De Marilyn Manson a Dave Chappelle: los cinco polémicos nominados que tienen en jaque a los Grammy

Las candidaturas anunciadas ayer para la próxima edición de los premios incluyen a algunos de los más controversiales artistas del último tiempo. Entre ellos, tres comediantes apuntados por sus dichos transfóbicos y homofóbicos, a un rapero vetado de todos los festivales de esta temporada y a Marilyn Manson, acusado por más de una docena de mujeres por abusos sexuales. Un nuevo flanco de controversia para una premiación que ya cargaba con varios cuestionamientos. "No pondremos restricciones a ninguna persona que quiera enviar su material para ser evaluado", aseguró el CEO de la Academia de la Grabación.




No todo es glamour, expectativa y festejos vía Instagram en la previa a los próximos Grammy. Los premios musicales más importantes de la industria estadounidense se preparan para celebrar en enero de 2022 su edición número 64, aunque sin poder zafar de las polémicas y los cuestionamientos con los que -al igual que otras ceremonias estelares en la meca del entretenimiento- carga hace mucho tiempo.

Si en años recientes las controversias en torno a los galardones que entrega la Academia de la Grabación de EE.UU. se han centrado en la que muchos consideran una discriminación histórica hacia los músicos afroamericanos y latinos -lo que ha llevado a la organización a modificar criterios y categorías-, también en acusaciones de ninguneo a artistas mujeres -con bullados casos protagonizados por estrellas como Lorde, Adele y Ariana Grande-, sumadas a las revelaciones de la ex CEO de la Academia, Deborah Dugan, quien en 2020 dejó su puesto tras denunciar conflictos de interés entre los miembros de la organización, hoy al evento se le abre un nuevo flanco que lo tiene en el ojo del huracán: las recientes nominaciones a artistas que cargan con acusaciones de abuso sexual, acoso, transfobia y homofobia.

En total, y hasta que no se destape algún nuevo caso, son nada menos que cinco los candidatos al gramófono que destaparon las renovadas críticas contra la Academia, luego que ayer martes se anunciaran a los postulantes a todas las categorías de los premios, incluyendo a figuras como Billie Eilish, Justin Bieber, Kanye West y la chilena Mon Laferte.

louis-ck

Los candidatos cuestionados son todos hombres, aunque de diverso domicilio artístico y con distintas polémicas a cuestas: el músico Marilyn Manson, el rapero DaBaby y los comediantes Louis C.K., Kevin Hart y Dave Chappelle.

El que acapara mayores reacciones negativas en las redes durante las últimas 24 horas es Manson, el alguna vez ídolo del rock industrial, ícono cultural y líder de opinión en Estados Unidos, hoy caído en desgracia con una carrera musical a la baja y una serie de acusaciones en su contra por parte de más de una docena de mujeres por abusos sexuales y psicológicos, agresiones físicas y secuestro. La popular actriz Evan Rachel Wood, la también actriz Esmé Bianco (Game of Thrones) y la modelo Ashley Morgan Smithlines están entre las acusadoras, que incluso han dado a pie a demandas judiciales en el último año contra el autor de The beautiful people, cuyo verdadero nombre es Brian Warner.

Manson, que ha negado sistemáticamente las acusaciones tildándolas de “ataque orquestado” para “sacar provecho económico del movimiento MeToo”, apareció ayer entre los nominados al Grammy a Álbum del Año, aunque no por un disco firmado por él sino que por su rol de compositor y artista invitado en Donda, la última producción del también polémico Kanye West. Una candidatura que surge a sólo una semana de un comentado reportaje en la revista Roling Stone, donde diversas mujeres detallan sus terroríficas experiencias en la mansión de Manson en West Hollywood, particularmente en una pieza con aislante de sonido donde el músico habría “torturado psicológicamente” a sus parejas.

El revuelo causado en las redes sociales por la nominación del cantante obligó a reaccionar a la Academia de la Grabación. En las últimas horas, su director ejecutivo, Harvey Mason Jr., salió a defender a la institución y en una entrevista con The Wrap aseguró que el Grammy “no pondrá restricciones a ninguna persona que quiera enviar su material para ser evaluado”.

“No miraremos hacia atrás en la historia de las personas, no miraremos sus antecedentes penales, no veremos nada más que la legalidad dentro de nuestras reglas, como por ejemplo, si determinada grabación es elegible según la fecha y otros criterios De ser así, puede presentarse para su consideración”, dijo, respondiendo específicamente al caso de Marilyn Manson.

Además, explicó que si bien academia no tiene contemplado cambiar sus reglas de elegibilidad, sí ejerce control y aplica un filtro sobre los artistas que se presentan en la ceremonia. “Lo que controlaremos son nuestros escenarios, nuestros espectáculos, nuestros eventos, nuestras alfombras rojas”, dijo Mason. “Echaremos un vistazo a cualquiera que esté pidiendo ser parte de eso, pidiendo estar presente, y tomaremos nuestras decisiones en ese momento. Pero no vamos a estar en el juego de restringir que las personas presenten su trabajo para que nuestros votantes lo decidan”, añadió.

Una determinación similar tomaron los American Music Awards cuando la estrella country Morgan Wallen, quien fue captado a principios de año en un video pronunciando dichos racistas, terminó nominado a dos premios. En ese momento, la organización del evento salió a recalcar que las nominaciones “se basaron en las listas de éxitos” y no fueron elegidas por sus miembros, aunque al músico se le prohibió participar en la ceremonia.

Comediantes en tela de juicio

Ya en 2018, cuando fue anunciado como animador de la ceremonia de entrega de los premios Oscar del año siguiente, el actor y comediante Kevin Hart debió bajarse del evento, luego que reflotaran una serie de antiguas rutinas y tuits de su autoría con contenido que en ese momento fue considerado homofóbico.

“He tomado la decisión de dejar de ser anfitrión de los Oscar de este año. ... Esto se debe a que no quiero ser una distracción en una noche que debería ser celebrada por tantos artistas talentosos increíbles”, posteó Hart en 2018, junto con disculparse “sinceramente con la comunidad LGBTQ por las palabras insensibles de mi pasado”.

Ahora el comediante vuelve a ser motivo de críticas por su reciente nominación a un Grammy, en la categoría Mejor Álbum de Comedia, por Zero f***s given. El mismo apartado donde postula su colega Louis C.K. (por Sincerely Louis C.K.), quien intenta recuperar el sitial de honor que alguna vez ostentó en stand up estadounidense, luego que en 2017 varias mujeres lo acusaran de conducta sexual inapropiada, versiones que el humorista finalmente confirmó como ciertas.

Y si se trata de enredos para el Grammy 2022, también aparece entre sus nominados otra de las superestrellas del humor de Norteamérica que hoy divide al público: el actor y comediante Dave Chappelle, nominado a Mejor Álbum de Spoken Word y desde hace algunas semanas protagonista de uno de los casos más comentados de la industria de este 2021.

Todo comenzó en octubre, cuando Chappelle fue criticado tras el lanzamiento de su más reciente especial de Netflix, The Closer, que según los mismos trabajadores y socios trans de la compañía de streaming incluía contenido transfóbico y homofóbico.

De hecho, muchos empleados de Netflix salieron de la sede de la compañía en Los Angeles para protestar por la transmisión continua del especial en la plataforma, y el director ejecutivo de la firma, Ted Sarandos, quien se mantuvo firme junto a al comediante, al final terminó reconociendo su error y pidiendo disculpas a sus trabajadores que se sintieron ofendidos.

Para completar la galería de nombres incómodos en carrera para el gramófono está el rapero DaBaby, probablemente el músico más polémico de la escena estadounidense esta temporada. Tras lanzar una serie de comentarios al público en un concierto en Miami en julio, que fueron considerados sexistas y especialmente agresivos con las personas LGBTI+, el MC que saltó a la primera línea del hip hop norteamericano con su debut Baby on Baby (2019) fue bajado de prácticamente todos los festivales en los que estaba contemplado para este semestre, incluyendo Lollapalooza Chicago.

DaBaby, que tiempo después publicó una disculpa pública en Instagram que luego borró, figura entre los postulantes al gramófono por su participación en Justice, el último disco de Justin Bieber.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.