Leonardo Véliz

Leonardo Véliz

Ex futbolista y entrenador. Panelista habitual de El Deportivo.

El Deportivo

Mea culpa

Ataque al bus de Boca

Los lamentables sucesos en el Monumental de Buenos Aires no deben llamar la atención por las bestiales acciones de ese grupúsculo de inadaptados que orinaron la fiesta del clásico, sino por la complicidad de gran parte de una sociedad que baila al son de Cambalache.

A falta de trofeos, heredamos lo peor de los argentinos. A la sombra de sus figuras, les imitamos en todo con avenimiento y simpatía. Desde que Grondona y Bilardo agregaron a su rezo diario la palabra trampa, y se vanaglorió la fulera mano de Dios de Maradona, una farsa sin límites. ¿Qué más se podía esperar?

Ellos han sido nuestros maestros. Como alumnos quisimos iluminarnos como el Obelisco. Descubrimos en sus manuales, la finta, pero más la zancadilla, el subterfugio, la simulación, el diccionario belicoso. Adulteramos pasaportes, nos vestimos de truhanes y ventajistas, de cortes de ceja, de saludarnos de beso, de hablar en lunfardo y de morder medallas sin mérito alguno. Entonamos cantos agresivos y enarbolamos trapos beligerantes.

Ellos viven el fútbol con pasión, aceptando la espontánea descomposición. Pero no esa pasión reflexiva del Negro Fontanarrosa, que comparaba el balompié casi barroco con el arte de la música, pintura, escultura, danza y teatro. Ni menos a la de Bielsa, un humanista de excepción.

Acá no hemos sido capaces de prender una vela y sí de bendecir la oscuridad. Y en esa penumbra hemos vagado para aceptar sin asco, el actuar de los ladrones del juego, en oficinas, tablón y redes sociales.

La FIFA exige Juego Limpio y Respeto en los estadios. No son creíbles, menos la Conmebol.

Muchos son los responsables. Dirigentes timoratos, entrenadores sin ética y jugadores demagogos que incitan para encender las piras y crear un infierno digno de Dante.

¿Y qué sucede con los niños que aman este deporte? ¿Qué sucede con ellos, cuando de la mano de sus astros, salen al campo con un corazón vibrante? Ese mismo crack, suelta esa mano trémula e inocente, para desde el minuto uno, aplicar deslealtades y así contentar a los rabiosos del éxito.

Todo es una hipocresía. Todo es una farsa.

Seguir leyendo