Djokovic comienza la batalla legal para disputar el Abierto de Australia

Novak Djokovic. FOTO: AFP

Durante la noche del domingo (mañana de lunes en Australia) se inició, con retraso por problemas con internet, la audiencia del caso del tenista serbio. Su defensa apela a evitar su deportación y que así pueda disputar el primer Grand Slam de la temporada.


Novak Djokovic inició durante la noche de este domingo (mañana de lunes en Australia) su batalla legal para permanecer en el país y disputar el primer Grand Slam de la temporada, con una audiencia para evitar su deportación. El serbio de 34 años tuvo su visa revocada al llegar la semana pasada a Australia por no presentar pruebas de vacunación contra el Covid-19 o alguna razón médica para no estar inoculado.

Pasó las últimas cuatro noches en un centro de detención de migrantes en Melbourne, donde se espera que siga por internet los argumentos de sus abogados para lograr que la corte federal le permita permanecer en Australia.

La audiencia comenzó con atraso porque el sistema de internet cayó por la enorme cantidad de personas que ingresaron para seguir el proceso. Sin embargo, el juez dio inicio a la sesión sin la transmisión en vivo, y los abogados de Djokovic plantearon sus argumentos.

Señalaron que un reciente contagio de Covid-19 permite al tenista tener una excepción en los severos requerimientos de ingreso a Australia, y que su visa fue cancelada erróneamente. La tenista checa Renata Voracova también tuvo su visa cancelada y abandonó el país el sábado tras estar detenida en el mismo centro donde está Djokovic.

El Australian Open comienza el 17 de enero y la participación del nueve veces ganador del torneo depende de la decisión del juez Anthony Kelly. La mayor parte de los extranjeros tiene prohibido el ingreso a Australia, y quienes obtienen permiso deben tener la vacunación completa o recibir una exención médica.

Los abogados del gobierno rechazaron los argumentos de Djokovic al señalar que no cumple los criterios médicos porque su reciente contagio de Covid-19 no fue “grave”. Buscarán que el juez rechace la apelación, según el documento de 13 páginas sometido al tribunal, abriendo el camino para su deportación tan pronto como la noche del lunes.

Djokovic asegura que dio positivo al coronavirus el 16 de diciembre, pero fotos compartidas por la federación de tenis de Belgrado lo muestran en un evento para jugadores jóvenes de esa ciudad el día 17. El tenista habría entregado trofeos y premios a los jugadores y nadie aparece con mascarilla. Djokovic también acudió a un encuentro el 16 de diciembre cuando el servicio postal serbio lanzó una serie de estampillas en honor al tenista.

Se esperaba que Djokovic viera la audiencia desde el centro de migrantes, un antiguo hotel de cinco pisos donde unas 32 personas permanecen retenidas bajo las reglas del drástico sistema migratorio australiano.

Horas antes de la audiencia, una pancarta en defensa de los refugiados fue desplegada desde el techo y la policía desalojó a un pequeño grupo de manifestantes en el sitio. En tanto, en una marcha en Belgrado, la madre del tenista, Dijana, aseguró que su hijo permanece “en condiciones inhumanas”.

“Lo detuvieron y ni siquiera le dan desayuno, solo recibe almuerzo y cena”, declaró la madre citada por medios locales. ”Ni siquiera tiene una ventana, solo una pared”, agregó.

Sus abogados reclaman que el tenista pidió ir a un sitio donde pudiera entrenar pero ha sido ignorado.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.