El seven chileno tiene un sueño olímpico en Mónaco

Una imagen de los entrenamientos de la selección chilena de seven. Foto: Víctor Montalva C.

Un renovado equipo de los Cóndores debuta este sábado en el repechaje para Tokio, una instancia en la que ya participó en 2016. No aparecen como favoritos, pero lo toman como una fortaleza, según reconoce el entrenador Edmundo Olfos.


Este sábado, a las 07.18 de Chile, los Cóndores 7 iniciarán ante Francia su participación en el repechaje que da un único cupo para los Juegos Olímpicos de Tokio. El certamen de disputa en Mónaco, y la selección nacional de seven también enfrentará ese mismo día, por el Grupo B, a Hong Kong (09.46) y Jamaica (12.00). Mientras que el domingo, cierra su participación en la primera fase ante Uganda, a las 07.39. Clasifican a las semifinales los dos primeros de cada grupo.

“Las expectativas siguen siendo altas, queremos conseguir ese cupo. Ya vivimos esta experiencia hace cinco años atrás, con un equipo que quizás tenía experiencia, pero no estábamos tan preparados desde la parte física, técnica y también táctica”, afirma el entrenador Edmundo Olfos.

En ese sentido, el equipo enfrenta un proceso de recambio, del que el cuerpo técnico se siente muy orgulloso. “Hoy el equipo tiene esa mejora en todas las áreas, pero quizás carecemos de esa experiencia. Tenemos una mezcla entre tres o cuatro jugadores que han jugado circuitos mundiales contra potencias, más un grupo importante de jugadores M-20, que vienen con mucha hambre y mucha destreza, jóvenes talentosos que se han sumado muy bien al grupo para poder mantener ese legado que obtuvo un peak de rendimiento en 2019, cuando le ganamos en un circuito mundial a Francia y empatamos con Sudáfrica, que son potencias del mundo”, sostiene el coach, quien confiesa: “No ha sido fácil armar este grupo, pero estoy muy contento con esta mezcla de jugadores que no tienen miedo y que tienen mucho por ganar y poco perder. Eso nos hace ser un rival bastante peligroso para nuestros adversarios”.

Sobre el debut frente a los galos, el técnico afirma que buscan sorprender a un equipo que puede estar demasiado confiado tras los últimos antecedentes entre ambos: “Contra Francia jugamos en una gira que hicimos a Dubai, nos metieron 30 ó 40 puntos en los dos partidos, y nosotros estábamos con un equipo muy mezclado, donde estábamos tratando de ver quiénes estában preparados para jugar. Francia debe haber quedado con la sensación de que son mejores que nosotros, y eso nos da una fortaleza”.

“Nuestro foco son los dos primeros partidos: Francia y Hong Kong, que son los rivales más duros en el papel. Es importante decir que una cosa es el papel y otra es la realidad. Uno de los valores principales es la humildad, no somos ni más ni menos que nadie; enfrentamos cada partido como una final. Y hay historias en el Seven, donde equipos más chicos en el papel han dado la sorpresa”, sostiene.

Además, Olfos plantea en esa misma línea que no aparecer como favoritos les ayuda. “En Chile los que más creen que podemos clasificar son la gente más cercana a nosotros, que ha visto el progreso del grupo, pero la realidad es que en el mismo World Rugby y en la organización no esperan que clasifiquemos, y eso es una fortaleza”, reconoce. “Siempre está el sueño del tema olímpico, de estar dentro de los 12 mejores del mundo y ser el segundo deporte colectivo en los Juegos después del fútbol femenino. Es un sueño tanto para nosotros, para Chile Rugby y para el país”, apunta.

Liderazgos nuevos

En este proceso de recambio, la capitanía también sufrió modificaciones. Joaquín Huici, tomó la jineta que ocupó el histórico Felipe Brangier, quien también forma parte del grupo y cumple un rol clave en el equipo. “No me esperaba ser el capitán, pero la verdad es que cuando uno está con Felipe se hace todo más fácil, él me guia y me va orientando. Además, estoy muy orgulloso de ser capitán, de representar al país y a mí club, el Stade Francais, y a mis compañeros, lo cual es un orgullo bastante grande”, cuenta el nuevo portador de la cinta.

La razón para este cambio la aporta Edmundo Olfos, quien afirma que, por liderazgo, experiencia y calidad, la capitanía va rotando entre Brangier, Benjamín de Vidts y Huici, pero tras una lesión del primero y el desgaste que genera estar cumpliendo diversos compromisos relativos a esta función durante muchos años, se decidió que este último ejerciera esta función. “Decidimos que era un buen momento de darle un aire a Felipe para que pudiera disfrutar y volver a su mejor mejor nivel. Creemos que le ha hecho muy bien sacarlo de esta responsabilidad”, señala el seleccioandor nacional.

Por otra parte, Huici analiza este proceso de recambio con mucha profundidad. “Lo bueno es que le he mirado a esto, porque me he dado muchas vueltas alrededor de que somos un equipo nuevo, es que las ganas son distintas, porque hay gente que viene llegando; que está con muchas ganas de poder jugar, de querer ganar, con ese ímpetu de juventud de no dar nada por perdido. Además, está Felipe Brangier, que nos ha enseñado todo lo que hemos estado aprendiendo estos meses y nos da ese liderazgo para tener buenos resultados en lo personal y en los partidos”, relata.

El grupo debió enfrentar las dificultades por la emergencia sanitaria, que cortó el exitoso proceso estaban llevando a cabo, y eso generó más de algún problema, según reconoce el capitán. “Después de los torneos que tuvimos en Viña y Uruguay, apareció la pandemia y nos tomó por sorpresa, algunos se fueron al quince. Volvimos a entrenar en el CAR, no tuvimos torneos por mucho tiempo y eso nos hizo mal psicológicamente, pero siempre estuvimos conscientes de que este torneo era nuestro gran objetivo. Es un campeonato demasiado importante para nosotros y para el rugby chileno, porque sería histórico clasificar a los Juegos Olímpicos”

Con respecto al estreno, Huici se muestra tranquilo debido al estudio en profundidad que han hecho de su rival. “Estamos muy bien preparados, venimos trabajando súper bien hace un par de meses. Hemos analizado mucho el primer partido con Francia, creo que nos va a ir bien y vamos a tener un buen torneo”, expresa, junto con entregar las claves psicológicas en caso de una derrota: “Si nos va mal en el primer partido, nos planteamos no bajar la cabeza, hay tres partidos por delante y hay que jugar todo por el todo”.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.