¿Dónde estaba Ernesto? Quién es el hijo de Llaitul, el cual reapareció en funeral de integrante de la CAM muerto en Carahue

imagen-hector-y-ernesto-llaitul-salen-de-ca-40587969

La primera sospecha de la policía era que el fallecido en el enfrentamiento con Carabineros en predios de la forestal Mininco, en Carahue, era Ernesto Llaitul Pezoa (25). La situación era grave: la presunta víctima era el hijo de Héctor Llaitul, el histórico líder de la Coordinado Arauco Malleco (CAM). Cinco horas después se descartó su muerte y se aclaró que el fallecido era otro integrante de la agrupación mapuche. Desde entonces, los investigadores comenzaron a preguntarse cuál era el paradero de Ernesto. El joven de 25 años reapareció en el funeral de su amigo Pablo Marchant. "El Nano", como le dicen sus cercanos, ha estado vinculado a hechos delictuales desde 2011, pasando tres veces por la cárcel. Es uno de los miembros más activos del movimiento.




Durante varias horas la sospecha fue que el integrante de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM) que había muerto en el atentado a la forestal Mininco, en Carahue, el viernes pasado, era Ernesto Lincoyán Llaitul Pezoa (25), el hijo de Héctor Llaitul, líder de la CAM.

El primero en entregar esta identidad públicamente fue el werkén Mijael Carbone, quien -a través de un video en redes sociales- dijo que “nos hemos acabado de enterar de la lamentable caída de nuestro hermano en combate Ernesto Llaitul”. Esa vez, el líder de la Alianza Territorial Mapuche sostuvo que el joven “cayó en combate”.

Quienes estuvieron en el lugar recordaron que el propio Llaitul padre se veía devastado cuando llegó hasta el sitio del suceso para reconocer a su hijo y que incluso abrazó el cuerpo mientras lloraba. Pero al quitar la manta que lo tapaba se dio cuenta de que no era “el Nano”. Al final, las huellas dactilares tomadas por la PDI confirmaron que la víctima era Pablo Marchant Gutiérrez (29), también integrante de la CAM.

“Yo no entiendo, no logro entender cómo Carabineros, la fiscalía, se prestó para una maniobra tan del horror de informar que era un hijo mío”, dijo Llaitul después a la radio Universidad de Chile. Más tarde, incluso, sostendría que habría otro de los encapuchados que participaron en la acción de sabotaje en que murió Marchant que se encontraría herido. Desde entonces, las policías se comenzaron a preguntar: ¿Dónde estaba Ernesto Llaitul? Así, ayer en medio del funeral de Marchant realizado en el exfundo Pidenco, en Lumaco, reapareció el joven, según se puede ver en un video difundido a través de redes sociales. Este lugar es una toma que mantiene la CAM desde 2012 y el terreno pertenece a la Forestal Arauco.

En las mismas imágenes se ve una escolta armada de varios comuneros mapuches. Esto se da luego de que el martes el gobierno anunciara la presentación de una querella tras la difusión de una serie de fotos del velatorio de Marchant Gutiérrez, custodiado por comuneros mapuches encapuchados portando escopetas y hasta una M-16.

Anteriormente, el joven también se vio en otro video difundido hace tres días en una cuenta de Instagram en que se convoca al funeral de Marchant.

Ernesto Llaitul, al igual que Marchant, son nombres conocidos en el sistema de justicia penal. Ambos fueron detenidos anteriormente por presuntos delitos en la zona y son sindicados por los investigadores como miembros activos de la CAM, organización que dice reivindicar tierras ancestrales mediante el ataque a forestales.

Desde el 14 de febrero de 2011 que el nombre de Llaitul Pezoa ha sido registrado en una serie de eventos policiales. Esa vez fue su primera detención y se le arrestó por daños simples en Cañete. Dos años después, en 2013, se graduó de cuarto medio en el Liceo Humanista Científico José de la Cruz Miranda Correa, de Cañete, año en que terminó con promedio de notas 5,9.

Las causas del “Nano”

Luego, el 28 de junio de 2014 fue detenido en la misma zona por amenazas a Carabineros. Y en mayo y junio de 2015 fue aprehendido por desórdenes públicos en Concepción.

También estuvo en prisión preventiva en la cárcel de Mulchén entre el 28 de mayo y el 23 de septiembre de 2016 por porte de arma prohibida. Esa vez, de acuerdo a información policial, fue sorprendido por la PDI con un bolso con dos pistolas y 18 cartuchos, en la ciudad de Los Ángeles. Iba acompañado por Ismael Queupil Martínez, quien también fue arrestado.

Además, registra dos causas judicializadas. Una del 23 de agosto de 2017, cuando fue uno de los sospechosos de la denominada Operación Huracán, caso que finalmente fue indagado por la fiscalía por la manipulación de pruebas de la policía uniformada. Y otra del 25 de octubre de 2018, por porte de elementos destinados para cometer robo, caso que aún se encuentra vigente a cargo de la Fiscalía de Pitrufquén. Esa vez fue detenido en Carahue por la PDI junto al comunero René Caniulao Collío, luego de ser sorprendidos supuestamente transportando combustible, dos botellas plásticas, trozos de tela y un hacha. Sin embargo, el tribunal de garantía lo liberó por ese hecho.

Pese a todas estas situaciones, el joven actualmente no registra órdenes de aprehensión vigentes.

De acuerdo a los investigadores, entre sus cercanos están la dirigente mapuche Orfelina Alcamán, la dirigenta del Partido Igualdad Claudia Arriagada, las hermanas Nora y Grisel Fritz Ñancul y César Lipiman Calpan, hermano de Francisco Lipiman, comunero mapuche condenado en 2016 por un atentado frustrado contra una hidroeléctrica. A ellos se suma Pablo Marchant, quien falleció el viernes pasado en el atentado a Mininco.

Aparte, como integrante activo de la CAM, Llaitul Pezoa ha participado en una serie de manifestaciones para apoyar a sus compañeros. Por ejemplo, en enero de 2020 se manifestó junto a otros miembros de la CAM afuera del tribunal de Temuco, en apoyo a Daniel Cando Tralcal, quien es cercano al joven y fue condenado a 16 años de cárcel por su responsabilidad en el atentado incendiario al fundo Oyama, de Lautaro, en octubre de 2018. Más tarde, en junio de 2020 estuvo afuera de la cárcel de Temuco en apoyo a un grupo de reos recluidos tras la incautación de armas en Traiguén. Y a fines de junio pasado también estuvo afuera del penal en la celebración del We Tripantu en apoyo a los presos vinculados a presuntos delitos de violencia rural.

Una de las sospechas que ronda en los investigadores es si el “Nano” estaba junto a Marchant el día del “sabotaje” reivindicado por la CAM, pero hasta el momento no hay elementos que lo posicionen en el lugar donde resultó gravemente herido un trabajador de la forestal por una munición disparada presuntamente por un fusil.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.