Bailando por un Sueño: productora del desaparecido estelar recibe multa de 300 UTM por no cumplir normas sanitarias

El programa Bailando por un Sueño.

A dos meses que la Seremi de Salud Metropolitana iniciara un sumario al programa emitido por Canal 13, la autoridad sancionó a la Productora Lateral, coproductores del proyecto, pues "en general no se cumplieron los protocolos Covid-19, que buscan prevenir la propagación de la enfermedad entre sus trabajadores", indicaron desde la Seremi. La productora, en tanto, apelará a dicha sanción.




Dos meses después que la Seremi de Salud Metropolitana iniciara un sumario sanitario por el programa Bailando por un Sueño, de Canal 13, la autoridad resolvió sancionar a la Productora Lateral, coproductores del proyecto, con una multa de 300 UTM -alrededor de 15 millones de pesos-.

La seremi de Salud Metropolitana, Paula Labra, explica que “respecto al sumario sanitario impartido a Contenidos y Producciones S.P.A., la Seremi de Salud RM, informa que éste se cursó debido a que en en general no se cumplieron los protocolos Covid-19, que buscan prevenir la propagación de la enfermedad entre sus trabajadores, entre ellos, la utilización de elementos de protección personal”.

En el proceso, se estimó que la directa responsable del proyecto era la productora Lateral, donde son socios el productor Eduardo Cabezas, David Belmar -ex director ejecutivo de Canal 13-, y el animador Martín Cárcamo, por lo que la multa recae solo en dicha empresa.

Consultado por el tema, Eduardo Cabezas comentó a La Tercera que “están nuestros abogados en eso, ya que los antecedentes entregados por la productora es que cumplimos con todas las medidas sanitarias que nos fueron solicitadas”. Respecto a una posible apelación a esta resolución, Cabezas confirmó que se realizará. “Existe la opción de apelar y el equipo jurídico de la productora está en eso”, dijo.

La Seremi Metropolitana visitó Canal 13 a fines de mayo luego de recibir una serie de denuncias generadas a partir del reestreno el 25 de mayo del programa Bailando por un Sueño, tras un receso por la pandemia. En redes sociales, por ejemplo, se criticó la ausencia de mascarillas en quienes salían en pantalla, y dar una sensación de normalidad en los días más difíciles de la emergencia sanitaria. Distintos especialistas consultados por La Tercera también apuntaron a que la vuelta del estelar no resultaba “un buen ejemplo”.

La visita de la Seremi detectó ciertas falencias en cuanto a las medidas sanitarias, y determinó el inicio de un sumario, cuyo resultado se conoció hoy.

La ex red católica, por su lado, aseguró que siempre se tomaron todos los resguardos para proteger a los concursantes y todo el equipo. No obstante, en el transcurso de este retorno, reportaron un caso de coronavirus, que obligó a suspender sus grabaciones. “Como Canal 13 creemos firmemente que en esta época de pandemia, nuestro público requiere además de información, contenidos que entretengan y acompañen de manera sana en esta cuarentena, rol que cumple el programa Bailando por un sueño”, expresó por esos días el director del canal, Max Luksic, a través de un comunicado.

Finalmente, a mediados de junio, Canal 13 anunció la suspensión de la temporada de dicho estelar.

A partir de este caso y de algunos reclamos paralelos, la Seremi también visitó a Mega, donde se inició igualmente un sumario sanitario. Dicha investigación terminó con una sanción para el programa Dale Play, también por 300 UTM.

Posterior a eso el canal resolvió suspender las grabaciones de dicho estelar hasta nuevo aviso -el programa, no obstante, sigue emitiendo sus capítulos ya grabados los jueves en horario prime-. Desde la señal aseguran que se está a la espera de que las condiciones sanitarias permitan retomar sus grabaciones, ya que actualmente, por normativa, debería hacerse con todos los participantes usando mascarillas.

La postergación de estas grabaciones se dio justo en los días donde el animador del estelar, José Miguel Viñuela, enfrentaba la polémica vivida en el matinal Mucho Gusto, donde cortó el pelo a un camarógrafo, causando una masiva condena del público. El hecho terminó con el animador suspendido indefinidamente del matinal, arrastrando además una demanda civil del propio afectado, el camarógrafo José Miranda.

Comenta