Los consejos de Bravo ya se notan: Cortés, el nuevo atajapenales de Colo Colo

BRAYAN CORTÉS OK

Foto: Colo Colo

El meta del Cacique preparó especialmente los lanzamientos desde los 12 pasos de la Copa Chile. Contuvo tres de cinco que le patearon entre la UC y la U. Su comunicación con el meta del City es constante.




Luciano Aued, Edson Puch y Ángelo Henríquez. ¿Qué tienen en común estos jugadores? A todos les atajó un penal Brayan Cortés, en menos de una semana. Exactamente entre el sábado y ayer. En un lapso de apenas cuatro días, el iquiqueño fue la figura en ambos encuentros en los que Colo Colo bajó consecutivamente a la UC y la U, sus dos clásicos rivales, para quedarse con la Copa Chile 2019. Y espantó, de un plumazo, la presión que pudo haberle generado el arribo de Miguel Pinto al Monumental. Cortés, sin dudas, fue uno de los grandes ganadores del Cacique en estos dos partidos.

"Brayan ha demostrado que es un arquero de equipo grande con sus acciones", señaló, sin ir más lejos, su técnico Mario Salas. El meta de 24 años es uno de los grandes responsables de que el Cacique haya comenzado con el pie derecho su expedición 2020. Primero, conteniendo dos de los lanzamientos de la tanda desde los 12 pasos que definió a los albos como finalistas y luego ayer, también en Temuco, tras atajar a los 21 minutos un penal a Ángelo Henríquez, cuando el duelo aún iba 0-0. Y aunque el delantero de la U facilitó las cosas con un remate horrible, el mérito de Cortés fue saber aprovechar la falla y lanzarse para el lugar adecuado.

"La confianza está. Este año quiero demostrar mi mejor nivel y ayudar al equipo a conseguir todos los objetivos que nos planteamos", dijo ayer tras la consagración.

Y aunque fue la jugada que cambió el partido en favor de Colo Colo, Cortés optó por elegir otra atajada como favorita. "La que más me gusto fue la del segundo tiempo a Matías Rodríguez", dijo. Ahí las cosas ya iban 0-2 para los albos, aunque aún restaban varios minutos por disputar y ese achique veloz mantuvo a raya a los azules.

Como sea, el meta permanentemente recibe consejos de Claudio Bravo, otro ataja penales insigne. Siempre le ha ayudado, como el mismo nortino reconoció. "Hasta el día de hoy, me manda consejos por Instagram, no por WhatsApp. Después de cada partido por Colo Colo, me escribe. Me dice que me atreva a achicar: 'Antes de recibir el balón, mira hacia al otro lado adonde va a tirar, gana segundos'. Siempre me ha dado consejos muy buenos y siempre se lo he agradecido. Porque para mí, aparte de ser un referente, es una gran persona", contaba el iquiqueño en octubre pasado.

En la Roja, a Cortés lo proyectan como el guardameta del futuro. Y en el Monumental tiene el respaldo de Salas. "Esas son las acciones que hacen que Brayan sea un arquero de primer nivel", reseñó el DT.

Aun siendo la figura del título blanco desde que se reinició la Copa Chile (Cortés solo atajó en la semifinal y la final), el ex Deportes Iquique optó por la humildad y no olvidó que en "la mayoría de los partidos jugó Darío (Melo), por lo que todos pusieron su granito de arena". En efecto, el ex Palestino había sido el meta en las tres rondas previas.

El arco sur del Germán Becker parece sentarle bien a Cortés. Los tres penales los contuvo ahí. Casualidad o no, lo que no está en duda es que Cortés sí se prepara para los lanzamientos desde los 12 pasos, más cuando está la posibilidad de llegar a esa instancia.

De hecho, cercanos al plantel del Cacique cuentan que junto al preparador de arqueros Javier 'Mateo' Rodríguez y los otros porteros trabajan esta faceta. Así, previo a estos partidos estudiaron a cada uno de los rivales que les tocó enfrentar. Y que en el pasado también lo han hecho así.  Que siempre miran el historial pateando penales de todos los jugadores del rival de turno.

"Estoy súper emocionado por cómo terminamos el partido. Estoy contento por el sacrificio que realizaron mis compañeros durante toda esta copa. Da una buena sensación comenzar el 2020 de esta manera", cerró el guardameta en zona mixta, donde apenas regaló unos minutos a las luces y los flashes. Su cabeza, lejos de volverse loca, optó por volver a celebrar con los suyos un título en el que tuvo responsabilidad absoluta.

Comenta