Canadá da el golpe en la ATP Cup: rompe el invicto de España en la final y se queda con el título

Los jugadores canadienses posan junto a la bandera de su país y el trofeo del certamen. FOTO: AFP.

Los norteamericanos se impusieron por 2-0 a los europeos en la definición del certamen y conquistaron el trofeo por primera vez en su historia. Denis Shapovalov (14°) y Felix Auger-Aliassime (11°) se encargaron de ganar los partidos que le dieron la corona a su país.


Canadá dio el golpe en la ATP Cup. Los norteamericano doblegaron por 2-0 a España en la final y se quedaron, por primera vez en su historia, con el trofeo de la competencia que cada año inaugura la temporada de la disciplina, disputándose antes del Abierto de Australia. Dos victorias en individuales les dieron la corona.

Los jóvenes Denis Shapovalov (14°), de 22 años, y Felix Auger-Aliassime (11°), de 21, firmaron un triunfo en sus respectivos compromisos para darle el título a su país, en el Ken Rosewall Arena de Sídney. El primero protagonizó un festejo que dejó a los suyos a un paso de la victoria, tras derrotar por 6-4 y 6-3 a Pablo Carreño Busta (20°), mientras que el segundo no defraudó ante Roberto Bautista Agut (19°) y amarró la copa, luego de imponerse por un marcador de 7-6 (3) y 6-3.

Los canadienses fueron de menos a más en la competencia. De hecho, estuvieron muy cerca de no avanzar en la fase de grupos. Sin embargo, estuvieron lejos de rendirse. Todo lo contrario: fueron exhibiendo mejoras a medida que el torneo fue avanzando y aquello tuvo su premio este domingo.

El favoritismo que había conseguido al ganar en las últimas cuatro eliminatorias de la ATP Cup, que se desarrollaron en Gran Bretaña, Alemania, Rusia y España, no eran casualidad. Su nivel ya los ubica como una de las mejores naciones actuales en el tenis.

“Las emociones son increíbles. No hay mejor sensación que ganar. Hemos dejado todo ahí fuera. Hemos venido desde abajo en esta competición, perdiendo nuestros primeros cuatro partidos, pero nunca dejamos de creer”, declaró Auger-Aliassime, el autor de la victoria que le dio el título a los suyos, tras consagrarse.

“Confiamos en nosotros muchísimo. Los egos están en otro lugar, aquí es todo una cuestión de equipo. Si no hubiera sido por Denis, hoy no estaríamos aquí. Estoy muy emocionado por todos en el equipo y por mí mismo”, complementó.

Canadá logró dar la sorpresa ante una España que llegaba invicta a la final, sin perder ni un solo punto en individuales, y que buscaba levantar el trofeo por quinta vez. Ya lo había obtenido cuando este era conocido como la Copa Mundial, en sus ediciones de 1978, 1983, 1992 y 1997. No obstante, los norteamericanos impidieron que los europeos llegaran a cinco estrellas e igualaran a Alemania, el máximo ganador.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.