Iván Morales: “La presión de Colo Colo no me molesta, de hecho me gusta”

Iván Morales festeja uno de sus goles ante Deportes La Serena. FOTO: Agencia Uno.

Iván Morales festeja uno de sus goles ante Deportes La Serena, por la Copa Chile. Foto: AGENCIAUNO.

El goleador vive el mejor momento de su carrera, después de recibir duros golpes. La muerte de su madre en abril y otras situaciones complejas pusieron su futuro en duda. Se sobrepuso y con Gustavo Quinteros está en lo más alto.


Iván Morales (29 de julio de 1999) es una de las grandes figuras de un renovado Colo Colo, gracias a sus goles en el Torneo Nacional y en la Copa Chile. Tras varias temporadas en las que sus prometedoras condiciones chocaban con situaciones de indisciplina, hoy vive el mejor momento de su carrera, al mismo tiempo en que se levanta del duro golpe que significó el fallecimiento de su madre, Audilia Bravo, en abril pasado.

¿Imaginó tener un año futbolístico tan bueno?

Tenía una idea de lo que debía hacer para estar bien. Después de todas las cosas que pasaron, necesitaba una mente positiva. Cambiar la mentalidad me ayudó bastante para que las cosas salieran bien.

¿En qué momento se propuso parar con los excesos?

El año pasado fue complicado, pasó todo lo que pasó con el club. Yo, además, me había lesionado de ligamento cruzado. No había jugado mucho y lo que jugué, lo jugué lesionado. Jugué desgarrado un par de partidos, y después llegaron problemas personales que también te hacen cambiar la mentalidad. Es decir, ya no puedes seguir así y tienes que cambiar totalmente. Eso me motivó bastante. Por mí, por mi familia y porque mi objetivo, siempre he dicho, es ser el ‘9’ titular de Colo Colo.

¿Tocó fondo?

No sé si fondo, pero sí me sentí súper mal, porque venía de una lesión; pasó lo que pasó en mi departamento, después lo de mi mamá... Sabía que tenía que seguir haciendo las cosas bien y a principios de año cambiaron varias cosas y eso me llevó a donde estoy ahora. Pero sí, fue un mal momento el año pasado.

¿Quiénes lo aconsejaron?

Mi familia; mi amigo Jairo, que es como un hermano para mí; mis representantes; la gente del club; mi pareja... Todas las personas que me rodean y están preocupadas. Entonces, te hace sentido. Si te lo dicen todos, es por algo.

¿Cómo ha vivido el duelo por la partida de su madre?

Es difícil, pero tengo a mi familia; a mis hermanas; a mis amigos; al club, que siempre se portó un siete; y a mi pareja, que siempre me ha apoyado en los momentos más difíciles, y mis compañeros que lo han hecho más llevadero.

¿Cómo se enfrenta la fama a tan corta edad?

Es algo que se ha dado con el tiempo, ya después entrenas con el plantel y, en un equipo tan grande como Colo Colo, todo se sabe. Te empiezas a hacer muy conocido, lo llevé súper bien, siempre fui igual y no creo que haya cambiado. No sé si sea famoso.

¿Cómo ha sido la relación con el hincha?

Colo Colo es el club más grande del país y tiene una cantidad de hinchas impresionante, y uno siempre va a estar en la vista de ellos. Siempre he tenido una muy buena relación con el hincha y también me hacen sentir las cosas cuando lo estoy haciendo bien y cuando lo estoy haciendo mal. Y para mí es mejor. Para estar en un equipo como Colo Colo, debes tener presión. A mí la presión de Colo Colo no me molesta, de hecho me gusta.

¿Cómo toma las reacciones en las redes sociales, tan frecuentes en estos tiempos?

El hincha es el hincha, y te va a hacer sentir cuando estás haciendo las cosas bien. Y cuando las estás haciendo mal, mucho más. Porque el hacer las cosas bien es lo que te exige estar en Colo Colo, pero para estar ahí tienes que hacer lo mejor siempre. Y si llegas a hacer las cosas mal, probablemente no te merezcas estar en Colo Colo. Yo siempre seguí trabajando de la misma manera, sabía, por la forma en que estaba trabajando, que en algún momento iban a venir las buenas. Espero seguir igual, espero seguir entrenando de la mejor manera, tanto en lo físico como mental, y seguir haciendo las cosas bien.

¿Cuánta importancia ha tenido Gustavo Quinteros en su despegue?

Es súper importante, porque me dio una confianza que yo esperé mucho tiempo. El profe me dio la confianza con mucha responsabilidad y, si no hacía lo que él me dijo, no iba a jugar tampoco. Entonces, para mí es súper importante, porque el cuerpo técnico completo me ha dado confianza para lograr lo que estoy logrando y estoy feliz de dar lo mejor de mí para responderles.

¿Es el DT más importante que ha tenido?

Creo que mis dos mejores técnicos son Pablo Guede y Gustavo Quinteros. El profe Pablo me hizo debutar. Me enseñó mucho, porque tenía 17 años y era muy chico, y el profe Gustavo ha hecho un cambio en mí, que, la verdad, ha sido muy considerable. Eso a mí me llena del profe; que ha estado ahí en todas las situaciones: en las buenas y en las malas. Me ha dicho las cosas como tenían que decírmelas y ha sacado lo mejor de mí. Es un técnico súper importante y me marcó para el resto de mi carrera.

Quinteros siempre alaba mucho su forma de moverse en el ataque. ¿Qué análisis hace de eso?

Hay diferentes tipos de delanteros. Mi forma es de moverme mucho, sobre todo de aprovechar los espacios vacíos a través de la defensa. Creo que lo aprovecho muy bien y eso le sirve al profe y al equipo.

¿Qué le parece que el técnico haya pedido otro centrodelantero?

Llevo cinco años en el plantel y siempre hay competencia. Me tocó jugar con Esteban (Paredes), Octavio Rivero, Andrés Vilches, que son tremendos goleadores. Si llega otro, hay que seguir peleándola. Creo que hay una muy bonita competencia dentro del equipo. Ahora estamos Luciano (Arriagada), (Javier) Parraguez, yo, (Nicolás) Blandi, que ha estado lesionado... Si te digo la verdad, me encantaría que la competencia fuera entre los canteranos. Sería hermoso, creo que eso habla muy bien de la cantera. Pero con el que venga, será una competencia muy linda.

¿Se ve en la Selección?

Mi objetivo en lo grupal es salir campeón de todo lo que juguemos. El grupo lo tiene bastante claro y, sobre todo, yo. En lo personal, me encantaría ir a la Selección lo más pronto posible. Es un objetivo que siempre voy a tener, porque me tocó hacer muchas selecciones juveniles y en la adulta debuté en una gira amistosa. Quiero y mi objetivo es llegar a la Selección a competir en el máximo nivel.

En la Selección ha sido un problema el ‘9’. ¿Cree que usted podría llenar ese espacio?

No sé si llenar el espacio, pero mi objetivo es jugar en la Selección. Aportar de donde me toque. Si es con goles, sería hermoso. Hablar de llenar un espacio tan grande es muy pronto, pero mi objetivo es estar ahí.

He sabido que usted es un seguidor del boxeo. ¿Cómo se da eso?

No es que lo siga tanto, sino que he ido mirando a algunos deportistas porque me gusta su manera de entrenar y de cuidarse. Creo que he ido aprendiendo de eso. Uno de los boxeadores que he podido ver es Anthony Joshua, su manera de entrenar es buenísima. Así te puedo nombrar a LeBron James, del que también me encanta su manera de cuidarse y he leído bastante sobre eso.

¿Es un aprendizaje tras no cuidarse en otros momentos?

Claro, por eso te digo que yo como jugador trato de mirar a deportistas que me sumen. Por ejemplo, LeBron James invierte una cantidad importante al año en su preparación. Lo admiro, porque me suma. Y yo cambié mi entrenamiento. Entreno más de lo normal, con Franco (Barraza), que es mi profe hace mucho tiempo.

¿Cuáles son sus sueños en la vida?

Mi sueño es estar tranquilo, que mi familia esté unida; poder estar en paz con mis seres queridos. Quiero triunfar en esto, cumplir mis objetivos cercanos y seguir en el fútbol. Es un sueño muy bonito que, desde que me lo planteé, lo he podido cumplir y voy a seguir así.

¿Se siente maduro completamente?

Siempre se aprende algo nuevo. Siento que he madurado, pero siempre intento seguir aprendiendo.

¿Qué hizo con su primer sueldo?

Me acuerdo de que fui al supermercado a comprar cosas y llené el refrigerador. Estábamos viviendo con mi mamá y con mi hermana.

¿Recordar eso lo lleva a poner los pies en la tierra?

Sí, obvio, porque yo tengo muy bonitos recuerdos de mi infancia. Nací en La Puntilla, me crie ahí y la verdad es que en el campo la vida se vive de otra manera y donde vivo son todos humildes. Entonces, creo que esos recuerdos te hacen estar siempre con los pies en la tierra y, sobre todo, para un jugador de Colo Colo, porque somos del pueblo; somos gente que viene de abajo y no por hacer las cosas bien, se tienen que subir los humos a la cabeza. Eso siempre lo he tenido súper claro.

¿Dónde le gustaría jugar después de Colo Colo?

No lo he pensado. Veremos qué pasa más adelante. Me encantaría ir después a jugar una liga más competitva, pero estoy súper enfocado en Colo Colo.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.