Como "La Vida es Bella": Un padre hace reír a su hija con los bombardeos en Siria

Abdullah al-Mohammad lucha para que su hija Salwa, de tres años, no se dé cuenta de la guerra que están viviendo. Ellos viven en la provincia de Idlib, ubicada al noroeste del país, donde se lleva a cabo una ofensiva del régimen de Assad.


En un video subido a las redes sociales se ve a Abdullah Al-Mohammad junto a su hija Salwa de tres años, que se ríe a carcajadas cada vez que escucha una explosión.  Abdullah cuenta que tuvo esta idea luego que ella superó su miedo a los fuegos artificiales que sus vecinos usaban para divertirse.

[caption id="attachment_1014565" align="alignnone" width="600"]

FOTO: AFP[/caption]

En la cinta de Roberto Beningni, el protagonista Guido Orefice, un judío italiano dueño de una librería inventa una historia a su hijo pequeño, Giosuè, para que no se dé cuenta de los horrores que ocurren en un campo de concentración nazi.

Al Mohammad y su hija están viviendo actualmente en la casa de un amigo en el pueblo de Sarmada en Idlib, luego que se vieran forzados a abandonar su casa en Saraqib debido al conflicto. "Había muchos bombardeos. Los niños estaban sufriendo de problemas psicológicos, tenían ataques de nervios por los bombardeos", dijo el padre al diario The Turkish Independent.

La provincia de Idlib, ubicada en el noroeste del país, es protagonista duna ofensiva del régimen de Assad, apoyado por Rusia. En conversación con La Tercera, Aron Lund, analista de The Century Foundation, explicó que la relevancia estratégica de Idlib radica en que es la última parte de Siria, aparte de las regiones kurdas del noroeste, que están en manos de la oposición. "Parte del noroeste está bajo control turco, pero en Idlib los rebeldes son más autónomos y posee la mayor parte de las fuerzas rebeldes islamistas", añade.

Según la ONU, unas 900.000 personas, la gran mayoría mujeres y niños, han huido desde inicios de diciembre por la ofensiva lanzada por el régimen de Assad y Moscú en la región y sus alrededores. Este éxodo en apenas poco más de dos meses no tiene precedentes desde el inicio de la guerra en Siria en 2011, que ha dejado más de 380.000 muertos y millones de desplazados.

[caption id="attachment_1014579" align="alignnone" width="600"]

FOTO: AFP[/caption]

Al Mohammad recuerda que debido al recrudecimiento de la situación en el pueblo donde vivían, buscó todo tipo de soluciones para hacer que los "bombardeos fueran una fuente de felicidad y no de miedo para la niña". "Le enseñé que no era algo para tener miedo sino que tenía que reírse. Ella piensa que la bomba son bombas de juguete", añadió.

"Los aviones de Assad y su Ejército no nos dejan en paz por un minuto, ellos bombardean todos los días", dijo al diario The Telegraph.

Comenta