Diez contraataques inolvidables

Jugadas del fútbol nacional e internacional que marcaron época. Desde Milovan Mirosevic hasta Alessandro Del Piero han quedado en la memoria de los hinchas gracias a increíbles contragolpes que definieron, en ocasiones, algo más que los tres puntos.




Es uno de los recursos más importantes en el fútbol. De hecho, hay equipos que se han vuelto especialistas en su utilización: hablamos del contraataque. En clásicos, definiciones de torneo o en mundiales se han visto magistrales contragolpes que cambian todo en unos pocos segundos. Acá un registro de los mejores a nivel local e internacional.

1970: Jairzinho y la venganza de Brasil ante Uruguay

A 20 años del mítico Maracanazo, Brasil y Uruguay se volvían a ver las caras en un Mundial, en las semifinales de México 70. El duelo despertó gran interés y un morbo pocas veces visto. Luis Cubilla ponía a los 19′ en ventaja a La Celeste, y los fantasmas de lo ocurrido en el 50 volvían a rondar la cabeza de los jugadores brasileños. Clodoaldo a los 44′ anotaba el empate justo antes de finalizar la primera parte. Ya en el último tramo del compromiso se gestó uno de los mejores contraataques de las historia: Jairzinho captura un balón en campo propio, corre y se apoya con Pelé, y este con Tostão, quien mete un excelente pase en profundidad para el mencionado Jairzinho, que no había dejado de correr, y que en velocidad supera la marca Charrúa y pone el 2-1 a los 76′. Una jugada magistral para un gol clave. Posteriormente, Rivelino sentenció el compromiso para el 3-1 definitivo a los 89′.


1994: Hagi terminó por enterrar a Argentina

La selección albiceleste llegaba como candidata a quedarse con el Mundial de Estados Unidos 94, pero el escándalo por dopaje de Diego Maradona la dejó golpeada, casi en el piso. Así, tuvo que medir fuerzas ante Rumania en los octavos de final. En un disputado encuentro, los rumanos se imponían por 2-1, mientras los transandinos buscaban desesperadamente el empate. Al minuto 58, Dumitrescu, quien había anotado los dos tantos de su escuadra, gana una disputa en campo propio, arranca una carrera de 50 metros y en el momento exacto filtra un pase para Gheorghe Hagi, quien con un remate fuerte y al primer palo vence al meta sudamericano. Fue el 3-1. De poco sirvió el descuento de Abel Balbo a los 75′. Rumania le daba la estocada final en la copa a Argentina.


1998: Hadji, con bicicleta y todo

En su cuarta participación en una Copa del Mundo, Marruecos compartió el grupo A con Brasil, campeón vigente, además de Escocia y Noruega. Precisamente su debut fue ante los noruegos, rival directo por un cupo en la segunda fase. Y ese primer tanto en Francia 98 fue inolvidable para los africanos. Tras aguantar las arremetidas de los europeos, lanzaron un pelotazo largo para Mustapha Hadji, quien controla, encara al defensor Dan Eggen y hasta efectúa una bicicleta, y cierra la jugada con un potente remate de derecha (37′). Golazo. Sin embargo, ese compromiso finalizó igualado 2-2 y, posteriormente, Marruecos no pudo acceder a los octavos de final del campeonato.


2002: Pipino Cuevas y su momento de gloria en River

Fecha 16 del Torneo de Clausura de ese año en Argentina. A pocos partidos del final, River buscaba un triunfo en el Monumental ante Racing para distanciarse de sus perseguidores. Pese a desperdiciar varias oportunidades claras, sobre el final del partido se les complicaba el panorama seriamente a los millonarios producto de la expulsión del portero Ángel Comizzo. De hecho, el central Martín Demichelis se colocó como arquero para defender un tiro libre con opción de gol para la Academia. Pero la ejecución fue un desastre, lo que propició una contra comandada por Nelson Cuevas, quien en una corrida inolvidable recorre casi 50 metros, elude al meta visitante y convierte el único tanto del encuentro, casi al final. El día más feliz de Pipino en River Plate, que ese torneo se coronó campeón.


2006: Del Piero silenció Alemania

Minuto 120+1. Los alemanes no podían contener las lagrimas en el Signal Iduna Park, de Dortmund. Alessandro Del Piero los dejaba afuera de su propio Mundial en semis. Un contragolpe que rescata la esencia y lucha del fútbol italiano: Fabio Cannavaro gana de cabeza dos balones divididos, cede para Totti y este filtra la pelota para Alberto Gilardino, quien encara y en el momento justo habilita a Pinturicchio, que define con clase al ángulo. Era el 0-2 y la sentencia. Una obra maestra. Italia se instalaba en la final de la Copa del Mundo 2006, que terminó con la Azzurra levantando el título.


2006: Pachuca y una noche de pesadilla para Colo Colo

Tal vez el gol más doloroso que le han convertido a Colo Colo en las últimas décadas. La mítica final de la Copa Sudamericana 2006 perdida por el Cacique es una herida que todavía no sana en Pedrero. Los albos y el Pachuca de México igualaban 1-1 en el Estadio Nacional, resultado idéntico al de la final de ida disputada en el país azteca. De un tiro de esquina a favor del conjunto chileno, se genera una contra que tuvo a Damián Álvarez limpiando el inicio de la jugada, al colombiano Andrés Chitiva encarando y asistiendo para que Christian Giménez concluyera el espectacular contragolpe con un derechazo cruzado imposible para Sebastián Cejas. A los 28′, Pachuca se ponía adelante 1-2 en el marcador. El Cacique comenzaba a ver cómo la Copa se escapaba. Era el inicio de la pesadilla.


2010: Bogado y Miralles desparraman a la U

La jugada entre el paraguayo Cristián Bogado y Ezequiel Miralles, que acabó en gol al minuto 13′, fue el único tanto de ese Superclásico de 2010 en el Monumental. Un tanto que siempre está presente en los compilados de goles que recuerdan los enfrentamientos entre las dos escuadras más importantes de nuestro balompié. Una jugada en la que el Torito mostró toda su potencia al ganarle el balón a Eduardo Vargas, llevarse en velocidad a Felipe Seymour y filtrar un pase para el ex delantero de Everton, que define con categoría ante la salida de Miguel Pinto, hoy portero de Colo Colo.


2013: Watford y una definición increíble

Los Play-offs del Championship 2012-13 dieron la vuelta al mundo. Específicamente la semifinal entre el Watford y el Leicester. El nombre del veterano portero Manuel Almunia, ex meta del Arsenal, volvía a estar en los principales portales deportivos del mundo. Tras caer de visita por la cuenta mínima, Watford se imponía por 2-1 en la vuelta en casa hasta el minuto 90+7, instante en el que el juez cobra un penal que, eventualmente, significaba el empate que los condenaba a no estar presente en la final en Wembley, por un cupo en la Premier League. Anthony Knockaert cobró la pena máxima para el Leicester, pero el experimentado Almunia tapó su lanzamiento y, posteriormente, contuvo el rebote, ante el delirio de los fanáticos locales. 17 segundos después, tras el despeje desesperado de la defensa y un contraataque inolvidable, Troy Deeney ponía el 3-1 y la clasificación definitiva para The Hornets a la máxima instancia. Los hinchas no pudieron contener la euforia e invadieron la cancha para celebrar con el equipo.


2013: Sosa y Mirosevic brillaron en el clásico universitario más polémico de la década

Un partido que hoy es más recordado por la agresión a Fernando Meneses con un rollo de papel y por la polémica imagen de José Yuraszeck, entonces presidente de Azul Azul, ingresando al camarín del árbitro Enrique Osses. Pero dentro de la cancha, la UC se impuso por la cuenta mínima con una contra que todavía es recordada por los hinchas cruzados. El arranque de Ismael Sosa, perseguido desesperadamente por el Pepe Rojas, el freno del argentino y la posterior asistencia fueron magistrales. Todo quedó servido para que Milovan Mirosevic (45′), un especialista en clásicos, anotara el único tanto en lo que se alcanzó a jugar de ese encuentro.


2014: Bale y una corrida que valió un campeonato

La final de la Copa del Rey 2013-14 disputada en Mestalla entre el Real Madrid y el Barcelona tiene un solo héroe: Gareth Bale. Las dos escuadras más importantes de España igualaban 1-1 en la máxima instancia, hasta que el galés tomó el balón en la mitad de la cancha y se lanzó en velocidad, aguantó las arremetidas de Marc Bartra y, tras casi 50 metros de carrera, definió por un pequeño espacio ante la salida del portero Azulgrana José Manuel Pinto. El Madrid, faltando cinco minutos para el final, ya saboreaba un nuevo título gracias a Bale.

Comenta