Carmen Frei: “Con un discurso ofensivo y odioso, Jadue está tratando de llevarnos al camino de los buenos y los malos”

La presidenta de la DC, Carmen Frei.

La presidenta de la DC asegura que junto a los partidos de Unidad Constituyente presentarán al país una propuesta “transformadora y responsable” que reencantará a los chilenos en las próximas elecciones presidenciales. “No llegaremos a ese escenario hipotético de Lavín vs. Jadue”.




Carmen Frei Ruiz-Tagle se ve contenta en la conexión por Zoom realizada el viernes en la tarde desde su casa en Huechuraba. La presidenta de la Democracia Cristiana cuenta que está muy comprometida y motivada al mando del partido, cargo que asumió inesperadamente a principios de mayo tras la renuncia de Fuad Chahin, a raíz de los malos resultados electorales obtenidos en la elección de constituyentes.

Junto a un retrato -en blanco y negro- de su padre, el fallecido Presidente Eduardo Frei Montalva, la exsenadora cuenta que el reciente triunfo de Claudio Orrego en la Región Metropolitana y de otras gobernaciones a lo largo del país es el “impulso” que necesitaba la DC y una “inyección de optimismo” al resto de los partidos que integran Unidad Constituyente (PS, PPD, PR, PRO y Ciudadanos), con quienes se encuentra en una compleja negociación para elaborar un programa, una lista parlamentaria y una candidatura presidencial común.

“El triunfo de Claudio fue fundamental para nosotros, vital diría yo. Y fue muy importante para el país, porque se optó por una candidatura con propuestas concretas y serias que promueven un crecimiento parejo para esta región. También nos emocionó y nos compromete el triunfo de la primera gobernadora del país, Cristina Bravo, en el Maule; de un joven muy activo y muy dedicado a la actividad política en Arica, Jorge Díaz; de Patricio Vallespín en Los Lagos, quien es una persona que siempre ha trabajado por buscar acuerdos. Le agrego al resto de los gobernadores de la Unidad Constituyente, entre ellos, Rodrigo Díaz, en el Biobío. El respaldo que nos dio la ciudadanía el domingo nos renovó la confianza, que tanto teníamos que cuidar y que habíamos perdido. Varios apostaban a que nosotros desapareceríamos, que éramos irrelevantes, muchos pronosticaron el fin de la Democracia Cristiana y hoy somos el partido con más alcaldes en el país, liderando territorios muy importantes, lo que representa un compromiso enorme. Ahora tenemos que honrar esa confianza y trabajar para que sigan creyendo en nosotros”.

Por lo mismo, Frei agrega que esta semana fue bien intensa. Recibió cientos de llamados. “He conversado con muchas personas, dirigentes de todos los partidos de la Unidad Constituyente, dirigentes sociales, muchos dirigentes regionales, muchas persona que quieren cambios y están dispuestas a trabajar. Esta semana sentí una tremenda disposición para trabajar por la unidad y estoy convencida que dentro de la centroizquierda vamos a construir una alternativa de gobierno para ofrecer al país en las próximas elecciones presidenciales. Un proyecto realmente transformador, responsable y, sobre todo, entendiendo bien qué es lo que el país quiere hoy.

Por ahora no se ve cercano un acuerdo al interior de Unidad Constituyente...

Tenemos que ser muy capaces y muy responsables por el bien de nuestro país y no por nuestras ideas o intereses. Podemos pensar distinto, pero el bien común nos obliga hoy y nos enseña que tenemos que saber ponernos de acuerdo en las cosas más importantes, porque la gente en nuestro país está sufriendo y no quiere más divisiones.

Usted se reunió esta semana con Álvaro Elizalde (PS) y Heraldo Muñoz (PPD)...

(Frei interrumpe) Y con Carlos Maldonado (PR), con Ignacia Gómez (Ciudadanos) tengo una reunión pendiente con Camilo Lagos del PRO, y con muchos parlamentarios y dirigentes de todos los sectores con los que trabajamos mucho en el pasado y queremos seguir trabajando...

¿Cuál es su ruta para recomponer las relaciones tras el bullado fracaso de las primarias?

Primero, conversar. Volver a decirnos con franqueza lo que a nuestro juicio nos parece mal de cada uno, porque si estamos en una Unidad Constituyente es para que seamos leales los unos con los otros y no perdamos la brújula de nuestra principal misión que es servir a la gente y no servirnos a nosotros. Estamos viviendo un momento de tanta inseguridad para la gente y de tanto dolor que la ciudadanía justamente quiere ver seguridad, quiere ver personas que estén pensando en ellos y no en nosotros. Eso lo hemos conversado con mucha franqueza y mucha tranquilidad y creo que ese diálogo respetuoso, pero solidario, nos va a permitir seguir caminando.

¿Es partidaria de oficializar pronto la candidatura presidencial de Yasna Provoste, como hoy le piden sus aliados?

En estas dos últimas semanas en que parece todo precipitarse, yo creo que tenemos que tener la suficiente tranquilidad para que la decisión que tomemos sea entre todos y antes de poner el nombre (del candidato presidencial), tengamos un programa común. La presidenta del Senado, Yasna Provoste, se ha ganado la confianza y la esperanza de la gente, justamente por eso, porque ella ha trabajado con todos los senadores y senadoras de la oposición y han logrado materializar una agenda difícil pensada en la urgencia que tienen la gente. Ella ha conducido con gran altura esta tarea colectiva y ha demostrado que podemos trabajar entre todos y eso y yo lo valoro mucho en ella. Lo demás con tranquilidad, esperemos los tiempos que corresponda.

¿Pero está de acuerdo en realizar primarias convencionales para definir la candidatura de la Unidad Constituyente, como pide el PS y su candidata Paula Narváez?

Como le decía, mantengamos la tranquilidad. Cada cosa llegará a su tiempo. Primero teníamos que limar asperezas tras lo ocurrido, luego ponernos de acuerdo y, sobre todo, como le decía, más que el nombre, primero hay que acordar un proyecto común.

Me queda clara su postura, pero no queda mucho tiempo para seguir conversando. Unas primarias ciudadanas no se organizan de un día para otro y la inscripción de las candidaturas presidenciales y parlamentarias tiene fecha límite el 23 de agosto.

Estamos en todo eso, pensando en todo eso, pero con tranquilidad y escuchando, escuchando, escuchando... y no voy a hablar por los medios de las conversaciones y a los acuerdos a los que estamos llegando.

¿Fue muy difícil para usted tener que comunicar a Ximena Rincón el veto que el PS y el PPD estaba haciendo a su candidatura presidencial, tal como la senadora lo comentó?

Usted entiende que un presidente de partido tiene que estar en lo fácil y en lo difícil, sino qué sentido tendría tener esta responsabilidad. Fue difícil, pero es un momento que ya pasó y hoy día estamos en lo que me parece importante, que es construir esta alternativa.

Rincón señaló que la DC había perdido “su dignidad” al aceptar el veto a su candidata elegida democráticamente. ¿Qué opina de esa frase tan dura?

No quiero calificar frases de Ximena, a quien estimo mucho. Ella es un liderazgo muy importante en la DC y seguirá sirviendo al país con esa entrega que tiene. Fue un momento difícil, a nadie le gusta ni puede gustarle lo que sucedió esas semanas muy difíciles y muy críticas, pero hoy día estamos en otra etapa. En este momento complejo, no solo para mi partido, sino que para todo el país -que enfrenta una pandemia y una crisis social y económica- solo con unidad seremos capaces de ofrecer a Chile un proyecto transformador que estoy seguro que va a triunfar.

“Soy la presidenta de la DC, ni interina ni reemplazante”

Pese a que se habían agendado elecciones internas para el 25 de julio, esta semana el tribunal supremo del partido confirmó a Carmen Frei como presidenta hasta el 2022. “Ahora soy la presidenta de la DC, ni interina ni reemplazante, y vamos a hacer las cosas como yo creo que deben hacerse”, afirma con firmeza. “Quiero abrir las sedes que tenemos en todo el país a la gente, abrir la sede (central) en Alameda. No sé si podamos pintar la fachada del edificio, pero sí invitar a pasar esos muros grises, porque adentro hay mucha mística, entusiasmo, alegría y corazón”.

¿Se siente contenta de estar liderando un partido, de estar vigente en un momento de su vida en que muchos han optado por el retiro, el segundo plano y, por qué no decirlo, por un merecido descanso?

A las mujeres no nos gusta decir la edad, pero en fin, la aceptamos (Carmen Frei cumple el martes 83 años). Siento el respeto de mis pares por una trayectoria política de muchos años, especialmente cuando trabajé con mujeres notables en Mujeres por la Paz (Movimiento Feminista durante el régimen militar que estuvo activo entre 1973 y 1989), donde no nos preguntábamos de qué partido éramos, o de dónde veníamos. Los que nos movilizaba era un objetivo común: el fin de la dictadura. Con muchas mujeres salimos a la calle con el rostro descubierto, cuando existía una dictadura que reprimía, encarcelaba, ejecutada y hacía desaparecer a los que pensábamos distinto. Ahí aprendí que no hay edad para luchar por lo que me motiva. Y mi motivación hoy es que desde la centroizquierda seamos capaces de ofrecer un proyecto de país concreto que corrija y supere al actual gobierno que, a mi juicio, ha sido desastroso. Y si hoy estoy vigente es también porque aprendí desde muy joven que el discurso descalificador, ofensivo y con odiosidad, como el de algunos hoy, no nos lleva a ninguna parte y produce mucho dolor en la gente. Los chilenos no quieren volver a revivir esas visiones -blanco y negro- del pasado.

¿A quién se refiere? ¿A qué discurso descalificador y lleno de odiosidad?

Me refiero al discurso de la extrema izquierda, especialmente al del candidato Daniel Jadue, que con palabras que, a mi juicio, son ofensivas y odiosas, está tratando de llevarnos al camino de los buenos y los malos. Mi sueño de país no tiene nada que ver con ese estilo de descalificaciones y tampoco con mi carnet (edad)... Me dolió que en la reciente campaña (segunda vuelta de gobernadores) se nos tratara de vincular como participante o que propiciamos el golpe militar, porque la DC siempre ha rechazado todas las dictaduras sean de donde sean y siempre hemos rechazado la violencia. Esa y muchas otras descalificaciones a la DC que hubo en las redes sociales con la intención de perjudicar a Orrego, eran mentiras.

¿Cómo se explica que Jadue tenga hoy un alto respaldo ciudadano y lidere las encuestas presidenciales?

Él representa una línea muy extrema y hay gente que muchas veces no conoce la historia o no recuerda lo que pasó o se queda con simples eslóganes. A nuestro país le ha faltado mucho una enseñanza cívica de lo que sucedió...

¿En un escenario hipotético que compitieran en segunda vuelta Lavín y Jadue, por quién votaría?

No vamos a llegar a ese escenario hipotético en que los chilenos estén en esa disyuntiva de votar por dos extremos que no le acomodan al país. Las elecciones del domingo pasado nos demostraron otra cosa. Acabamos de ganar 11 gobernaciones y el proyecto de la derecha ha quedado muy desacreditado más que nada, creo, por el fracaso del gobierno. Al otro lado, creo que al candidato de la izquierda (Jadue) le va a pasar la cuenta el haber intentado polarizar al país. Creo que esa fue una muy mala estrategia de ellos y por eso es que tengo mucha confianza en lo que viene. Nuestro país quiere un proyecto unitario y no me canso de repetirlo.

Finalmente, no puedo dejar de preguntarle ¿cómo vive el doloroso quiebre entre sus hermanos Eduardo y Francisco?

(Respira hondo y responde) Hoy hablo como presidenta de la Democracia Cristiana.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.