José Ignacio Cornejo, piloto Dakar: “Produce estrés no conocer el calendario”

Nacho Cornejo entrena en el living de su casa.

El motociclista más joven de Sudamérica en ganar una etapa del Dakar se ilusiona con ser el sucesor de Pablo Quintanilla. En Iquique, en cuarentena, espera volver a las competencias.




José Ignacio Cornejo (25) no renuncia a sus sueños. Todos los días, sagradamente, se sube a la bicicleta estática que tiene en el living de su hogar, en Iquique. Pedalea y pedalea, intentando simular que va en su moto Honda. Busca olvidar la para obligatoria producto del coronavirus.

En su mente, Nacho ya vislumbra el Dakar 2021. No se imagina sin competirlo. La edición anterior se ganó todos los aplausos, al quedarse con el cuarto puesto de la general. Con sus triunfos en las etapas 4 y 12 del Dakar 2020 en Arabia Saudita, el nortino, hoy cumpliendo una cuarentena, se convirtió en el cuarto ganador más joven de la historia de una especial dakariana y el de menor edad que lo ha conseguido para toda Sudamérica en la serie motos.

¿Cómo mantiene el físico?

Entreno en la casa. Tengo rutinas que me manda mi entrenador. La mayoría son ejercicios en los que ocupo el peso del cuerpo, cosas de equilibrio. También entreno con sillas, con el marco de las puertas. Tengo una bicicleta estática en mi casa.

¿Le estresa no conocer al calendario?

Al principio produce estrés no conocer el calendario porque no hay nada claro, pero todos entendemos que esto es una situación especial que afecta a todo el mundo. Estoy asumido que debo esperar a que esto pase.

Pero su programa ya ha cambiado bastante.

Sí, bastante. Iba a ir a un rally en México pero me avisaron que la competición finalmente no iba. Tampoco se corrió la fecha del Mundial de los Emiratos Árabes en Abu Dabi. La verdad es que está todo medio confuso con lo del coronavirus. El equipo tiene que ver qué hacer. No quieren que viajemos y las carreras se suspendan ya estando allá.

¿La pandemia acaba con el sueño del Dakar?

Hasta ahora la organización no ha dicho nada de que no va la carrera. Quedan varios meses. Estamos esperando, yo creo que a mitad de año se sabrá si va la competencia. Si va, ahí estaremos.

José Ignacio Cornejo

¿Los sponsors siguen cumpliendo?

Sí, han cumplido todos. No me he visto afectado por nada de pagos, ni nada por el estilo.

Repasemos el Dakar 2020 ¿Esperaba el cuarto lugar?

Iba con la mentalidad de estar entre los cinco primeros, pero sabía que era difícil. La estrategia era no pensar en el resultado final, sino que salir en el día a día lo mejor posible.

¿Quedó satisfecho?

Sí. Mejoré mucho en comparación al año pasado. Subí varios puestos, pero también mejoré en el andar, en ganar etapas, en abrir pistas, entre otras cosas.

¿Cuál fue la etapa más difícil?

De manejo la dos y la cuatro. Eran complicadas, para ser más rápido había que cortar un poquito entonces había que concentrarse en la navegación y no pasarse de las curvas. Aunque la etapa más difícil fue la siete, sobre todo por lo emocional, porque murió Paulo Gonçalves.

¿Compartía mucho con Paulo Gonçalves?

Sí. Fuimos compañeros de equipos por un año y medio. Nos conocíamos harto. Fue muy duro para todos. Yo supe cuando terminó la etapa.

José Ignacio Cornejo

¿Es mejor tener una actitud humilde o una ganadora?

Depende de la persona. Hay algunos pilotos que les sirve más aislarse y estar más tranquilos, como también hay algunos que tienen que estar más relajados, que tiene que conversar con alguien porque si no se estresan.

¿Qué le acomoda a usted?

Soy más de estar solo, pero si alguien me habla no tengo ningún problema. Tengo la capacidad de poder compartir y al mismo tiempo mantenerme en la concentración, pero prefiero estar solo.

¿El podio en el Dakar es su meta para el próximo año?

Sí, siempre quiero mejorar. Este año quería estar sí o sí dentro de los cinco y quedé entre los cinco. Estuve cerca del podio, así que la idea es mejorar ese cuarto puesto y terminar entre los primeros tres.

¿Se presiona por conseguir un podio en el Dakar?

Siempre hay presiones, pero es algo que uno se buscó. No es algo que apareció de repente. Hay que asumirlo, tampoco es algo que me achaque ni que me estrese. Al final es lo que me gusta. Correr en moto es mi sueño desde niño.

¿Por qué cree que Chile destaca en el rally?

Por el desierto que hay en Chile. Eso nos da una ventaja. Las rutas son duras y exigentes, lo que provoca que los pilotos chilenos desarrollen bien su parte física y técnica. También tiene que ver con la cultura, que se expandió gracias a De Gavardo y Chaleco.

¿Es un desafío ganarle a Pablo Quintanilla?

A veces lo hablamos. Siempre me dice que me apoya y que quiere que sea su sucesor. Me dice: “Yo sé que algún día me vas a ganar, pero quiero ser parte de eso”. Siempre me da consejos para mejorar y a veces entrenamos juntos. Pablo no afloja y yo aprendo mucho de él, así que nos llevamos muy bien. Si me toca ganarle algún día sería un honor.

¿Se extraña a Chaleco López?

Sí, todos los chilenos vibramos cuando Chaleco corría. Todos queríamos que ganara. Es uno de los pocos que ha traspasado las barreras del motociclismo. Fue un ícono y se le extraña en las motos.

¿Cuáles cree que son sus características como deportista?

La perseverancia. Trabajo hasta conseguir lo que me propongo. También tengo buena fortaleza mental. Últimamente me he convertido en un piloto más agresivo.

Comenta