Diez aspectos poco conocidos de Lukashenko, el Presidente que “consiguió” su quinta reelección

El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko recibe pan y sal durante el festival de la cosecha de Dazhynki en la ciudad de Gorki en septiembre 2012.

Tras el informe preliminar de la Comisión Electoral Central (CEC) que da al Presidente de Bielorrusia un 80,23% de los votos, los ciudadanos salieron a manifestarse contra lo que consideran un fraude electoral.




El resultado era previsible para los expertos, pero los bielorrusos esperaban plasmar su descontento a través del sufragio contra un gobierno liderado hace 26 años por Aléxander Lukashenko, conocido como el “último dictador de Europa”. A pesar de las masivas concentraciones en apoyo a la candidata de oposición, Svetlana Tijanóvskaya, la Comisión Electoral Central (CEC) confirmó preliminarmente que el gobernante alcanzó un 80,23% de los votos, o sea, su sexto mandato que lo dejaría en el poder hasta 2025 y que le permitirá completar 31 años en el cargo.

Personas protestas contra el gobierno de Lukashenko tras las elecciones en Bielorrusia.

En las últimas horas, cerca de 3 mil personas han sido detenidas, más de 120 personas están heridas y una persona falleció tras ser atropellada por un vehículo policial en medio de las protestas contra Lukashenko. Los choques se han concentrado en la capital, Minsk, pero se han extendido a diversos puntos del país, especialmente después que el mandatario acusó antes de los comicios que había un “complot internacional” en su contra.

La imagen del líder de la exrepública soviética, de 65 años, esconde una serie de polémicas que lo han transformado en una de las figuras más polarizadoras del último tiempo.

1. Familia y particular heredero

Lukashenko fue criado por su madre en un “pueblo pobre al este de Bielorrusia”. En 1975 se casó por primera vez. Su esposa fue Galina Radzivonauna, con quien tuvo dos hijos: Victor y Dmitry. Ambos permanecen en altos cargos gubernamentales hasta la fecha, pero no fue hasta 2004 cuando el mandatario dio a conocer a su tercer descendiente, Nikolai “Kolya” Lukashenko, de quien se desconoció su madre por años hasta que finalmente se reconoció que era Iryna Abelskaya, exmédico personal del jefe de Estado.

El Presidente Lukashenko junto a su hijo menor Kolya en un acto.

Sin embargo, la imagen de Kolya aumentó desde 2010, ya que está siendo preparado para suceder a su padre en un futuro. El menor de los Lukashenko tuvo una audiencia con el Papa, participa en ejercicios militares y en una ocasión mostró al Presidente de Rusia, Vladimir Putin, su pistola bañada en oro.

2. Granja soviética

En su juventud, después de estudiar historia en la Universidad Pedagógica Estatal de Mogilev y cumplir con el servicio militar, Lukashenko fue director de una granja colectiva soviética conocidas como Koljóz a fines de 1980. Durante la Unión Soviética iniciaron tareas de colectivización en las tareas agrícolas.

El Presidente Lukashenko planta árboles durante subbotnik, un día de limpieza al estilo soviético.

De esos años, el político todavía recuerda las labores y en algunos actos oficiales ha realizado tareas en los campos. Según el diario español El Mundo, en 2015 el actor Gérard Depardieu viajó a Bielorrusia donde el mismo Lukashenko le enseñó a segar el heno y aprender a usar el tractor.

3. Estilo autoritario

“Un estilo de gobierno autoritario es característico de mí, y siempre lo he admitido. Hay que controlar el país, y lo principal es no arruinar la vida de las personas”, señaló Lukashenko a la prensa en 2003.

El Presidente de Bielorrusia, Aléxander Lukashenko tras votar el 24 de noviembre de 1996.

En los primeros años inició una “guerra contra la corrupción, lo que le valió ser presidente del Comité Anticorrupción antes de ser electo en las presidenciales de 1994 a las que llegó como independiente. Los tintes autoritarios de Lukashenko resaltaron entre sus pares. Según la BBC, a los pocos años demostró sus creencias, ya que en 1996 disolvió al Parlamento y fortaleció su control en el Poder Judicial.

4. Gestión del Covid-19

A diferencia de los demás países, Bielorrusia no emitió ninguna orden de confinamiento o de cierre de fronteras. Lukashenko inicialmente señaló que el Covid-19 era un “invento”, pero posteriormente aseguró que dio positivo al test y que venció el virus ya que era “asintomático”, al igual que el 97% de la población.

A pesar de sus críticas a la enfermedad, el mandatario sostuvo que la cura del virus no estaba en esperar una vacuna o un medicamento, sino en “trabajar duro, beber vodka, ir al sauna o jugar hockey”. Actualmente, el país de 9,5 millones tiene 68.947 casos y 589 fallecidos.

5. Fan del hockey

Es una de sus mayores pasiones y no la esconde ante sus seguidores. El político es un aficionado del hockey sobre hielo y para los Juegos Olimpicos Sochi 2014 armó su propio equipo para enfrentar en un partido amistoso a Putin. De acuerdo a la agencia Tass, el encuentro terminó con un marcador de 13-4 a favor el ruso.

El Presidente Lukashenko en un partido de hockey sobre hielo.

6. Amor por Venezuela

Aunque ambas naciones no tienen mucho en común, una figura los une: Hugo Chávez. El primer encuentro entre ambos fue cuando el jefe de Estado de Venezuela voló a Bielorrusia en 2006 y llamó al país “su hermano de espíritu”. Después de varios acuerdos de cooperación, el Presidente Lukashenko viajó hasta Caracas para el funeral de su homólogo venezolano, que falleció por cáncer en 2013.

Un año más tarde, Minsk confirmó que para perpetuar la memoria del chavista construirían un parque temático con una placa en honor a Chávez y de un musical escrito por Gerardo Estrada, diplomático venezolano en territorio bielorruso.

7. Polémicas frases

La postura de Lukashenko ha dejado una serie de criticadas frases a lo largo de sus 26 años de gestión. En 2012, el líder respondió al ministro de Exteriores alemán, Guido Westerwelle que lo llamó “el último dictador de Europa” como “es mejor ser un dictador que ser gay”. Un año antes, el bielorruso aseguró a la prensa que “no me gustan los gays”.

El Presidente Lukashenko durante ejercicios militares en la frontera.

Pero no es lo único. Ante la candidatura opositora de Svetlana Tijanóvskaya, Lukashenko señaló que una mujer no podría ocupar el cargo a la Presidencia ya que “colapsaría” y tildó despectivamente a la candidata opositora como una “pobre chica que no ha madurado suficiente”.

8. Mascotas

El Presidente bielorruso además de cultivar sus propias frutas y verduras en sus granjas también tiene varias mascotas. Según la prensa local, hasta hace unos años atrás tenía “tres gatos y cuatro perros”, uno de ellos fue presentado oficialmente en Moscú, un labrador regalo de militares y dos laikas de Siberia Occidental.

En una conferencia de prensa local, Lukashenko aseguró que tiene muchos animales. “Tres avestruces, patos, 25 gansos. Tenía 70 conejos, pero he regalado muchos, así que ahora solo quedan 20. También tengo 10 vacas, 10 cabras, 15 ovejas, siete u ocho caballos”, finalizó.

9. Amor por las motos

En 2016, durante el cierre de la temporada de motos, el propio Lukashenko lideró una caravana de motoqueros desde un monumento hasta el centro de la capital bielorrusa. La elección para el mandatario fue una Harley Davidson Touring Electra Glide Classic FLHTC, un modelo producido entre 2009 y 2012, que estuvo acompañada con una chaqueta de cuero y un gorro negro. Aunque no es la primera vez que se ve al mandatario en una moto, la vez anterior fue en 2009.

10. Estado de salud

Tras haber “superado” el Covid-19, muchos rumores han envuelto el estado de salud del jefe de Estado bielorruso. En septiembre de 2016, Lukashenko en una entrevista con TASS defendió que en seis meses perdió 13 kilos solo comiendo papas.

Lukashenko tras emitir su voto ayer en Minsk.

“La fórmula es muy sencilla: comer moderadamente, preferiblemente no menos de cuatro veces al día, mucho tiempo antes de irse a dormir. Pero ese no es el punto. Puedes comer mucho, pero también tienes que trabajar mucho físicamente para quemarlo. Especialmente si no tienes 20 años. Come mucho, trabaja mucho. Trabajas un poco, comes menos “, sostuvo Lukashenko, que agregó que sus antojos favoritos son cosas dulces y solo se permite comer antes de un entrenamiento de hockey.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.