Alza de combustibles y levantamiento indígena: la dinamita que acorrala a Lenín Moreno en Ecuador

TOPSHOTS

FOTO: AFP

Medidas como la anunciada por el Presidente ecuatoriano han provocado salidas de jefes de Estado en A. Latina y masivas manifestaciones en países como México, Venezuela y Bolivia. Los indígenas ecuatorianos alistan una marcha clave para mañana miércoles en Quito.




Le pasó al Presidente Jamil Mahuad (1998-2000) en el año 2000, cuando cientos de miles de indígenas -apoyados por un grupo de oficiales de las FFAA- derribaron su gobierno, cuestionado por su política económica. También a Gustavo Noboa (2000-2003), el sucesor de Mahuad, que fue puesto en jaque por este sector, que representa a más del 70% de la sociedad en Ecuador. También los indígenas y un grupo de militares de rangos medios fueron clave, aunque en el sentido contrario, para llevar al poder al ex coronel Lucio Gutiérrez (2003-2005), aunque luego contribuyeron para su caída. Posteriormente vino la breve gestión de Alfredo Palacio (2005-2007), que enfrentó una rebelión indígena por un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, mientras que las aguas se tranquilizaron durante la década en la que Rafael Correa (2007-2017) gobernó el país. Pero ahora, Ecuador ha vuelto a enfrentar un "levantamiento indígena", esta vez contra el Presidente Lenín Moreno y con los métodos tradicionales: bloqueo de carreteras en la sierra, masivas manifestaciones en Quito e intento de tomas de varias instituciones, includo el Congreso.

La rebelión indígena contra Lenín Moreno tiene su origen en el retiro del subsidio estatal a los combustibles, medida que tiene como fin ordenar las finanzas del país y ahorrar hasta US$ 1.400 millones. La situación es tan crítica, que el gobierno debió trasladar la sede del Ejecutivo a Guayaquil, suspender las clases y decretar estado de excepción por 60 días. Pero los indígenas, que mañana miércoles esperan concretar una gran marcha en pleno centro de Quito, han advertido que no dejarán la calle hasta que Moreno sepulte la medida. El gobierno ha denunciado una excesiva violencia y un "intento de golpe" de Correa con la complicidad de Nicolás Maduro. "El sátrapa de Maduro ha activado junto con Correa su plan de desestabilización", denunció Moreno, que durante la gestión correísta ejerció como Vicepresidente, pero una vez en el Palacio de Carondelet, se enemistaron.

[caption id="attachment_852260" align="alignnone" width="600"]

FOTO: REUTERS[/caption]

A su vez, los indígenas han dicho que se deslindan de "la plataforma golpista del correísmo" y que su lucha "es por la salida del FMI del Ecuador". Al mismo tiempo, desde Béligca, Correa dijo a la agencia Reuters: "Son tan mentirosos que se contradicen ellos mismos. Dicen que soy tan poderoso que desde Bruselas con un iPhone podría dirigir manifestaciones (...) están mintiendo". La explosiva mezcla del alza de los combustibles y la rebelión indígena tiene por ahora acorralado a Lenín Moreno, que ha dicho que no cederá. Según la agencia France Presse, "ni el estado de excepción decretado el jueves pasado ni la presencia de los militares en las calles han sido sufucientes para sofocar el estallido social que desencadenó el alza de los combustibles". Incluso las Fuerzas Armadas tuvieron que intervenir tras la toma de algunos pozos petroleros en la Amazonía.

[caption id="attachment_852266" align="alignnone" width="600"]

El Presidente ecuatoriano, Lenín Moreno se dirige acompañado por el vicepresidente, Otto Sonneholzner (i); y el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín (d), a la nación en un mensaje por cadena nacional en Guayaquil. FOTO: EFE[/caption]

El alza del precio de los combustibles funciona como dinamita en América Latina. Pasó en 1989 con el "Caracazo" en Venezuela, cuando el gobierno de Carlos Andrés Pérez anunció una serie de medidas económicas, entre éstas un alza del 100% en el precio de la gasolina; en 2005 en Bolivia, cuando Carlos Mesa debió renunciar tras la polémica Ley de Hidrocarburos y movilizaciones de indígenas y campesinos liderados por Evo Morales; en 2010 contra el propio mandatario boliviano por un alza del 83% del precio de los combustibles y en 2017 contra el gobierno del mexicano Enrique Peña Nieto luego de una abrupta subida en el precio de la gasolina.

[caption id="attachment_852270" align="alignnone" width="600"]

Protesta indígena en la zona de Otavalo. FOTO: AP[/caption]

Según la agencia The Associated Press, "los indígenas se han apostado en un parque del centro norte quiteño e impiden que cualquier persona que no sea de sus comunidades se aproxime a ese punto".

Comenta