La estrategia de Tokio para evitar contagios masivos de Covid-19 durante los Juegos Olímpicos

La presidenta del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos, Seiko Hashimoto, durante una reunión vinculada al evento. (Foto: AFP)

El comité presentó parte del trabajo que está realizando y aseguró que la cita olímpica no será un problema sanitario para el país. Las críticas siguen fuertes, dentro y fuera de Japón.


El coronavirus sigue siendo la preocupación de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio. Las autoridades japonesas idean las estrategias para mantener la enfermedad bajo control. El objetivo no es otro que evitar que se produzcan contagios masivos durante la realización del principal evento deportivo a nivel mundial, que debió ser pospuesto en un año producto de la pandemia que azota al mundo. La realización de la justa genera inquietud y hasta oposición en parte de la población local.

Se evalúan todas las medidas posibles para evitar eventuales brotes. Por un lado, el Comité Olímpico Internacional está resolviendo el mecanismo que les permita a las distintas delegaciones contar con un médico adicional durante el desarrollo del evento, con el objeto de evitar la sobrecarga de los profesionales locales que le están haciendo frente a las consecuencias de la enfermedad en la población nipona. Chile ya suma 45 representantes.

El Comité Organizador Local luce resultados de lo que considera una política acertada. Este miércoles, el organismo destacó que ha probado con éxito las estrategias que ha desarrollado. Sostuvo que han realizado más de un millar de pruebas entre deportistas y representantes de comités extranjeros y que solo se ha detectado un contagio al arribo a Japón. “Esto demuestra la efectividad de nuestras orientaciones anticontagios”, relució la presidenta del COL, Seiko Hashimoto.

Igualmente, Hashimoto reconoció la preocupación de la sociedad japonesa respecto de la realización de los Juegos y se comprometió a “minimizar” la presencia de extranjeros en el país y a la realización de controles exhaustivos para mantener controlada la situación.

En esa línea, el director ejecutivo de Tokio 2020, Toshiro Muto, afirmó que el número de foráneos que participará en los Juegos se ha reducido drásticamente: de los 180 mil contemplados inicialmente, la cifra se reduciría a apenas 78 mil, incluyendo a atletas, directivos, funcionarios y periodistas.

Apoyo del Ejército

El Comité Organizador de los Juegos busca respaldo por todas las vías posibles para garantizar el normal desarrollo del evento. En ese contexto, el ministro de Defensa, Nobuo Kishi, reveló que se había solicitado el apoyo del personal médico del Ejército para respaldar las tareas que se realicen durante la justa deportiva.

“Nos gustaría coordinarnos para poder apoyar a ambos, los Juegos Olímpicos y las operaciones de los centros de vacunación” , responde la autoridad, en declaraciones recogidas por la cadena pública NHK.

Los organizadores estiman que necesitarán 230 médicos y 310 enfermeros por día para cubrir las necesidades de las delegaciones.

Japón no ha avanzado sustantivamente en la campaña de inoculación. Según reportes oficiales, apenas el cinco por ciento de la población ha recibido al menos una dosis de la vacuna. En ese sentido, el Comité Olímpico Internacional también está preocupado por el contingente médico que debe llevar cada país a la competencia. Desde ya se está pidiendo a las delegaciones sumar personal médico extra a lo que se traslada regularmente.

“El COI está trabajando activamente con sus socios japoneses en el Comité Organizador de Tokio 2020 y con los Comités Olímpicos Nacionales, en los detalles de esta política de llevar personal médico adicional”, comentó el jefe de la comisión de coordinación del COI, John Coates.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.