De Marcelo Bielsa a Joachim Löw: grandes fracasos en los Mundiales

Jerarquía, fútbol y goles. Equipos que llegaban con todas las armas para quedarse con la gloria, pero que terminaron despidiéndose tempranamente ante la decepción de sus hinchas.




Las copas del mundo regalan bellos momentos: Brasil dando espectáculo en México 1970, Maradona dejando atrás a todos sus rivales en 1986 o Del Piero definiendo con clase uno de los mejores contragolpes de la historia, en 2006 ante Alemania. Goles, abrazos y felicidad. Pero no siempre es así. A veces el fracaso es igual o más inolvidable que la gloria. Y duele más si se trata de selecciones que se prepararon durante años para levantar el trofeo y ser los mejores. Resultados increíbles y tempranas eliminaciones abrieron heridas que, en muchos casos, todavía no han podido sanar. Acá una lista de grandes candidatos que fracasaron en las copas del mundo.

Argentina 1958: El desastre de Suecia

De esta manera calificaron los argentinos la actuación de su equipo en el Mundial de Suecia 1958. Un equipo que, según la mayoría en el país transandino, estaba para ganar la Copa. Sus brillantes títulos en la Copa América de 1955 y 1957, y figuras como Orestes Corbatta o Amadeo Carrizo ilusionaban con la obtención del primer Mundial para esa nación. Pero al final todo quedó en sueños. La albiceleste cayó por 3-1 ante Alemania Federal en su debut y, posteriormente, venció por el mismo resultado a Irlanda del Norte. Cuando parecía que había pasado lo peor para los dirigidos por Guillermo Stábile, ocurrió lo que nadie imaginó: en el tercer partido de la fase de grupos Argentina fue goleada por 6-1 ante Checoslovaquia, en una de las peores derrotas en la historia de ese país. Vergüenza y eliminación en primera ronda ante un rival que los mismos jugadores argentinos admitieron desconocer.


Italia 1966: Solo les alcanzó para vengarse de Chile

Luego de una discreta participación en 1962, Italia arribaba al Mundial en Inglaterra con mucha ilusión. El Milan y el Inter dominaron el viejo continente con títulos de la Copa de Europa (actual Champions League) entre los años 63 y 65, y ahora deseaban traspasar esa supremacía a nivel de selecciones. Todo partía de gran manera para los italianos al vencer por 2-0 en su debut, nada menos que ante Chile. Así, La Azzurra se tomaba revancha de lo ocurrido cuatro años antes en la batalla de Santiago. Pero lo que vino después quedó como una de las más grandes frustraciones en la historia del fútbol de ese país. Derrota ante la Unión Soviética por la cuenta mínima y, en el partido por la clasificación, una insólita caída contra la selección de Corea del Norte, también por la mínima. De esta manera, una de las naciones que dominaban Europa en ese instante se despedía de la cita planetaria, junto con La Roja.


Francia 2002: Un fracaso inexplicable

Campeones del mundo en 1998 gracias a una imponente final ante Brasil. Campeones de la Eurocopa 2000. Zinedine Zidane venía de ser figura en el Real Madrid ganador de la Champions pocas semanas antes de comenzar la Copa. Estos y más méritos sumaba Francia, tal vez el gran candidato para quedarse con el Mundial de Corea - Japón 2002. Esto, claro está, en la previa del torneo, porque apenas comenzó su participación las pesadillas no tardaron en llegar para los dirigidos por Roger Lemerre. Derrota insólita ante Senegal por la cuenta mínima en el debut y después un empate sin goles ante Uruguay. La clasificación se había complicado y debían vencer como sea a Dinamarca en el tercer partidos para acceder a la segunda fase y defender el título de campeón vigente, pero cayeron con un contundente 2-0. El avión de regreso a Europa ya los esperaba.


Argentina 2002: La gran herida de Bielsa

Javier Zanetti, Gabriel Batistuta, Juan Sebastian Veron, Diego Simeone, Hernán Crespo, entre otros. Esos eran los nombres con los que Argentina llegaba a la Copa del Mundo de Corea-Japón 2002, y con los que había pavimentado una sólida clasificatoria a la cita planetaria, en la que terminaron primeros. Los dirigidos por Marcelo Bielsa, junto a la mencionada Francia, eran serios candidatos a llevarse el torneo. Todo comenzaba en orden para el equipo del Loco, que vencían por la mínima a Nigeria. Pero la dolorosa derrota ante Inglaterra por 0-1 en el segundo partido tocó demasiado a la albiceleste. Un empate 1-1 en el tercer encuentro ante Suecia sentencio lo impensado: Argentina era eliminada en primera ronda. Pese al sólido proceso clasificatorio y al buen fútbol mostrado, al otro lado de la cordillera no perdonaron al entrenador rosarino y su rigidez táctica, criticándole, por ejemplo, que no hiciera jugar juntos a los goleadores transandinos Gabriel Batistuta y Hernán Crespo. Una eliminación que no estaba en los planes de nadie y una herida que no ha podido sanar.


Italia 2010: El fin de una era

Marcello Lippi, estratega campeón del mundo con la selección de Italia cuatro años antes, volvía a confiar en los viejos estandartes que le habían dado la gloria en el Mundial anterior. Fabio Cannavaro, Gennaro Gattuso, Mauro Camoranesi y Gianluca Zambrotta; todos sobre los 30 años, se colocaban La Azurra para defender el título conseguido en Alemania. Pero en Sudáfrica 2010 nada fue igual. En un grupo con rivales abordables, la selección italiana solo igualó ante Paraguay y Nueva Zelanda. El desastre más grande vino en el tercer encuentro: derrota con errores infantiles por 2-3 ante la débil selección de Eslovaquia. Últimos del grupo y eliminados. El fracaso más grande en la historia del balompié italiano y el final de una generación de futbolistas que, en algún momento, tocaron el cielo con la camiseta de ese país.


España 2014: El tiro de gracia propinado por Chile

El 18 de junio de 2014, Chile le dio un golpe letal a la selección española en el Mundial de Brasil 2014, en uno de los partidos más gloriosos del fútbol nacional. Los europeos llegaban a la Copa disputada en Sudamérica como campeones vigentes y, además, como bicampeones de la Eurocopa (2008 y 2012). Un plantel lleno de estrellas del Real Madrid y el Barcelona que prometía puro espectáculo. Pero nada de eso ocurrió, los chilenos se impusieron por 2-0 en el Maracaná (goles de Vargas y Aránguiz) y eliminaron a España a falta de un partido por jugar. Claro que el tormento español había comenzado cinco días antes, al ser goleado por 1-5 frente a Holanda. Ese primer encuentro condicionó todo para los dirigidos por Vicente del Bosque. Así, en el tercer partido vencieron por 3-0 a Australia, pero solo sirvió para el honor. Xavi, Iniesta, Casillas, El Niño Torres, Sergio Ramos y tantas otras figuras españolas se despedían de forma sorpresiva del torneo disputado en el país sudamericano.


Alemania 2018: Una eliminación inédita

El antecedente es claro: Alemania nunca había sido eliminada en la fase de grupos. Solo había quedado en el camino en una primera ronda en 1938, cuando los mundiales se jugaban con un formato de eliminación directa. Eran la selección más regular en las copas del mundo. Eso hasta Rusia 2018. Lo que ocurrió ese año con los dirigidos por Joachim Löw sorprendió a todo el mundo. Como si fuera poco, llegaban como los campeones vigentes del Mundial y en 2017 se quedaron con la Copa Confederaciones, ante Chile. En su debut en Rusia, una inesperada derrota ante México por la mínima encendía las alarmas. En el segundo encuentro vencieron con muchas complicaciones a Suecia por 2-1 y, finalmente, cerraron su participación con una increíble derrota ante Corea del Sur por 0-2, con dos goles en los descuentos. Insólito.

Comenta