El derbi entre Betis y Sevilla se suspende por agresión del público a un jugador

El fútbol pasó a un segundo plano en el Benito Villamarín. El duelo se suspendió a los 39 minutos, cuando un jugador del visitante Sevilla recibió un proyectil proveniente de la barra del Betis. FOTO: AFP.

Luego del gol olímpico de Nabil Fekir, que dio el empate 1-1, la hinchada local bética lanzó una barra de plástico que impactó la cabeza del jugador visitante Joan Jordán, lo que obligó al juez Ricardo de Burgos a posponer el encuentro, decisión que fue informada por la federación española en sus redes sociales.


El derbi andaluz, que animaban Betis y Sevilla, tenía de todo. Bueno y malo. En el trámite y en las tribunas. Un duelo con historia propia, esta vez por la Copa del Rey, que fue suspendido cerca del entretiempo tras un proyectil que dio en uno de los jugadores visitantes en la casa del cuadro que dirige Manuel Pellegrini.

Porque el encuentro tenía un ritmo vertiginoso antes de la polémica. Los béticos se imponían en el mediocampo y maniataban las conexiones del cuadro nervionense.

Sin embargo, fue el visitante el que logró la ventaja en su primer remate al arco. A los 35 minutos, el verdiblanco Alex Moreno perdió una pelota en el costado izquierdo de su zaga. El robo de Oliver terminó en un remate bajo del Alejandro Papu Gómez para el 1-0. Demasiado castigo para el equipo de Claudio Bravo, quien lo veía desde la banca.

Gol y polémica

Cuatro minutos más tarde, Nabil Fekir le puso un poco de justicia a lo que ocurría en el Benito Villamarín. El francés sacó un gol olímpico de la galera, pero también coincidió con los problemas.

En medio de la celebración bética, un hincha de la barra sur -la que estaba tras del arco de Sevilla- lanzó una barra plástica al campo de juego, la que golpeó en la cabeza del futbolista visitante Joan Jordán.

Luego, minutos de incertidumbre en la casa verdiblanca. Jugadores descontrolados y el técnico visitante, Julen Lopetegui, desencajado en los reclamos. Todo, mientras el árbitro Ricardo de Burgos Bengoetxea caminaba la cancha con el proyectil en la mano.

Después de un cuarto de hora, en medio de las pruebas al jugador Jordán, la víctima del desmán, el plantel visitante se retiró a su camarín. El reloj caminaba sin piedad, los dirigidos de El Ingeniero dialogaban entre ellos, visiblemente molestos por la actitud de sus archirrivales.

Después de media hora, tras la reunión entre el árbitro y los capitanes, se decidió suspender el partido sin saber qué sucederá con los minutos restantes. Así lo confirmó la Real Federación Española de Fútbol, organizadora de la Copa del Rey, en un escueto mensaje que subió a su cuenta de Twitter.

“Se suspende el partido de octavos de final de Copa del Rey entre el @RealBetis y el @SevillaFC. La RFEF condena todo acto de violencia en los terrenos de juego”, advirtió el organismo, sin especificar las condiciones en que se reanudará el duelo -si es que de completa- ni el escenario en que se jugará, menos las condiciones.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.