El plan de los Cóndores para enfrentar los meses previos a la serie con Estados Unidos

Santiago Videla, preparándose para patear en el duelo frente a Canadá. Foto: Víctor Montalva/Chile Rugby.

El técnico Pablo Lemoine explica los pasos que vienen para la Selección. Cuatro pilares, amistosos, la Superliga Americana y el compromiso de los jugadores de no emigrar a otros equipos antes de julio son parte de la estrategia para llegar de la mejor manera a la serie por un cupo al Mundial de Francia 2023.


La victoria sobre Canadá para avanzar a la llave frente a Estados Unidos por el cupo al Mundial de Francia 2023 les abrió a los Cóndores una inédita oportunidad para cumplir el inédito sueño de estar en una cita planetaria. Sin embargo, también les plantea el gran desafío de mantenerse competitivos durante los nueve meses que restan para enfrentar a un equipo compuesto por jugadores profesionales que tienen competencia constante.

El head coach del conjunto nacional, Pablo Lemoine, resalta las bases de lo que proyecta. “Tenemos cuatro pilares en la formación, que son el armado de los jugadores, el armado de la estrategia de competencia, la preparación física y la preparación técnica”, comienza señalando.

En ese sentido, la participación de Selknam en la Superliga Americana de Rugby asoma como algo fundamental. De hecho, como parte de ese pilar estratégico, ya se están haciendo las gestiones para conseguir el fixture. “Extraoficialmente, la SLAR se va a jugar desde el 5 de marzo al 19 de junio, y el 90% de los seleccionados va a jugar en el equipo, más tres o cuatro jugadores que incorporaremos en puestos claves, para que nuestros jugadores tengan descanso y así puedan desarrollar su trabajo de preparación fuera de la cancha, ya que, si jugaran todos los fines de semana, sería muy difícil hacerlo”, explica.

Por otra parte, existe un compromiso grupal para los nueve meses venideros, algo primordial para Lemoine. “No queremos que nadie se vaya a jugar afuera antes de julio, salvo si la oferta es muy superior en cuanto a lo competitivo. Pero si es de igual nivel, preferimos que no. La gran mayoría va a jugar la SLAR”, sostiene el DT uruguayo, quien detalla que “el armado del grupo que va a jugar contra Estados Unidos va a salir del Americas Pacific Challenge, donde juega el equipo M23; de la gira de noviembre; y también de los jugadores que venimos recuperando de lesiones largas, como Urroz, Silva y Gurruchaga”.

Los próximos duelos de los Cóndores se darán ante Rusia, el 20 y 26 de noviembre en Sochi, aunque la Federación de encuentra trabajando en concretar algún otro duelo en esa ventana. “Estamos coordinando un tercer partido, pero también dependerá de las restricciones sanitarias”, explica Sebastián Pizarro, director de la Federación Deportiva Nacional de Rugby. Mientras que en el APC M23, los rivales serán Uruguay, Paraguay y Estados Unidos, entre el 22 y 30 de octubre.

Además de esos importantes encuentro preparatorios, también habrá jornadas de preparación física. “Vendrá nuestro asesor internacional Craig White, con el que tendremos un trabajo de campo; de ahí habrá 18 días de vacaciones por las fiestas y luego la pretemporada para la SLAR, donde jugaremos en las dos sedes: Santiago y Montevideo”, adelanta Lemoine.

Profesionalización orgánica

En los últimos años, la profesionalización del proceso del rugby chileno se ha notado y está dando sus frutos con la gran actuación de los Cóndores. “En estos más de dos años, se ha ido profesionalizando el staff con gente de primera línea. Hemos logrado tener más de 40 jugadores en un buen rendimiento, con algún tipo de retribución, sueldo o beca que les permite dedicarse un poco más, pero principalmente ha primado el profesionalismo del staff técnico y la dedicación que le han puesto los jugadores a esto, lo que se vio reflejado sobre todo en los partidos ante Canadá”, comenta Sebastián Pizarro, quien lo ejemplifica de la siguiente manera: “Antes Chile tenía buenos jugadores y podía plantar un buen XV, pero ahora no solo se puede plantar un buen XV, sino que hay un muy buen plantel”.

Entre los desafíos que tiene Chile Rugby es avanzar en términos institucionales. “Hay que ir dotando de cierta orgánica para consolidar este crecimiento exponencial. La idea es crecer en áreas administrativas, y seguir avanzando en los centros regionales en Concepción, Viña y Antofagasta. No solo necesitamos el apoyo del Estado, que nos ha ayudado, sino también del sector privado”, afirma el dirigente y exseleccionado nacional.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.