El fútbol los separa y el dinero los junta: el PSG une a Messi y Sergio Ramos, ex capitanes del Barcelona y el Real Madrid

Messi y Sergio Ramos enfrentados en un clásico español.

Messi y Sergio Ramos enfrentados en un clásico español.

La llegada del astro argentino al equipo francés configura un escenario insospechado hace menos de un año. Se juntan en el mismo equipo dos jugadores que animaron una de las rivalidades más fuertes del mundo.


Que el fútbol da vueltas es casi un lugar común. Y que en una de ellas puede juntar a dos de los máximos rivales en el último tiempo, es una realidad. Lo facilita el dinero. El PSG, uno de los equipos más acaudalados del mundo desde que lo controlan capitales árabes, se da el gusto. Junta en sus filas a Lionel Messi y a Sergio Ramos. Si faltara por decir algo con solo mencionar ambos nombres, bien vale citar la condición más reciente que tenían antes de que el destino los juntara: eran los capitanes del Barcelona y el Real Madrid, protagonistas del enfrentamiento más importante en el mundo.

Los números que justifican el arribo de Messi al equipo francés están a la vista. Ha acordado un contrato inicial por dos temporadas, prorrogable por uno más. Al menos por los dos primeros, está pactado que recibirá US$ 35 millones por temporada, sin considerar otros cuantiosos bonos. Así, quizás le resulte menos doloroso dejar el club y la ciudad en los que vivió los últimos 20 años de su vida.

Los ingresos de Ramos son bastante menores que los del transandino, pero igualmente cuantiosos para la realidad del mercado. Los franceses le garantizaron al zaguero español de 35 años mantenerle el sueldo que percibía en los merengues, unos $ 14 millones. De hecho, esa fue una de las variables que llevó al ex capitán merengue a aceptar la propuesta para cambiar de aires. En el Real Madrid, le habían advertido de un ajuste salarial de un 10 por ciento y le habían planteado un nuevo vínculo por un año. El defensor no aceptó. Por esa razón, puso término a una relación que perduró por 16 años.

Con esas cifras, seguramente les costará menos olvidar viejas rencillas, siempre en el marco del clásico español, y ponerse en sintonía para conseguir objetivos comunes.

Sergio Ramos y Messi, en un clásico español entre el Real Madrid y el Barcelona
Sergio Ramos y Messi, en un clásico español entre el Real Madrid y el Barcelona.

La bienvenida

Por lo pronto, el ex madridista le dio la bienvenida anticipada a su nuevo compañero. “A mí me gustaría jugar con los mejores jugadores. Leo Messi es uno de los mejores del mundo y por supuesto (le gustaría jugar con él). Yo siempre lo he dicho: Messi siempre tendrá un hueco en mi equipo”, declaró a mediados de julio, antes de que la operación se concretara, a TNT Sports Brasil.

En una conferencia de prensa, el mismo día, había mostrado la misma postura. “Al final, siempre lo he dicho: Leo es uno de los mejores del mundo, por no decir el mejor. Y en ese caso, no depende de mí. Podría decir mil cosas, pero no son tan determinantes a la hora de tomar una decisión, ni de Leo ni del club. Cada uno toma las decisiones que tiene que tomar y no están al alcance de ningún jugador. Sí que es cierto que me gusta estar rodeado de los mejores y él siempre tendría sitio en mi equipo”, sostenía. Ahora, sus deseos se transforman en una dulce realidad.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.