendi marcó el quinto penal y el meta transandino lo festejó con parte del cuerpo técnico. Eso sí, en un gesto que fue aplaudido por sus rivales, Dibu dejó la celebración de su equipo para ir a consolar a su colega Alexander Domínguez. Lo abrazó mientras el ecuatoriano lloraba en la cancha.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.