Reinaldo Rueda pone en duda su futuro en la Roja: "Yo vengo a trabajar en fútbol y si no hay fútbol me tengo que ir"

Reinaldo Rueda, conferencia 13 de noviembre

Foto: Photosport.

El técnico colombiano muestra su preocupación y su decepción tras la suspensión del partido frente a Perú y del viaje de la Sub 23 a España.




Reinaldo Rueda se ve afectado. Lo complica la situación social que vive el país y los contratiempos que le está generando a su trabajo. La Selección ya no jugará ante Bolivia ni Perú, los amistosos que tenía previsto para la última fecha FIFA previa a las Eliminatorias. Los futbolistas decidieron no viajar a Lima. Antes, se había cancelado el viaje de la Sub 23, que debe afrontar el Preolímpico, a España. El técnico colombiano concibe que todo eso afecta su trabajo.

"Antes que todo creo que todos hemos vivido estos 26 días de conflicto. Lo de hoy es secundario a lo que se está viviendo en el país, gente que ha perdido sus hijos, hermanos. No sé, 25 muertos y 200 heridos creo que es lo más importante y lo que nos debe preocupar a todos. A veces somos muy superficiales", parte diciendo.

Luego intenta explicar el escenario que terminó con los integrantes de la Selección declinando viajar a Lima. "Llegaron los jugadores con gran disposición, se reunieron y se tomó la decisión de no viajar a Perú, considerando que es la mejor muestra de solidaridad. Es algo muy respetable. Como extranjero estoy en una posición neutral frente a lo que está pasando. Solo lamentar todo, porque estamos perdiendo todos, porque es muy triste lo que está pasando. Están pasando muchas cosas por la cabeza", dice. Y luego se refiere en específico al fallido viaje de la Sub 23 a Europa. "Privar a dos partidos de nuestros jóvenes en España es triste. Que nos negáramos a integrar la selección sub 23 es para pensar y reflexionar en el futuro inmediato de Chile", enfatiza.

Más tarde complementó: "Yo creo que está muy clara mi posición: soy extranjero, no tomo posición y la posición de parte del grupo está tomada. ¿Está claro? Indudablemente (me sorprendo). Ayer el deseo era jugar. Hablé con algunos de ellos antes de venirse. Llegan ayer, tienen contacto con su entorno y hoy toman otra decisión".

El caleño vuelca su desazón. "Seguro que da tristeza y se calienta uno, porque si algo lo motivó a venir era el desarrollo, la cultura futbolística. Vivir este momento y afrontarlo. De aquí a marzo no se sabe lo que puede pasar. Yo les decía a los jugadores, yo llego y sacrifico y no convoco a ninguno de la liga nacional para que la liga nacional se ponga al día. Y la liga no juega y la liga no juega. Entonces, no están para la Selección ni para esos clubes. Estamos perdiendo todos". En en ese momento cuando, incluso, deja entrever su deseo de partir.  "Como esto continúe así... Yo vengo a trabajar en fútbol y no hay fútbol me tengo que ir. Es algo atípico, no es normal. Cuando se va a normalizar, es la gran pregunta", detalla.

Lo que sí evita es ponerse plazos para una eventual decisión definitiva. "No. Si hasta ahora no he pensado de fechas. El viernes pasado de verdad que me calenté mucho y me entristecí mucho. Esos jugadores son los que van a llegar con 25 o 26 años. Si esos jugadores no los maduramos... Si vine acá con un compromiso serio, de lograr una meta de clasificar al Mundial de Qatar. Soñé con eso y quiero conseguirlo", asevera.

Luego profundiza: "Ya lo acabo de decir. Al buen entendedor, pocas palabras bastan. Si el talento humano, los buenos jugadores no están disponibles por alguna razón, el espíritu se pierde ¿por qué no va la sub 23 a España? ¿Un jugador o dos por equipo va a parar una liga nacional? Muy pobre, caótico, deprimente".

El entrenador lamenta la pérdida de ocasiones sucesivas para desarrollar su trabajo. "En octubre, mientras todos jugaban en fecha FIFA, nosotros decidimos no jugar. Entonces, perdimos octubre y noviembre. Claro, nadie contaba con lo que iba pasar. Las demandas sociales se van a ver en seis meses. Ahora es cuestión de tener equilibrio, tener control".

También reclama más colaboración de los clubes. "Está clara la situación. Nosotros trabajamos para los clubes ¿Qué hace la selección? Mostrar los talentos, los mejores hombres de cada club. Somos la mano de obra blanca. No podemos entrar en la confrontación, porque no existe. Tenemos que complementarnos. Vamos a mostrar sus mejores hombres. No somos competencia de los clubes nunca. Ni lo necesitamos", sostiene.

Lo inquieta de sobremanera la imposibilidad de retomar el Campeonato Nacional. "Todos hemos sido optimistas. Llevamos 25 días siendo optimistas. El viernes, cuando hubo la gran marcha, cuando todo el pueblo chileno mostró su deseo de paz, dijimos "todo está diferente" y ustedes ven que esto no para. Es cuestión de pensarlo bien, de controlar el defecto que tenemos los latinos, que prenden con agua. Lo mejor es evaluar. Cada ocho días la ANFP dice 'vamos a arrancar la liga'... Si la liga hubiese arrancado el fin de semana pasado, estaríamos en un contexto diferente. No me puedo colocar en un contexto de pasado mañana si no he vivido el hoy. Lo de hoy, por ejemplo, es algo sorpresivo, como que nadie esperaba lo que está pasando".

"Hace quince días, creíamos que sí se podía jugar. Cada fin de semana se tiene esa ilusión. al menos yo como seleccionador he compensado con México y Europa. Es impredecible. Si hay algo, mejores deseos, es impredecible. Cada fin de semana se está discutiendo con todos los actores. Cada uno argumenta su posición, de seguridad, de que el fútbol es un alivio o un distractor. O que somos solidarios o no lo somos. Cada bando lo va a interpretar de acuerdo al lugar en que esté", complementa.

Comenta