El ‘calamity team’ 2020: un equipo de once decepciones para sufrir y criticar

¿Quiénes fueron los peores jugadores del torneo pasado? Una alineación de fantasía con los nombres que, por distintas razones, no cumplieron con las expectativas. Colo Colo, como es lógico, es el que aporta más futbolistas.


El fútbol es de extremos. Así como destacan los mejores, también se apunta a los peores. Un ejercicio que siempre genera debate, porque no están todos los que deberían estar o porque los elegidos no merecen estar ahí. Lo cierto es que El Deportivo realizó el juego de armar un equipo de decepciones, el Calamity Team 2020.

Por lesiones o derechamente por bajo rendimiento, en este once de fantasía, alineado en un 4-2-1-3, se distinguen nombres que por su cartel prometían mucho más.

Paulo Garcés (36 años): Inició como titular en Curicó Unido, pero las malas actuaciones y errores que costaron caro, terminaron con él en la banca. De 34 partidos, solo jugó 16. En total, sumó 64 atajadas en su última campaña, 1.555 minutos en total.

------------------

Matías Rodríguez (34): Jugó 29 partidos, 27 como titular. Anotó tres goles y sumó 58 recuperaciones (dos por partido). Sin embargo, el año del lateral derecho azul no fue bueno. En su equipo no quedaron contentos con su rendimiento y, por lo mismo, no fue renovado. En muchos partidos se vio superado por la velocidad de sus rivales por la banda.

Sergio Felipe (29): El uruguayo llegó a Palestino para convertirse en el patrón de la defensa. Al final solo disputó 16 partidos, 14 como titular. Una estadística pobre, que incluye apenas 16 recuperaciones. Entre su mal rendimiento y problemas físicos, fue perdiendo el puesto y nunca lo pudo recuperar.

Juan Manuel Insaurralde (36): El zaguero argentino jugó 22 partidos, 21 como titular. Tuvo problemas físicos y también un rendimiento opaco, pese a que la banca lo sostuvo. Al final, su mala campaña le pasó la cuenta y perdió el puesto ante el buen funcionamiento de la dupla Barroso-Falcone. A Colo Colo ni siquiera le importó que partiera antes del dramático partido con Universidad de Concepción.

Ronald de la Fuente (30): Se convirtió en uno de los jugadores más cuestionados por la hinchada. En la última parte del campeonato, su presencia como titular se dio únicamente por lesiones de sus compañeros. Mal a la hora de defender y muy poca influencia en ataque. Sus números: 17 partidos (14 como titular), 24 recuperaciones, 0 gol, 0 asistencia, 1 disparo al arco.

---------------------

Matías Fernández (34): Se sabía de los problemas físicos arrastraba hace varias temporadas y lo cierto es que esa misma realidad le terminó pasando la cuenta. Fue importante el pasajes muy específicos de algunos partidos, pero en general su peso en el equipo fue muy bajo. Jugó en total 19 partidos (8 como titular), sumó dos asistencias y probó en 13 ocasiones a la portería rival. Pese a su rendimiento, el cariño de la hinchada nunca estuvo (ni estará) en discusión.

Matías Cabrera (34): El uruguayo llegó a la U de Concepción con cartel de figura, debido a su paso por ligas de Europa y clubes importantes de su país y Colombia. Si bien regularmente entre los 11 titulares (jugó 25 partidos, 24 como titular), nunca demostró a cabalidad sus pergaminos. Un jugador frío, muy lagunero, apenas sumó dos asistencias y dos goles en el equipo que terminó descendiendo.

------------------

Jorge Valdivia (37): El Mago arribó a Colo Colo para los última etapa del torneo, como una especie de salvador en plena crisis deportiva. Pero el temor por su pobre nivel físico se cumplió. Solo jugó tres partidos (uno como titular), sin asistencias ni remates al arco. Un total de 95 minutos. Al final su acción más aplaudida fue el grito adelantado de gol desde la tribuna, en el tanto agónico de Parraguez ante Coquimbo.

------------------

Roberto Gutiérrez (37): El Pájaro era carta segura de gol y buen fútbol en O’Higgins. Sin embargo, nunca agarró una buena racha. Terminó perdiendo el puesto. Con la llegada de Larrondo, definitivamente se acostumbró a la banca. Por algo no fue renovado. Seis goles en 21 partidos (15 como titular) justifican su presencia en el equipo de las decepciones. Ahora buscará revancha en Ñublense.

Nicolás Blandi (31): Sin duda el jugador que más desilusión generó. No solo entre los colocolinos, sino que en el fútbol chileno en general. Con un CV imponente para el medio local, con pasos exitosos por Independiente, Boca y San Lorenzo, el ariete aterrizó en el Monumental como reemplazante de Paredes. Y ni siquiera le dio para ser citado en gran parte de la última parte del torneo. Sano o lesionado. Su resumen: 15 partidos (7 como titular), dos goles y apenas 11 intentos al arco rival.

Mauricio Pinilla (37): Las lesiones no le permitieron ser un aporte para Coquimbo Unido. Estuvo más en recuperación que dentro de la cancha. Su último año como profesional se resume con 15 partidos en Primera División (5 como titular) y apenas dos goles. En total, solo sumó 745 minutos. Apuró su recuperación para intentar ayudar a la salvación Pirata, pero casi siempre entró en los últimos pasajes, sin pesar mucho en el resultado.

----------------

DT: Patricio Graff. El argentino firmó con O’Higgins después de una sólida campaña con Coquimbo Unido. Se esperaba mucho más de su trabajo en Rancagua. En octubre, tras 14 fechas jugadas, dejó el equipo en ubicación 15, con apenas 11 puntos. Con Dalcio Giovagnoli, quien llegó en su reemplazo, los celestes completaron 45 y casi se meten en copas internacionales.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.