Día del Internacional del Libro: siete escritores recomiendan y comparten sus lecturas

Con motivo de esta festividad promovida por la Unesco, que busca fomentar la lectura, consultamos a autores chilenos qué título recomendarían de entre los libros que están leyendo. Alejandro Zambra, María José Cumplido, Pía Barros, Diego Zúñiga, Claudia Apablaza, María José Navia y Simón Soto ofrecen una guía para disfrutar de la literatura.




La lectura es probablemente una de las actividades más facilitadas por el encierro. Como decía Borges, la lectura libre y por placer “debe ser una de las formas de la felicidad”. Y siendo casi siempre un acto solitario, nos lleva a conectarnos con los demás, como bien ha observado Paul Auster: “La literatura es esencialmente soledad. Se escribe en soledad, se lee en soledad y, pese a todo, el acto de la lectura permite una comunicación profunda entre los seres humanos”.

Debido a las medidas preventivas por la emergencia sanitaria, este año el Día Internacional del Libro se tornó virtual: las actividades organizadas por el Ministerio de las Culturas así como por las editoriales, se trasladaron a las redes sociales. Desde conversaciones con autores hasta talleres, en ellas participarán escritores como Isabel Allende, Carla Guelfenbein, Pablo Simonetti y Elena Favilli, a través de las cuentas de Instagram @megustaleer, @planetadelibros.cl, @edicionessmchile, @pablosimonetti, y en la plataforma Eligecultura.cl

Promovido por la Unesco, el Día Internacional del Libro recuerda las muertes de William Shakespeare, Miguel de Cervantes y el Inca Garcilaso, en 1616. Se celebra desde 1995 con el fin de promover la lectura. Consultamos a siete escritores chilenos ¿qué libro recomendarían de entre sus lecturas?

Alejandro Zambra

El escritor Alejandro Zambra.

La playa, de Sol Undurraga (Saposcat, 2019)

Este libro muestra la vida cotidiana de pescadores y turistas en un pueblo junto al mar. Las ilustraciones son hermosas, diferentes, sutiles, misteriosas, cómicas. Aunque pensar en la playa en estos tiempos parece una crueldad, lo leemos a diario, mi hijo no se cansa de mirarlo y yo tampoco.

Pía Barros

La escritora Pía Barros.

Voyager, de Nona Fernández (Random House, 2019)

Puedo recomendar encarecidamente Voyager, de Nona Fernández. Un libro-ensayo-novela-filosofía, un híbrido que nos lleva en el viaje de un par de sondas que ya no están y son parte de la basura espacial, con el paralelo indiscutible de más de treinta o cuarenta años del viaje de la humanidad y de cada una de nosotras desde el entusiasmo hasta el desencanto, pero cuya única respuesta posible es un asombro entristecido. Realmente notable esta nueva novela híbrida de Nona. ¡Precioso! Y también, pero voy en la mitad, El Hambre de las Bestias, de Victoria Valenzuela.

Simón Soto

El escritor y el mundo, de V.S. Naipaul (Debate,2018)

Estoy sumergido en la biografía autorizada de V.S. Naipaul, El mundo es así, de Patrick French. A la vez, releo algunas obras claves de Naipaul, como El enigma de la llegada; India; Una zona de oscuridad, y esa compilación editada después de su fallecimiento, El escritor y el mundo. Entre todo lo que uno puede reflexionar del universo naipauliano, a mí me gusta su insobornable vocación literaria, en guerra con cualquier otro propósito o disfraz. Para Naipaul no hay validez en el nacionalismo, ni en el culto a las raíces, ni en la ideología: todo en él (su talento, su oficio, su historia vital, su rigor intelectual) están al servicio de lo que denomina “esa cosa llamada literatura”. Una forma de existencia que arrasa con todo, que lo exige todo, que pone al escritor en tensión con cualquier otro propósito que no sea construir una obra literaria. Naipaul es insobornable y para las buenas consciencias, para quienes se deben a glorias ajenas al ejercicio literario, Vidyadhar debe resultar una especie de rufián, de monstruo. Es un escritor inmenso y hace bien volver a él en todo momento.

María José Cumplido

Domesticados: las diez especies que han cambiado la historia, de Alice Roberts (Seix Barral, 2019)

Un libro de divulgación que leí a principios de año fue Domesticados… La autora es una antropóloga que escribió este libro de divulgación que narra las diez especies que los humanos hemos domesticado, como por ejemplo, al perro y al maíz. Lo interesante del libro es que abre conocimiento sobre nuestra intervención permanente de este mundo y cómo también hemos hecho cambios positivos en la naturaleza. Un ejemplo de eso es el tomate, a los que hemos añadido diversidad genética que ha permitido que no desaparezcan y podamos seguir alimentándonos de ellos. Es un libro que permite nuestra historia en relación con nuestro entorno y las cosas buenas y malas que podemos concluir de todos estos miles de años.

María José Navia

La parte contada, Rodrigo Fresán (Random House, 2019)

Mi recomendación, aunque con algo de trampa, es el tríptico de Rodrigo Fresán, La Parte Contada (compuesto por La Parte Inventada, La Parte Soñada y La Parte Recordada). Y digo con un poco de trampa pues si bien se trata de tres libros, en ellos aparecen, en cameos maravillosos, todos los libros de Fresán, más otros de autores como Emily Brontë, Nabokov o Scott Fitzgerald. Se trata de tres partes que funcionan, no tanto en secuencia, como de forma simultánea: soñándose unas a otras, recordándose y reinventándose, y que transmiten un amor furioso por los libros, por el acto de leer y escribir, en cada una de sus páginas. Absolutamente magnífico.

Diego Zúñiga

Libros chiquitos, de Tamara Kamenszain (Ed. Ampersand, 2020)

Kamenszain es una de las lectoras más lúcidas e imaginativas de Latinoamérica, y aquí comparte esas lecturas y la biografía —su biografía— que las recorre: Nicanor Parra, Vallejo, Sor Juana, Lihn, Perlongher y Lamborghini se cruzan en estas páginas tan estimulantes como asombrosas.

Claudia Apablaza

Correr el tupido velo de Pilar Donoso (Alfaguara, 2019)

Es un libro híbrido entre biografía del padre y autobiografía de la misma Pilar Donoso, que recomiendo porque por medio de él podemos hacer un recorrido por la vida y obra del autor, pero desde la mirada honesta y dolorosa de una hija que acompañó y fue testigo de este proceso.

Comenta