El drama de exasistente de Hillary Clinton: denuncia agresión sexual por parte de un senador estadounidense

La entonces secretaria de Estado, Hillary Clinton, y su asistente Huma Abedin. Foto: AFP

Huma Abedin escribe en su libro "Both/And: A Life In Many Worlds" que el hecho ocurrió cuando Clinton era senadora por Nueva York, entre 2001 y 2009. Asegura que “enterró” el incidente hasta fines de 2018, cuando la acusación de agresión sexual de una profesora contra el juez Brett Kavanaugh volvió a activar su recuerdo de lo sucedido con el legislador.




Huma Abedin, una cercana exasistente y prácticamente una confidente de Hillary Clinton, escribió en un nuevo libro que fue agredida sexualmente por un senador de Estados Unidos. Sin embargo, “enterró” el incidente hasta que las acusaciones contra el juez de la Corte Suprema Brett Kavanaugh despertaron su memoria años después.

En Both/And: A Life In Many Worlds (”Ambos/Y: Una vida en muchos mundos”), que se publicará el 2 de noviembre, Abedin no menciona al senador ni a su partido, tampoco entrega otras pistas sobre su identidad.

Según dio a conocer el diario The Guardian, que obtuvo una copia del libro, la mujer detalla su presunta agresión sexual al describir su trabajo para Clinton cuando la exprimera dama, futura secretaria de Estado y candidata presidencial, era una senadora demócrata por Nueva York, entre 2001 y 2009.

Portada del libro de Huma Abedin, que será publicado el 2 de noviembre.

Luego, después de describir una cena en Washington a la que asistieron “algunos senadores y sus asesores”, pero no Clinton, Abedin detalla: “Terminé saliendo con uno de los senadores, y pronto nos detuvimos frente a su edificio y me invitó a entrar para tomar un café. Una vez dentro, me dijo que me pusiera cómoda en el sofá”.

Ella dice que el senador se quitó la chaqueta, se arremangó y preparó café mientras seguían hablando. “Entonces, en un instante, todo cambió. Se dejó caer a mi derecha, puso su brazo izquierdo alrededor de mi hombro y me besó, metiendo su lengua en mi boca, presionándome contra el sofá. Estaba tan conmocionada que lo aparté. Todo lo que quería era que se borraran los últimos 10 segundos”.

Abedin escribe que el senador pareció sorprendido, se disculpó y dijo que él la había “malinterpretado todo este tiempo”. Mientras ella consideraba cómo irse del lugar “sin que esto terminara mal”, el legislador le preguntó si quería quedarse.

La asesora de Hillary Clinton, Huma Abedin, el 15 de agosto de 2016 en Scranton, Pennsylvania. Foto: AFP

“Entonces dije algo que solo se le habría ocurrido a mi versión veinteañera: ‘Lo siento mucho’, y me fui, tratando de parecer lo más indiferente posible”, señaló Abedin, según consignó The Guadian.

La mujer asegura que se mantuvo alejada del senador “durante unos días”, pero luego se encontró con él en Capitol Hill, asintiendo con la cabeza cuando le preguntó si todavía eran amigos. Clinton luego se unió a ellos, escribe Abedin, “como si supiera que necesitaba que me rescataran a pesar de que no le había dicho nada sobre esa noche”. La exasesora dice que se mantuvo como amiga del senador y pronto “enterró el incidente”, que quería olvidar, logrando borrarlo de su mente “por completo”.

No fue sino hasta fines de 2018, cuando Kavanaugh fue nominado a la Corte Suprema por el Presidente Donald Trump y una profesora acusó al juez de agresión sexual, que el recuerdo de lo ocurrido con el senador se volvió a activar. Esto luego de leer que la profesora Christine Blasey Ford “fue acusada de recordar ‘convenientemente’” su presunto asalto.

Además, Abedin cuenta en el libro de cómo ella y los Clinton asistieron a la boda de Trump con su tercera esposa, Melania Knauss, en Palm Beach, Florida, en enero de 2005. Sobre esa ocasión, la exasistente de Hillary, que nació en Michigan pero creció en Arabia Saudita, escribe: “Sentí que estaba en una boda árabe en casa”.

Abedin, que durante años ha sido objeto de especulaciones, dijo en un comunicado obtenido por The Associated Press que sus memorias le permitirán definirse a sí misma. “Durante la mayor parte de mi vida fui vista a través del lente de los demás, una refracción del pronombre de otra persona. ‘Ellos’ como en los padres que me criaron; ‘ella’ como en la mujer para la que trabajaba, y ‘él’ como en el hombre con el que me casé”, comentó.

“Escribir este libro me brindó la oportunidad de reflexionar sobre mi propia vida, desde la familia cariñosa en la que tuve el privilegio de nacer hasta trabajar para una de las líderes más convincentes de nuestro tiempo. Este viaje me ha llevado a través de hitos emocionantes y reveses devastadores. He caminado tanto con gran orgullo, como con abrumadora vergüenza. Es una vida por la que estoy, más que nada, enormemente agradecida y una historia que espero compartir”, sostuvo.

Huma Abedin y Anthony Weiner. Foto: Archivo

Relación con Hillary

Abedin, de 45 años, conoció a Hillary Clinton desde que era estudiante en la Universidad George Washington, cuando trabajó como practicante en 1996 para la entonces primera dama. Fue asistente de la demócrata durante su exitosa carrera por un escaño en el Senado en 2000; subjefa de gabinete durante sus años como secretaria de Estado (2009-2013) en el primer mandato del gobierno de Barack Obama, y una de sus principales asesoras durante las elecciones de 2016, cuando Clinton perdió de manera sorprendente ante el republicano Trump.

“A lo largo de los años hemos compartido historias sobre nuestras vidas, hemos compartido más comidas de las que puedo contar, hemos celebrado juntas, hemos llorado juntas”, dijo Abedin sobre Clinton en un artículo en la revista Vogue, de agosto de 2016.

Clinton, en tanto, ha afirmado que Abedin es como su segunda hija. Y el mismo expresidente Bill Clinton ofició en su boda de 2010 con Anthony Weiner, quien entonces era un congresista de Nueva York y era visto como una estrella emergente en el Partido Demócrata. Sin embargo, la carrera de Weiner colapsó al año siguiente después de que reconoció haber enviado mensajes de texto con fotos lascivas de sí mismo a varias mujeres.

En 2013, Weiner intentó regresar presentándose como candidato a la alcaldía de la ciudad de Nueva York, pero su campaña pronto dio un vuelco cuando se reveló que continuó enviando ese tipo de mensajes, incluso después de renunciar al Congreso, un escándalo que apareció en el documental Weiner (2016).

El excongresista se declaró culpable en 2017 de los cargos de enviar material sexual a una menor y fue sentenciado a 21 meses de prisión. Abedin había anunciado su separación en 2016 y, según su editor, ella y Weiner están finalizando su divorcio.

El matrimonio de Abedin y su relación con los Clinton la llevaron a verse atrapada en la investigación del FBI sobre el uso de un servidor informático privado por parte de Hillary Clinton para sus correos electrónicos mientras ejercía como secretaria de Estado, un asunto que ocupó los titulares durante gran parte de la campaña de 2016.

El entonces director del FBI James Comey anunció en julio de 2016 que no recomendaría ningún cargo penal contra Clinton, incluso cuando dijo que había sido “extremadamente descuidada”. Pero a fines de octubre, menos de dos semanas antes del día de las elecciones, informó al Congreso que la oficina estaba reabriendo el caso después de que se encontraron correos electrónicos entre Clinton y Abedin en la computadora de Weiner durante la investigación sobre los mensajes con contenido sexual del excongresista.

El FBI informó una semana después que nada en la computadora portátil cambiaba la recomendación contra los cargos, pero Clinton ha calificado la intervención de Comey -y los titulares que creó- como “el factor determinante” de su estrecha derrota ante Trump.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.