Julio César, exarquero del Inter: "Alexis es habilidoso y no se cansa nunca; volverá al éxito"

julio cesar foto 2 ok

Testigo principal de una de las jugadas malditas de la Roja, el palo de Pinilla, y héroe de la última gran etapa del Inter de Milán, el refugio actual de Sánchez. El histórico meta habla con La Tercera.




No es un personaje que los chilenos olviden. Si bien el posterior bicampeonato de América aplacó el sufrimiento, la derrota ante Brasil en los octavos de final de la Copa del Mundo de 2014 queda con dolor en la memoria. Además del horizontal, Julio César (40 años) fue aquel que principalmente lo impidió, con tapadas notables y una soberbia actuación, parando dos penales en la tanda. Además, fue portero del Inter de Milán en su última etapa gloriosa, cuando conquistó la Champions 2010. O sea, una autoridad para hablar del nuevo destino de Alexis, que este miércoles visitará al Barcelona de Vidal por la Liga de Campeones. Desde Lisboa, donde inicia estudios para convertirse en agente de futbolistas, el meta se anima a conversar con La Tercera.

Los sudamericanos han marcado la historia reciente del Inter de Milán. ¿Por qué es un club que le viene tan bien a los latinos?

El club respeta su tradición y su cultura. Nació con el fin de acoger a futbolistas de fuera de Italia, y siempre ha sido fiel a esa historia. Cuando era jugador, noté que es una institución que abraza a los extranjeros de tal manera que se sienten como en su propio país, lo que sin duda ayuda a que el jugador latinoamericano muestre ese fútbol que le agrada a todos, en especial a la hinchada.

¿Qué recuerdos tiene de esa época entre sudamericanos?

Los mejores, personalmente de los argentinos, con Zanetti, Milito, Cambiasso, Samuel. Recuerdo que entonces hablaban de que existía una rivalidad entre los brasileños y ellos, pero eso nunca existió. Había una convivencia bacán, en especial entre los latinos, siempre muy amigos. Éramos muchos, también estaba el colombiano Córdoba y el chileno Luis Jiménez. Cuando volvíamos a Milán después de jugar por nuestros países, siempre los que ganaban bromeaban a los que habían perdido. El que perdía tenía que aguantar no más las bromas en contra.

¿Qué opina de la incorporación de Alexis Sánchez? ¿Le irá bien?

Alexis es espectacular. Un futbolista con muchísimas cualidades técnicas. Es muy habilidoso con la pelota y muy fuerte. Tiene gran estado físico y no se cansa nunca. También conoce muy bien la Serie A. Yo creo que va a llevarle muchas cosas positivas al Inter, ya que llega de vuelta al fútbol italiano mucho más maduro y más experimentado, habiendo vivido varios años de alta competencia en las otras grandes ligas de Europa. No tengo ninguna duda de que volverá al éxito.

¿Cree que puede agarrar continuidad en la titularidad? Conte se aferra a su 3-5-2 y con Lukaku y Martínez, la competencia es fuerte.

Sí, es que la delantera de Inter hoy es muy competitiva, y a ninguno le gustará estar en la banca. Pero Alexis tiene todas las condiciones y creo bastante probable que comience a ser titular regular. Con sus goles ante la Sampdoria ya demuestra que será una linda competencia interna. Es alguien que individualmente es capaz de desequilibrar un partido. Con su gambeta puede generar bastantes espacios en el funcionamiento ofensivo del Inter. El calendario está lleno de fechas en diferentes competiciones y Alexis tendrá muchas chances. Indudablemente que actuaciones como la última, lo ayudarán. Es un grandísimo profesional y lo demostrará.

Usted fue el último arquero del Inter que fue campeón en la Serie A. ¿Qué sucedió en el Inter que no ha podido conseguir la liga italiana en casi una década?

Hubo una reestructuración natural luego de una época en que lo ganamos todo, y al Inter le costó lograr resultados. Lo cierto es que hoy parece haber encontrado un muy buen rumbo, y se está notando por cómo partió la temporada. Está muy fuerte con un tremendo DT como Conte y con buenas contrataciones como las de Lukaku y Sánchez.

¿Cree que parará a la Juventus que lleva ocho Scudettos seguidos?

Es el único equipo capaz de hacerlo. No hay otro. Tienen todas las condiciones para ser campeón y de una vez por todas acabar con la hegemonía de la Juve.

En 2014, usted fue la figura del último partido que disputó contra Chile en la Copa del Mundo de Brasil. ¿Cómo lo recuerda?

Sufrimos mucho y corrimos un altísimo riesgo de ser eliminados. Siempre para un arquero es mucho más gratificante que para el resto ganar por penales, por el protagonismo que se adquiere. Me marcó mucho, jugando en mi país. Me hace muy bien recordar esa sensación tan única. 200 millones de brasileños estuvieron en aquel momento conmigo, evitando que los chilenos metieran esos penales. Fue maravilloso.

¿Qué sintió tras el tiro que Mauricio Pinilla estrelló en el travesaño en el minuto 119?

Sentí que la historia ya estaba escrita a favor nuestro. Sinceramente pensé que después de ese travesaño impresionante, no había manera de que perdiéramos la tanda de penales. Era casi la última jugada y si ese balón entraba, éramos historia. El balón dio en el palo e inmediatamente yo confirmé la clasificación. Fue un baño de confianza.

Cinco años desde el 7 a 1 de Alemania. ¿Le produce sensaciones aún?

Fue un partido anormal, que impactó demasiado a jugadores, comisión técnica e hinchas. El tiempo ha sido el mejor remedio ante algo tan doloroso. Para todos los que fuimos parte de ese partido, hasta hoy no existe manera de no ponerse triste al momento de pensarlo. Los alemanes fueron muy superiores y nosotros nos vimos muy mal. Fue un momento muy complicado, pero había que salir adelante. Un juego no puede influenciar de más en la vida de las personas.

Comenta