El crucial rol de Beatriz Sánchez en la campaña de Boric

Una serie de reuniones se han producido entre el equipo de la excandidata presidencial y el del diputado por Magallanes, con el objetivo de traspasar su experiencia de 2017, campaña que la llevó a rozar el segundo lugar y en la que -al igual que Boric- tuvo que reunir miles de firmas para poder inscribir su candidatura.




“Estoy súper entusiasmada con la campaña de Gabriel, él sabe que puede contar conmigo en mi rol de candidata a la constituyente, lo apoyaré en lo que pueda. He estado en algunas reuniones que su equipo nos ha pedido para traspasar todo lo que hicimos el 2017. Hoy tenemos que ofrecer una alternativa que dialogue con este Chile nuevo, que está sufriendo un pésimo gobierno y que se presta a repensar las reglas del juego”.

De esta forma, la excandidata presidencial del Frente Amplio Beatriz Sánchez se refiere al acercamiento que ha sostenido en las últimas semanas con el comando del diputado de Convergencia Social que recientemente entró a la carrera presidencial.

En el marco del desafío de instalar la candidatura y de recolectar las 24 mil firmas que se requieren para su opción, desde el comando de Boric han apostado por recoger los aprendizajes, con sus errores y aciertos, de la campaña que terminó con la periodista a sólo 2,5 puntos de pasar a un segunda vuelta, con el 20,27% de los votos.

“He hablado con él personalmente, también con su equipo, y ha habido también reuniones en las otras áreas”, reafirma Sánchez a La Tercera.

El último encuentro entre la periodista y el equipo del parlamentario fue el martes pasado a través de Zoom.

La experiencia de Sánchez, que en enero pasado optó por competir a la convención constitucional descartando una nueva carrera por La Moneda, hoy resulta clave para el proyecto de Boric. En su entorno recalcan que los consejos y experiencias de la exabanderada presidencial -quienes mantienen una cercana relación- son insumos “cruciales” para su campaña.

“Nos hemos reunido con personas clave del comando de Beatriz Sánchez para conocer su experiencia tanto en la campaña presidencial como específicamente en la campaña de reunir firmas en tiempo récord. Hemos conversado también con Beatriz, para entender bien cómo se hicieron las cosas en esa oportunidad y aprovechar todos sus conocimientos y aprendizajes de la que fue la primera apuesta presidencial del Frente Amplio”, afirmó la jefa de campaña del diputado, Javiera Cabello.

Quienes han conocido del contenido de los encuentros aseguran que durante las conversaciones Sánchez entregó un mensaje claro: no dejarse llevar por los resultados en las encuestas y la posición que marque Boric en los sondeos presidenciales. En la Cadem conocida hoy, el diputado -que tiene un 73% de conocimiento y 31% de aprobación- obtuvo un 3% de las preferencias en cuanto a la carrera a La Moneda, sólo superando al Evópoli Ignacio Briones (1%) y empatando con la PS Paula Narváez.

Ese tema, explican en el bloque, fue una de las principales complejidades de la campaña de la hoy candidata a convencional. En ese tiempo algunas encuestas, como es el caso de la CEP, registraron un 8,5% en “votación probable en primera vuelta”, muy lejos del 20% que terminó alcanzando la periodista, quien estuvo cerca de desplazar del balotaje al candidato de la ex Nueva Mayoría Alejandro Guillier (independiente).

Los dirigentes del excomando de campaña advirtieron al nuevo equipo que debían lograr “manejar la expectativas” y mantenerse “distantes” del pulso y ánimo que se termina instalando mediáticamente respecto de los sondeos.

Además, en las citas se ha abordado la complicación que vive hoy el bloque respecto de la recolección de firmas, una situación por la que también tuvo que cruzar la antigua campaña de Sánchez. Desde el comando de Boric reconocen que justamente ese fue uno de los temas que los motivó a sostener estas reuniones.

No obstante, desde el círculo de la exabanderada admiten que hoy el contexto es más complejo, debido a la pandemia, y que la experiencia que ellos tuvieron no se podría replicar al 100%.

Otro tema que se ha abordado en las reuniones ha sido lo que algunos consideran como una de las mayores debilidades de la campaña de 2017: la falta de apoyo territorial que padecía el Frente Amplio en esa época. Durante las citas, los otrora jefes de campaña han llamado a los nuevos líderes a aprovechar las campañas y a los candidatos para las elecciones del 15 y 16 de mayo, con el fin de aumentar el despliegue y el mensaje de la candidatura de Boric.

Asimismo, en las conversaciones se abordó el objetivo político de la actual candidatura, la que, a diferencia de la vez anterior, ya no tiene como norte lograr instalar a la coalición. “No creemos que sea el momento de perfilamiento de 2017”, dicen líderes del bloque. En ese sentido, aseguran que en los encuentros han manifestado que este año se debe poner el foco en la “unidad” de la centroizquierda.

En tanto, el exjefe de campaña de la periodista Sebastián Depolo explica quela candidatura de Gabriel tiene todo el potencial de hablarles a muchos mundos diversos en experiencias, edades, territorios y ser un factor para la unidad política y social que construya un gobierno transformador. Eso es lo que Chile está necesitando después del fracaso de la derecha gobernando en el estallido y la pandemia. Hemos puesto nuestros aprendizajes del 2017 al servicio de un objetivo que sea claro y nítido: gobernar es transformar y no sólo administrar, y eso puede ser muy bien representado en esta candidatura”, explica.

La complicación por las firmas

Hasta ahora el comando de Boric sigue a la espera de la respuesta del Servel para activar un sistema de clave única que le permita registrar adhesiones de forma remota. Sin embargo, ya iniciaron la recolección presencial en zonas como Magallanes.

“El Servel aún no nos habilita la clave única para poder reunir las firmas a lo largo de Chile de forma más segura, considerando que estamos en el peor momento de la pandemia. Mientras eso ocurre, hicimos un punto de recolección de firmas en Magallanes, porque es la región que Gabriel representa, porque ahí no se necesita firmar ante ministro o ministra de fe, y porque Punta Arenas era una de las pocas comunas que estaban en Fase 3, situación que ahora cambiará -acaba de retroceder a Fase 2-, por lo que tendremos que revaluar si es seguro continuar con ese punto”, explica Cabello.

Con todo, en el Frente Amplio aún no descartan del todo la posibilidad de que, en caso de que no se logre el objetivo de recolectar firmas, sea Revolución Democrática el partido que lleve como independiente a Boric a los comicios presidenciales. La colectividad cuenta hoy, según el Servel, con alrededor de 31 mil militantes y, al igual que Convergencia Social, no está constituido a nivel nacional. Sin embargo, sería “más lograble”, según dicen en ese partido, recolectar cuatro mil firmas que 24 mil. Para eso, el parlamentario debería renunciar a su militancia.

Ese “plan B” se activaría, dicen en el bloque, solo en caso de que la pandemia haga imposible el objetivo de reunir las adhesiones necesarias. Asimismo, depende de si Boric participará o no de la primaria del 18 de julio o si irá a primera vuelta. En el primer caso, si el legislador pierde, no podría optar a competir a senador por su región -como era su plan original- por la “ley antidíscolos”. Pero si, por el contrario, el Frente Amplio se inclina por ir directo al 23 de noviembre, “ese problema desaparece”, dicen en el conglomerado.

Sin embargo, abogados expertos en materia electoral descartan que esa interpretación sea viable, dado que en la elección presidencial también debería aplicarse la “ley antidíscolos”, norma que obliga a quienes compiten como independiente a haber renunciado a sus partidos un año antes de los comicios, plazo que ya está vencido para Boric.

Con todo, desde el comando aseguran que “la única opción que se baraja es reunir las firmas”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.