Crisis demográfica en China: datos del censo de 2020 complican expectativas económicas del gigante asiático

Niños juegan afuera de un café en Beijing, este martes. Foto: AFP

Los resultados del censo mostraron que la población de China continental aumentó un 5,38% en 10 años, a 1.410 millones de habitantes, la menor alza desde 1953.




El pasado 27 de abril, el Financial Times, citando a personas familiarizadas con los datos, aseguró que China registraría una disminución de la población por primera vez en cinco décadas. “Las autoridades están preparando una respuesta a los datos del censo que deberían haberse publicado hace semanas”, denunció entonces el diario británico. Dos días después, la Oficina de Nacional de Estadísticas de China, en una declaración de una frase, informó que la población había crecido en 2020 y que el censo que se realiza cada 10 años arrojaría más detalles.

Finalmente, después de semanas de retraso, Beijing emitió hoy los datos del censo que muestran un aumento minúsculo de su población en 2020. La población china creció a su menor tasa en los últimos 10 años desde la década de 1950 ante la baja de los nacimientos, lo que generó dudas sobre la capacidad del gigante asiático para impulsar su economía mientras sucumbe a las mismas tendencias de envejecimiento que afligen a naciones desarrolladas como Japón.

Con el declive en los nacimientos desde la política de un solo hijo a fines de la década de 1970, los resultados de 2020 del censo mostraron que la población de China continental aumentó un 5,38% en 10 años (o sea 0,53% en promedio por año), a 1.410 millones de habitantes, la menor alza desde 1953, cuando comenzaron los censos modernos. Así, la población del país solo se incrementó en 72 millones desde el último censo, en 2010.

El número de niños nacidos en el país el año pasado cayó a 12 millones, dijo la Oficina Nacional de Estadísticas, por debajo de los 14,65 millones en 2019 y el número más bajo desde 1961, cuando el país estaba luchando tras una hambruna que mató a decenas de millones de personas, recordó la agencia Bloomberg. Fue el cuarto año consecutivo de disminución de nacimientos después de un aumento en 2016, el primer año después de que China puso fin a la política de un solo hijo de tres décadas, apuntó el diario The Wall Street Journal.

Foto: AFP

Ning Jizhe, jefe de la Oficina Nacional de Estadísticas, dijo que la tasa de fertilidad de China, el número promedio de bebés que una mujer tendrá a lo largo de su vida se redujo a 1,3 el año pasado, lo que reconoció como un nivel bajo. En comparación, EE.UU., también en una depresión de la natalidad, informó la semana pasada una tasa total de fecundidad de 1,64 el año pasado.

La pandemia de Covid-19 “ha aumentado la incertidumbre de la vida cotidiana y la preocupación ante el nacimiento de un hijo”, reconoció Ning. Pero la caída de la natalidad, según France Presse, se debe a muchas razones: disminución del número de bodas, el costo de la vivienda y de la educación, la fecundidad más tardía de las mujeres que dan prioridad a la carrera, entre otras.

El deterioro de la demografía aumentará la presión para que Beijing aumente los incentivos para que las parejas tengan más hijos, incentivos que hasta ahora compensan el impacto de las opciones profesionales y los desafíos del costo de vida que las parejas dicen los han disuadido de ampliar sus familias, agrega Reuters.

Según los resultados del censo, el año pasado el país contaba con más de 264 millones de personas de 60 años o más, cinco veces la población total de Colombia. Esta población representa ahora el 18,7% del total, es decir un aumento de 5,44 puntos porcentuales en comparación con 2010. Por el contrario, la población en edad de trabajar (15 a 59 años) solo representa el 63,35% del total, 6,79 puntos menos.

Hay otra cifra que refleja desequilibrios potenciales: la de la población “flotante” de migrantes internos. Estas personas de zonas rurales empleadas en ciudades con poca protección social ascendían el año pasado a casi 376 millones, casi un 70% más en 10 años. En cambio, el gobierno logró al parecer atenuar el desequilibrio entre sexos inducido por la preferencia tradicional por los niños y que, a veces, lleva a la eliminación de los fetos de sexo femenino. China registró el nacimiento de 111,3 niños por cada 100 niñas, una proporción en baja de 6,8 puntos con relación a 2010.

Foto: AFP

“A partir de la tendencia de desarrollo de la población en los últimos años, el crecimiento de la población continuará desacelerándose en el futuro”, afirmó Ning, tras la publicación de los resultados del censo. “La población de China alcanzará un techo en el futuro, pero el momento específico aún es incierto. Se estima que la población total de China se mantendrá en más de 1.400 millones en el futuro cercano”, indicó.

Peak antes de 2025

Así, un crecimiento más lento de la población significa que el gigante asiático podría alcanzar su punto máximo antes de 2025, según estimaciones de Bloomberg Economics. Los demógrafos generalmente predicen que China será superada por India como la nación más poblada del mundo en algún momento de la próxima década, aunque la economía de China seguirá siendo más grande a medida que sus trabajadores sean más productivos.

India debería contar en 2020 con 1.380 millones de habitantes, según estimaciones de la ONU. La población de India crece una media de 1% anual, de acuerdo con un informe publicado el año pasado por Nueva Delhi. Hasta ahora, China preveía que la curva de crecimiento de la población alcanzara una máxima en 2027, cuando India la superaría. La población china comenzaría entonces a disminuir hasta los 1.320 millones de habitantes en 2050.

“Creemos que los datos del censo de 2020 sugieren una trayectoria poblacional cercana a la variante de baja fecundidad proyectada por las Perspectivas de la Población Mundial de Naciones Unidas (2019). Ese escenario haría que la población de China comenzara a disminuir antes de 2025. La desaceleración más rápida de la población, en particular la de la edad laboral, exige una mayor urgencia en las iniciativas políticas que incluyen la promoción del nacimiento, el aplazamiento de la jubilación, la mejora de la movilidad laboral a través de reformas de Hukou, etc.”, dijo Eric Zhu, economista de China, citado por Bloomberg.

Según The Wall Street Journal, ahora Beijing ya no puede ignorar la sombra demográfica sobre el crecimiento a largo plazo. La escasez de pensiones en el Cinturón de Óxido del noreste del país ha obligado al gobierno central a pedir a las empresas estatales, así como a las provincias más ricas y jóvenes del sur, que ayuden con el fondo de pensiones.

Beijing ha anunciado que aumentará la edad de jubilación, una de las más bajas del mundo (60 años para los hombres y 50 para las mujeres), “de manera escalonada” para 2025, con el fin de frenar el declive de la edad laboral.

Ya ha habido una reacción en línea a las propuestas y un investigador del gobierno escribió en marzo que cualquier aumento se produciría gradualmente durante varios años en lugar de un cambio drástico único.

Foto: AFP

En otras partes de Asia oriental, las poblaciones ya han comenzado a reducirse. Corea del Sur, que tiene las tasas de natalidad más bajas del mundo, tuvo un 11% menos de nacimientos el año pasado y vio caer su población por primera vez. Lo mismo sucedió en Taiwán, donde la población se ha contraído varios años antes de lo que habían predicho los modelos oficiales.

Se prevé, además, que el envejecimiento de la población de China supondrá una importante merma para los ahorros del país. Y justo cuando China está recurriendo al consumo como motor de crecimiento, es probable que las personas mayores preocupadas por el pago de las pensiones, y con un solo hijo para ayudarles en su vejez, se muestren reacias a gastar, destaca The Wall Street Journal.

Al margen de la caída en la natalidad, el censo mostró que China agregó 230 millones de residentes urbanos en la última década, con el 63,9% de la población viviendo en ciudades el año pasado, frente al 49,7% en 2010. Eso coloca la proporción de residentes urbanos en China en niveles similares a los observados en el EE.UU. de 1950, lo que sugiere un gran potencial para una mayor puesta al día, apunta Bloomberg.

La población china también se está volviendo mucho más educada, una tendencia que ayuda al crecimiento de su economía. En 2020, el 15,5% de las personas tenía títulos de colegios o universidades profesionales, frente al 9% de la década anterior, según reveló el último censo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.