Neymar y Vinícius desmoronan a Chile en tres minutos: el uno a uno de Brasil

Los jugadores de Brasil festejan uno de sus goles ante Chile. FOTO: @CBF_Futebol / Twitter.

Los jugadores de Brasil festejan uno de sus goles ante Chile. FOTO: @CBF_Futebol / Twitter.

Los delanteros de la Verdeamarela golpearon la ilusión chilena de llegar a Qatar al filo del término del primer tiempo, con goles en momentos clave. La escuadra de Tite se hizo un festín con la Roja, imponiendo el ritmo de principio a cierre, como ha sido costumbre en las Eliminatorias.



Alisson: sólido en lo suyo. En las pocas que se le exigió, respondió de gran forma. Aportó con su liderazgo.

Danilo: sufrió a rato por las bandas, pero nunca perdió el foco. Se paró bien para frenar los intentos chilenos e hizo, en términos generales, un correcto partido del lateral.

Marquinhos: una muralla en la zaga brasileña. Siempre atento y bien parado en los ataques nacionales.

T. Silva: un guía en el fondo. Empujó a su escuadra, con un alto desempeño, como suele ser. Tuvo, incluso, un cabezazo que pudo terminar en gol.

G. Arana: sufrió por su banda, pero se afirmó. Defendió e hizo daño, probando incluso de distancia a Bravo. Luego salió lesionado.

Fred: un patrón. Controló cada pelota que pasó por la Verdeamarela, siendo un apoyo constante para sus compañeros. De los puntos altos.

L. Paquetá: el más bajo. Pese a sus esfuerzos, no logró gravitar. Tuvo un gol, pero Baeza se lo sacó de la línea. Luego se fue reemplazado.

Casemiro: le da un porcentaje de seguridad importante a los suyos. Como suele hacer, se adueñó del mediocampo, mostrando toda su categoría tanto en las recuperaciones como en las salidas. Uno que siempre cumple.

Antony: de lo más peligroso de su equipo. Exigió de entrada a Bravo con un remate y se fabricó el penal que significó el 3-0 que anotó Coutinho. Figura.

Neymar: el autor de la jugada que cambió el rumbo. Desequilibró y recibió la falta de Isla que le dio a Brasil la chance de abrir el marcador con un penal que él mismo ejecutó.

V. Júnior: no defraudó. Pese a no ser de lo más destacado en la ofensiva del equipo de Tite, desmoronó por completo las ilusiones chilenas, marcando el 2-0.

Richarlison: ingresó en el complemento para finalizar la goleada.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.