Las comparaciones con la UC que atormentan a Colo Colo

Gabriel Suazo se lamenta en plena derrota de Colo Colo contra Paranaense.

En sus partidos de ayer por la Copa Libertadores, ambos reflejaron sus realidades. Por un lado, los cruzados empataron en Colombia, dominando el duelo. Mientras que los albos cayeron y solo patearon una vez al arco ante Paranense. A ello se suma un presente institucional totalmente opuesto, que en el Cacique ha repercutido negativamente en lo físico y futbolístico.




La presentación de los equipos chilenos como visitantes en la jornada de ayer de la Copa Libertadores mostró dos realidades totalmente opuestas. Por un lado, Colo Colo se vio impotente ante un Athletico Paranaense lejano a los mejores equipos de América. Los brasileños ganaron 2-0, en un partido que tenían liquidado antes de los 15 minutos del primer tiempo. Mientras que los cruzados rescataron un 1-1 ante América de Cali, en un partido donde hicieron mucho más que el local para llevarse la victoria, pero que no pudieron concretar por propios errores. Una pequeña muestra del dispar presente que viven tanto dentro como fuera de la cancha.

A pesar de las diferencias de juego, los albos se encuentran en zona de clasificación a octavos de final, ya que marchan segundos, con seis puntos, gracias a sus victorias como local ante el mismo Paranaense (1-0) y frente a Peñarol (2-1). Todavía les queda visitar a los uruguayos, el próximo martes, y recibir el 20 de octubre a Jorge Wilstermann.

Los cruzados, en tanto, marchan en el último lugar de su grupo, con cuatro puntos, producto de su victoria 2-0 ante Gremio y el empate de anoche en el Pascual Guerrero. Sin embargo, lamentan una derrota como visitante ante Inter de Porto Alegre (3-0) y otra como local (1-2) frente al cuadro colombiano, por lo que deberán jugarse la clasificación ante los dos elencos brasileños del grupo. El próximo martes visita a Gremio y el 22 de octubre cierra en San Carlos de Apoquindo ante Inter.

Ayer en la cancha se vieron números muy distintos. Por ejemplo, el Cacique pateó siete veces y solo tuvo un tiro al arco en todo el partido, que lo ejecutó el defensa Felipe Campos en el minuto 93. La UC, por su parte, tuvo cuatro disparos a puerta de los 11 remates totales que realizó.

La posesión del balón en Curitiba fue repartida en partes iguales, mientras que en Cali, los dirigidos de Ariel Holan tuvieron un 63% contra un 37% del local. Gran parte de esa tenencia se dio en zonas de ataque, a diferencia de los de Gualberto Jara, quienes intentaron controlar el balón en el sector propio, debido a las dificultades que tuvieron para construir el juego más cerca del arco rival. Esta diferencia se acentúa en la cantidad de tiros de esquina: seis para los estudiantiles y apenas uno para el cuadro de Macul.

Desde el punto de vista de las adversidades, ambos elencos enfrentaron un comienzo durísimo. Colo Colo caía 2-0 en el primer cuarto de hora y antes de los cinco minutos ya había perdido a Pablo Mouche por un problema muscular. Católica, por su parte, caía 1-0 a los cuatro minutos, producto de un grosero error de su arquero Matías Dituro, y a los 8′, Luciano Aued desperdiciaba un penal. Sin embargo, el comportamiento de ambas escuadras frente a esas situaciones de apremio fue totalmente distinta. Mientras al Cacique se le terminó el libreto a partir de la apertura de la cuenta, los de San Carlos de Apoquindo no decayeron y siguieron buscando el partido. El empate llegó a los 34, a través de Fernando Zampedri, e incluso pudieron ganar, si hubiesen aprovechado al menos un par de situaciones claras.

En las oncenas de arranque también se apreciaron características distintas. Entre los titulares albos, solamente dos jugadores de la cantera (Matías Fernández y Gabriel Suazo), y en el segundo tiempo ingresó el juvenil Bryan Soto. Frente a las numerosas lesiones del primer equipo, el DT llevó a la banca a otros cinco formados en casa, la mayoría con escaso o nulo recorrido en el primer equipo. Con la salvedad de Branco Provoste, Vicente Pizarro; Joan Cruz; Ethan Espinoza y Jeyson Rojas son futbolistas que están haciendo sus primeras armas y prácticamente no han tenido oportunidades de sumar minutos en el profesionalismo.

En los cruzados, por su parte, iniciaron José Pedro Fuenzalida, Raimundo Rebolledo e Ignacio Saavedra, mientras que en el complemento se sumó Diego Valencia. En la banca también estuvieron Marcelo Suárez, Alfonso Parot, Stefano Magnasco, Carlos Salomón, César Munder, Benjamín Iglesias, Marcelino Núñez y Gonzalo Tapia. De ellos, la mitad ya suma bastante recorrido e, incluso, han anotado en el torneo internacional, como fue el caso de Núñez.

Con respecto a la longevidad de las oncenas titulares de anoche, la UC promedió 30,8 años, siendo José Pedro Fuenzalida (35) el más veterano e Ignacio Saavedra el más joven (21). Mientras que el Cacique presentó un promedio de 29,2 años, siendo Juan Manuel Insaurralde (35) el más experimentado y Gabriel Suazo el más novel (23). Sin embargo, a pesar de ser un poco mayor, el equipo universitario, no tuvo problemas de lesiones, a diferencia del Cacique que sufrió las bajas de Mouche, Óscar Opazo y de Nicolás Blandi, todos por problemas musculares. Este último, se resintió en el entretiempo, lo que le impidió ingresar como sustituto.

Desde el punto de vista institucional las diferencias están muy marcadas en el último tiempo. Blanco y Negro llevó a sus jugadores a la Ley de Protección al Empleo entre abril y julio, periodo en el cual el plantel no entrenó y sus integrantes se limitaron a trabajar de forma individual, lo que generó una notoria merma física (con gran cantidad de lesionados) y futbolística. Mientras que en San Carlos de Apoquindo, si bien los jugadores se negaron a una reducción salarial, la diferencia estuvo en que la dirigencia decidió no seguir el mismo camino de la concesionaria alba y mantuvo la mismas condiciones, con el fin de evitar un conflicto.

Por otra parte, hace varios años el directorio de ByN se ha caracterizado por tener dos bloques que constantemente se atacan, generando muchísima división, a diferencia de Cruzados, donde las relaciones de la mesa se desarrollan en armonía y siguiendo hace un buen tiempo con un proyecto común, que hoy tiene a los de la precordillera con amplias chances de alcanzar el primer tricampeonato de su historia.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.