El gobierno comienza a bajar el telón: piden a ministerios una “entrega ordenada” para próxima administración

El subsecretario general de la Presidencia, Max Pavez, quien lideró el encuentro el 7 de mayo. Mario Tellez / La Tercera

El pasado 7 de mayo, el subsecretario de la Segpres, Máximo Pavez, se reunió con 29 de sus pares del gabinete para pedirles que tuvieran al día diferentes materias, entre ellas, cuentas por pagar y cuentas por cobrar. La anticipación del requerimiento generó inquietud en algunos ministerios, donde lo leyeron como una "derrota anticipada". Sin embargo, en el Ejecutivo lo descartan y dicen que es un procedimiento habitual. "Lo que queremos es que los subsecretarios puedan hacer con tiempo los informes de auditorías para que el gobierno quede entregado de manera ordenada”, dijo Pavez.




“En cumplimiento del acuerdo adoptado en la última sesión del Consejo de Auditoría Interna General de Gobierno (CAIGG), los convocamos a una sesión extraordinaria del mismo, en que trataremos las acciones necesarias para una entrega de gobierno ordenada, de manera de resguardar la responsabilidad de las autoridades”.

El texto corresponde al primer párrafo de un correo electrónico que envió el 30 de abril, pasadas las 16.00, el subsecretario de la Segpres, Máximo Pavez, a sus 39 pares del gabinete. ¿La razón? Convocarlos, con asistencia obligatoria, a un encuentro que se llevó a cabo de manera telemática el pasado 7 de mayo, con el objetivo de empezar a preparar el cierre del gobierno y el traspaso a la futura administración.

El mail y la convocatoria al encuentro alertaron a algunas reparticiones de gobierno, pues -transmitían- se empezaba a bajar el telón de la actual administración con mucha anticipación. En esa línea, varios leyeron esto como acción premonitoria de que sufrirán una derrota electoral en la próxima elección presidencial, fijada para el 21 de noviembre.

En la Segpres descartan esa lectura y recalcan que corresponde a un proceso habitual. De hecho, según dos versiones, al inicio de la cita, Pavez advirtió que el encuentro no era para dar por cerrado el gobierno de Piñera, sino un trabajo normal.

El CAIGG está regulado por el “Decreto 12” del año 1997, cuando gobernaba Eduardo Frei Ruiz-Tagle. En éste se estableció su orgánica, siendo actualmente presidido por el subsecretario de la Segpres e integrado por el subsecretario de Hacienda, Alejandro Weber; la directora de la Dipres, Cristina Torres; el secretario ejecutivo, quien ejerce la calidad de auditor, Eugenio Rebolledo, y dos consejeros: el asesor presidencial del Segundo Piso Carlos Ríos y el externo José Monsalve.

Dentro de los artículos del decreto se establece que el consejo tiene, entre otras facultades, que presentar al Presidente un Plan de Auditoría Interna, conocer la programación de control interno de los ministerios, sugerir la ejecución de programas, “pudiendo proponer la contratación de consultorías externas”, y “proponer los instrumentos y normas técnicas necesarios” para “la protección de los recursos públicos”.

También contempla “estudiar y analizar los resultados y evaluaciones de los distintos sectores y ministerios”, los cuales después puede someter a consideración al Presidente. Por último, el CAIGG -que se convoca una vez al mes- considera acoger las sugerencias de la Contraloría General de la República.

Bajo ese contexto, en el correo Pavez recalcaba que “su asistencia a esta sesión extraordinaria es de radical importancia, tanto por su calidad de subsecretario con responsabilidad directa respecto de sus subsecretarías, como por su calidad de colaboradores inmediatos del ministro y de confianza exclusiva del Presidente de la República, para cuyo efecto deben estar informados permanentemente de todos los asuntos relacionados con su esfera de acción institucional, con el fin de coordinar la acción de los organismos del sector correspondiente”.

Y agregaba: “Habida cuenta de la relevancia que el Presidente de la República entrega a estos temas, la asistencia a esta reunión por parte de ustedes, sin delegados, es obligatoria, teniendo además presente que una entrega desordenada puede acarrear responsabilidades administrativas, como personales y eventuales juicios de cuentas”.

El CAIGG se ha reunido todos los meses, pero el encuentro fue el primero que se hizo de manera formal con los subsecretarios, ya que previamente entregaban información en reuniones que hacía Interior los viernes de manera presencial. A la cita del 7 de mayo asistieron 29 subsecretarios. Y en ésta, Pavez y Rebolledo entregaron las directrices a los subsecretarios sobre las materias que les interesa “mantener en orden” para evitar que subsecretarios enfrenten juicios de cuenta ante la Contraloría y cuestionamientos al gobierno.

Así, dentro de las categorías que piden mantener al día, contenidas en un instructivo presidencial, figuran las cuentas por pagar, cuentas por cobrar, conciliaciones bancarias, transferencias y subsidios que tienen un saldo por rendir vencido, estado de sumarios administrativos y declaraciones de patrimonio e interés vencidas.

El tema es una materia que le preocupa al Mandatario, aunque en el Ejecutivo recalcan que la cita fue una iniciativa de Pavez para empezar a trabajar anticipadamente. Uno de los presentes en el encuentro dijo que se habló de rendiciones de platas, de sumarios abiertos y de cuidarse para no tener responsabilidades personales. “Lo vi más como una preocupación para cada uno”, dijo bajo la condición de anonimato.

Añadió que la convocatoria se entendió como parte de una preocupación para no hacer todo a última hora y que desde su cartera ya empezaron a trabajar. Y aseguró que se genera un espíritu competitivo entre los ministerios para tratar de llegar antes que otras reparticiones más atrasadas.

Consultado al respecto, Pavez indicó a La Tercera PM que “esta administración en algún minuto se va a acabar, sea que se elija a Lavín, Sichel, Desbordes, Provoste o Jadue, o cualquiera, entonces, lo que nosotros queremos es que los subsecretarios puedan hacer con tiempo los informes de auditorías para que el gobierno quede entregado de manera ordenada”.

En esa línea, agregó que “convoqué a los subsecretarios porque fue un acuerdo del CAIGG para poder anticipar todos estos reportes de auditoría para ir disminuyendo la posibilidad de estrés y de juicio de cuentas cuando haya que entregar la administración, por lo que lo estamos haciendo con tiempo”.

Sobre si hay carteras más atrasadas que otras en cumplir con estos ítems y en informar sus estados, en el gobierno recalcan que, en general, están todos al día, pero que ministerios más grandes, como Salud, Educación y Justicia, siempre tienen una demora que es más habitual. Además, agregan que en agosto esperan hacer otra reunión de este tipo para ver el estado de avance.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.