Christopher Tolkien, el editor que expandió el universo de la Tierra Media

Christopher Tolkien.

El menor de los tres hijos de JRR Tolkien murió ayer, a los 95 años, en Provenza, Francia. Albacea literaria de su padre, tras casi 50 años de dedicación publicó 25 libros póstumos, entre ellos El Silmarillion, y logró acercarlo a las nuevas generaciones.




La trayectoria editorial de Christopher Tolkien comenzó a los 5 años. El menor de los tres hijos del escritor y profesor de Oxford le hacía ver las inconsistencias de los cuentos que el padre le contaba por las noches. Cuando esas historias se convirtieron en El Hobbit, Tolkien recompensó a Christopher con un penique por cada error que encontró en el manuscrito. Publicado en 1937, Tolkien diría por entonces que su principal crítico y colaborador era precisamente su hijo Christopher.

Nacido en 1924 y educado en Oxford, Christopher Tolkien ingresó a la Real Fuerza Aérea en 1943, durante la Segunda Guerra Mundial. Mientras cumplía su entrenamiento en Sudáfrica, recibía largas cartas manuscritas de su padre, donde le contaba de los progresos y dudas que tenía con El señor de los Anillos. Su hijo le respondía con comentarios y sugerencias que fueron recogidas en Las cartas de JRR Tolkien, publicadas en 1981.

"Por extraño que parezca, crecí en el mundo que él creó", dijo Christopher Tolkien al diario francés Le Monde en 2012. Tras la muerte de su padre, en 1973, el menor de los Tolkien se convirtió en albacea y editor de su obra, tarea que desempeñó por casi 50 años, hasta 2018. Gracias a su gestión, que rescató un enorme legado inédito de Tolkien, el universo de la Tierra Media se expandió y multiplicó su popularidad en el mundo.

Especialista en estudios medievales, Christopher Tolkien murió ayer, a los 95 años, en Provenza, Francia. "Millones de personas en todo el mundo estarán siempre agradecidos con él ... Hemos perdido un titán y lo extrañaremos muchísimo", expresó el presidente de la Sociedad Tolkien, Shaun Gunner.

"Christopher fue un curador devoto del trabajo de su padre y la popularidad eterna y continua del mundo que JRR Tolkien creó es un testimonio apropiado de las décadas que él dedicado a llevar la Tierra Media a generaciones de lectores", agregó Charlie Redmayne, director ejecutivo de HarperCollins, el sello que publica a Tolkien en el Reino Unido.

Con Christopher Tolkien desaparece, además, el último miembro de los Inkligs, el club de amigos y académicos de Oxford integrado por JRR Tolkien, C.S. Lewis, Charles Williams, Hugo Barfield y Hugo Dyson, quienes solían reunirse a conversar de literatura, filosofía y compartir sus lecturas. Ellos fueron la primera audiencia de El señor de los Anillos.

[caption id="attachment_977807" align="aligncenter" width="761"]

El Señor de los Anillos en su versión cinematográfica.[/caption]

El legado póstumo

La situación que encontró Christopher Tolkien tras la muerte de su padre pudo ser eventualmente desalentadora. Cajas y cajas de textos inéditos, material en muy distintos grados de avance, versiones, notas y fragmentos manuscritos que fueron guardados sin orden alguno. El albacea dejó una beca en Oxford para emprender la tarea de ordenar y editar ese material.

En 1977 dio a conocer El Silmarillion, la gran mitología concebida por Tolkien en torno a El señor de los anillos. Progresivamente fue recuperando poemas, cuentos, textos académicos y un gran acervo que se tradujo en 25 libros póstumos, entre ellos 12 volúmenes de Historia de la Tierra Media.

Desde luego, no todas las publicaciones revistieron el mismo interés ni exhibían un grado de calidad similar. Pero todos ellos hablan de la dedicación absoluta que Christopher Tolkien al legado de su padre. Era el mayor experto en Tolkien, sin discusión.

Tras volver de la Segunda Guerra Mundial, Christopher se unió al grupo de los Inkligs por invitación de su padre. Fue el miembro más joven, con 21 años, y fue el encargado de leer capítulos del El señor de los anillos, que no siempre cautivaban al grupo de académicos: "¡Oh, no, otro elfo!", exclamó alguna vez Hugo Dyson.

De este modo, Christopher Tolkien conoció mejor que ninguno la creación y la mitología que su padre elaboró en torno a hobbits, orcos, enanos y magos. Y en gran medida fue responsable de acercar ese universo a las nuevas generaciones, sobre todo a través de la trilogía cinematográfica de Peter Jackson, aun cuando no ocultó su decepción con los resultados.

"Destriparon el libro, haciendo una película de acción para jóvenes de 15 a 25 años", dijo. Y a través del Estado Tolkien, que presidía, se enfrentó a los estudios Warner por la comercialización de los personajes: "Tolkien se ha convertido en un monstruo, devorado por su propia popularidad y absorbido por lo absurdo de nuestro tiempo", dijo.

[caption id="attachment_977811" align="aligncenter" width="330"]

El Silmarillion, editado por Christopher Tolkien.[/caption]

Comenta