La serie eléctrica parte en el reino del petróleo

formula-e-santiago

Hoy se corre en Arabia Saudí la primera fecha de la categoría FIA, que tendrá, por segunda vez, una fecha en Chile, en enero próximo.




Cuenta el mito urbano que los grandes productores mundiales de petróleo pusieron por décadas todas sus esfuerzos en que las empresas automotrices no desarrollaran autos con otras fuentes de energía. Al parecer, esa parte del mundo -también- se rindió ante las bondades de las energías alternativas e incluso están aprovechando el sol de sus desiertos para investigación.

Todo este asunto da una explicación a quienes se sorprender al saber que la primera fecha de la Fórmula E 2018-2019 se correrá en Ad Diriyah, hoy, un suburbio de Riyad, capital saudí. La serie es especial para Chile, que aterrizará el 26 de enero en el Parque O'Higgins.

Para esta quinta temporada habrá 22 autos en la grilla, aunque la mayor novedad será un elemento que hacía de la serie de autos eléctricos única en el mundo: el cambio de auto en medio de la competencia. Pese a que le daba un atractivo pintoresco, al interior de la F-E siempre quedó claro que era una falencia que la batería del auto no durara toda una carrera y que, ante la imposibilidad de cambiarla (es el 70% del peso del auto), se optaba por ese cambio.

Así, desde las primeras temporadas, los organizadores prometían que pronto eso acabaría. Esa fecha llegó, pues ahora las baterías tienen mayor duración.

Eso sí, para evitar bochornos, se estableció un nuevo sistema de carrera. En vez de cantidad de vueltas, cada fecha será de 45 minutos, más un giro, para asegurar que los autos no se queden sin potencia. Claro, es lo que duran las nuevas baterías.

Este año se mantendrá el Fan Boost, el sistema que entrega potencia extra a algunos pilotos de acuerdo a una votación popular. Eso sí, esta temporada, los cinco, y no uno, pilotos que hayan recibido más votos se verán beneficiados. El cierre de las votaciones terminará 15 minutos después del inicio de la carrera.

A eso se suma este año el Attack Mode, es decir, la posibilidad que tendrán todos los vehículos de aumentar la potencia de sus motores. Para eso, el piloto deberá ubicarse fuera de la línea de carrera, en una zona delimitada, para de esa manera intentar sobrepasar a otro auto.

Una vez activado aumentará la potencia de 200 a 225 kiloWatts. El número de veces que se puede activar este modo y más detalles serán determinados por la FIA en cada carrera. Lo que sí se sabe ya es que cuando el piloto lo active se iluminará el halo... porque el dispositivo de seguridad arriba también a la serie eléctrica.

"Llevo en la Formula E casi desde su comienzo y he podido constatar los considerables progresos que se han hecho. No solo a nivel de prestaciones del automóvil, sino también las ideas que hagan las carreras más disputadas", señala el francés Jean Eric Vergné, campeón vigente y ganador del e-Prix de Santiago este año.

En el parque

Esta temporada la fecha santiaguina será el 26 de enero. "En el Parque O'Higgins hemos encontrado todas las condiciones para realizar nuevamente una gran carrera", dice el director de la Fórmula E, el español Alberto Longo.

En Santiago, y en toda la temporada, correrán tres nuevos pilotos que estuvieron en la Fórmula Uno: Felipe Massa, Pascal Wehrlein y Stoffel Vandoorne. Otro atractivo imperdible.

Comenta