Como en las Guerras Mundiales: el coronavirus logró lo que no pudieron los atentados y boicots

El Covid-19 logró suspender la cita de los anilllos, algo que solo había pasado tres veces en la historia.


En 1916, 1940, 1944 y ahora en 2020. Berlín, Helsinki, Londres y Tokio. Las únicas veces que unos Juegos Olímpicos se han suspendido. Y si en el siglo pasado la razón habían sido las Guerras Mundiales, ahora lo es el coronavirus, a pesar de la resistencia que puso Tokio para seguir adelante con la cita de los anillos. Antes, incluso durante el desarrollo de algunas citas, los llamados a boicots y los atentados terroristas intentaron frenarlos, pero nada pudo. Hasta ahora. Tokio ya lo ha hecho oficial.

Irlanda intentó boicotearlos en Berlín 1936; Holanda, España y Suiza no asistieron a Melbourne 1956 por la represión soviética de la revolución húngara, Camboya, Irak, Líbano y Egipto hicieron lo propio debido a la Guerra del Sinaí y China tampoco asistió porque el Comité Olímpico Internacional le permitió competir a Taiwán.

En Múnich 1972, 11 miembros del equipo israelí fueron secuestrados por Septiembre Negro, grupo terrorista palestino. Dos de esos atletas fueron asesinados al poco rato de secuestrados y los otros durante un intento fallido de liberación. Avery Brundage, presidente del COI, reanudó la cita 34 horas después del suceso con una frase que se recuerda hasta hoy: “Los Juegos deben continuar”.

En Montreal 1976, en tanto, 24 países africanos boicotearon porque su solicitud de excluir a Nueva Zelanda fue denegada. Los oceánicos disputaban encuentro de rugby contra equipos de Sudáfrica, país que había sido excluido por sus políticas racistas.

En Moscú 1980 65 países se negaron a participar por la invasión soviética a Afganistán y en la edición siguiente de Los Angeles 1984, los propios soviéticos y 14 de sus aliados no asistieron en respuesta.

En Seúl 1988 Corea del Norte sumó el apoyo de Cuba, Nicaragua, Albania y Etiopía para boicotear los Juegos, porque se les negó organizar conjuntamente a Corea del Sur la cita.

En Atlanta 1996 una bomba fue detonada en el Centennial Olympic Park. Dos personas murieron y otras 11 resultaron heridas.

Para Beijing 2008 hubo un llamado a boicotear el certamen, pero ninguna nación apoyó.

Ninguna de esas razones fue motivo suficiente para suspender o aplazar los Juegos. Esta vez, sin embargo, el coronavirus ganó y la cita de los anillos fue reagendada para 2021.

Comenta