Va por una de sus últimas hazañas: la Generación Dorada visita el Maracaná con la ilusión de seguir con vida en la lucha por Qatar 2022

En la primera rueda de las Clasificatorias, Chile perdió 1-0 con Brasil. FOTO: AGENCIAUNO

En la primera rueda de las Clasificatorias, Chile perdió 1-0 con Brasil. FOTO: AGENCIAUNO

Un partido trascendental. A las 20.30 horas, la selección chilena enfrenta al Brasil de Tite, puntero invicto de las Clasificatorias, para seguir aferrado al sueño de clasificar a la Copa del Mundo. Aunque los antecedentes juegan en contra y Ben Brereton no está con la delegación, la esperanza de un buen resultado alimenta a los Viejos Rockeros del equipo de Lasarte.



Una popular publicidad dice: “1% de posibilidades, 99% de fe”. En momentos como éstos, con la situación que tiene la selección chilena en el cierre de las Clasificatorias, una frase así se hace carne. Las Eliminatorias Sudamericanas son las más difíciles de todas. Y La Roja se juega gran parte de su opción de llegar al Mundial de Qatar en Brasil, ante el combinado más poderoso de Sudamérica, el líder invicto del proceso clasificatorio, y en el Maracaná, un templo del fútbol. Desde la vereda realista, rescatar un punto sería positivo para llegar al último partido mano a mano con Uruguay. Si se dan los tres, extraordinario. Una noche para hacer historia, para que los bastiones de la Generación Dorada sumen otro hito a su eterno romance con el Equipo de Todos.

Por más optimismo que se pretenda irradiar en la visita a Río, lo concreto es que la Selección de Martín Lasarte tiene un obstáculo extremadamente empinado. Quizás el menos favorable a dos jornadas del final y a tres puntos de la zona de clasificación. Desde lo netamente estadístico, visitar al Scratch es históricamente duro para el combinado nacional. Chile es, junto a Ecuador, el único elenco que perdió en todas sus visitas a Brasil en las Eliminatorias. De hecho, la Verdeamarela nunca cayó jugando en casa por las Clasificatorias.

En el proceso rumbo a Qatar, el seleccionado de Tite ganó sus siete encuentros (100% de rendimiento), con 19 goles a favor y solo uno en contra. En la otra vereda, Chile ganó dos de sus ocho encuentros como forastero: 1-0 a Paraguay y 3-2 a Bolivia. Ambos combinados, en la parte baja de la tabla.

Mientras más complejo aparezca el panorama, más se apela al sentido competitivo de un grupo de jugadores que tiene en sus narices la oportunidad de llegar a su última Copa del Mundo, tras la desazón que significó no llegar a Rusia 2018. La Generación Dorada, esa de las dos Copas América, esa de los dos Mundiales consecutivos, esa que se acostumbró a convivir en la élite por más de una década.

Infografía del partido entre Brasil y Chile.
Infografía del partido entre Brasil y Chile.

“La memoria es frágil, más en los tiempos que hoy vivimos, pero sobre todo por mis compañeros y los más jóvenes, es importante recordar que somos una generación campeona, que le hemos doblado la mano al destino más de una vez y eso es lo que queremos transmitir”. Ese mensaje es de Gary Medel, al embarcarse rumbo a Río de Janeiro, con una foto junto a sus compañeros.

“No podemos hacer un partido timorato. Tenemos una necesidad... De inicio, tenemos que hacer un partido de igual a igual, dentro de las posibilidades”, dijo ‘Machete’ Lasarte en la conferencia del martes. Eso sí, el DT trabajó con un planteo cauteloso (5-3-2), para cerrarle los caminos a los pupilos de Tite. Pese a todo lo que pujó por contar con Ben Brereton, en definitiva, el goleador del Blackburn no viajó a Brasil, reservándolo para el martes, ante Uruguay. Tampoco estarán Guillermo Maripán y Erick Pulgar. Los encargados de los goles serán Alexis Sánchez y Eduardo Vargas.

Brasil y Argentina ya están en Qatar. Ecuador, a un paso. Por lo tanto, cuatro selecciones (Uruguay, Perú, Chile y Colombia) aspiran a un cupo y medio. En una fecha con partidos en simultáneo, hay que tener un ojo en el resto de la fecha. Con particular atención, el choque entre charrúas e incaicos en Montevideo, el que también puede determinar la suerte de La Roja.

La victoria en La Paz le dio una vida más a la Selección. La esperanza, por muy remota que sea, es lo último que se pierde. El objetivo es sobrevivir en el Maracaná para definir todo ante la Celeste, en San Carlos de Apoquindo. Difícil, muy difícil, pero no imposible.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.