El nuevo conflicto que divide a CLC: Sindicato de trabajadores presenta millonaria demanda y exige “bono de invierno”

Clínica Las Condes: lo que hay detrás del conflicto con sus médicos

La semana pasada la agrupación presentó una acción judicial en contra del recinto médico ante el 1º Juzgado Laboral de Santiago. En el libelo exigen el pago de $492 millones por el feriado convencional denominado “bono de invierno” y de los días de descanso adicional que son compensados por desarrollar funciones dentro de una jornada excepcional. El sindicato reúne a 1.340 funcionarios, como técnicos superiores de enfermería, técnicos de laboratorio, auxiliares de enfermería, administrativos y auxiliares de aseo.




Los conflictos al interior de Clínica Las Condes (CLC) -controlada por el grupo Auguri de propiedad de Cecilia Karlezi- no acaban. A los choques con el cuerpo médico, la administración ahora suma un nuevo frente en tribunales.

En medio del alza de contagios por la pandemia, el pasado 7 de abril, el Sindicato de Trabajadores de la Empresa Clínica Las Condes, el gremio más grande de la firma, presentó una demanda en contra del recinto médico ante el 1º Juzgado Laboral de Santiago. En la acción exigen el pago de $492 millones por el feriado convencional denominado “bono de invierno” y de los días de descanso adicional que son son compensados por desarrollar funciones dentro de una jornada excepcional.

El sindicato reúne a 1.340 funcionarios, como técnicos superiores de enfermería, técnicos de laboratorio, auxiliares de enfermería, administrativos y auxiliares de aseo. En todo caso, no es la primera vez que acuden a tribunales. El 8 de mayor de 2020, anunció en un comunicado que el 2º Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago “decretó como medida cautelar, que aquellos trabajadores que se encuentren en riesgo (mayores de 60 años, embarazadas, trabajadores con enfermedades crónicas y madres de hijos menores de 10 años), deban permanecer en sus hogares con pago íntegro de su remuneración mientras dure la emergencia sanitaria”.

La disputa tiene su origen cuando el 28 de enero de 2020, la agrupación presentó una demanda para declarar la unidad económica de CLC y de dos de sus filiales: Servicios de Salud Integrados S.A. y Diagnóstico por Imágenes Ltda. La controversia concluyó el 22 de febrero de 2021, cuando por medio de un acuerdo entre las partes, para efectos previsionales y laborales, dichas empresas deben ser consideradas como un solo empleador.

Según la nueva demanda, el sindicato acusó “una serie de diferencias” con CLC principalmente por la interpretación que se ha efectuado del convenio colectivo de trabajo, pues -a juicio de la agrupación- no se estaría respetando el descanso compensatorio por estar sujetos a los sistemas excepcionales de distribución de jornada de trabajos y descansos.

El convenio colectivo vigente, establece en su cláusula 27 que, los trabajadores que tengan más de cinco años de trabajo continuo, tendrán derecho a cinco días corridos de vacaciones de invierno. “La clínica, al decidir unilateralmente el agendamiento de las vacaciones de invierno, ha ido postergando su otorgamiento por más de dos periodos anuales, existiendo una deuda para nuestros socias y socios, respecto de dicho descanso”, acotó el sindicato,

En el documento, el sindicato detalló que a 465 trabajadores contratados por CLC adeuda $356.793.910 en dos períodos de vacaciones de inverno y feriado compensatorio. Por los mismos conceptos, la deuda en el caso de los 142 funcionarios contratados por Servicios de Salud Integrados S.A. corresponde a $129.875.222. Mientras, en el caso de Diagnóstico por Imágenes Ltda. el monto adeudado asciende a $5.417.722 a tres empleados.

“En CLC estaremos siempre dispuestos a cooperar con las autoridades de salud”

El conflicto laboral se suma a la discrepancia con el Fisco de Chile por prestaciones no pagadas de pacientes Covid-19 derivados de Fonasa. En efecto, el 14 de enero, por medio de un hecho esencial enviado a la Comisión para el Mercado Financiero, CLC anunció que ejercería acciones legales en contra del Estado por los perjuicios ocasionados de las medidas ordenadas por el gobierno a raíz de la pandemia por Covid-19. Las acciones jurisdiccionales se presentarán dentro de los próximos meses, una vez que concluya el estudio económico encargado al economista Gabriel Bitran y el informe jurídico solicitado a los abogados Enrique Barros y José Miguel Valdivia.

Para los abogados de CLC, existe “una alta probabilidad de obtener un resultado favorable” en el conflicto, pues a juicio de ellos “la acción jurisdiccional y su régimen de responsabilidad se encuentran expresamente previstos en la ley”.

En su último reporte anual de 2020, enviado a la CMF el 9 de abril, el presidente del directorio de Clínica Las Condes, Alejandro Gil explicó que “en CLC estaremos siempre dispuestos a cooperar con las autoridades de salud y el Estado de Chile, manteniendo nuestro compromiso de seguir atendiendo a todos los pacientes que ingresen por Covid-19, con el más alto estándar de calidad, otorgándoles atenciones de salud oportunas, continuas y resguardando sus derechos sin distinción de su previsión de salud”.

El empresario no solo destacó que a CLC como el recinto hospitalario con menos tasa de mortalidad por COVID-19 en Chile, sino que también valoró los “excelentes resultados financieros”. “Hemos logrado revertir en gran parte las pérdidas acumuladas que llevábamos con la información de septiembre 2020”, sostuvo.

El fin de un “privilegio”

Mientras, continúa la partida de médicos descontentos con la actual administración. Esta vez dos otorrrinonariígologas renunciaron. Se trata de Gloria Ribalta y Maite López, las cuales dejaron CLC y trabajarán ahora en Clinica Meds. Además persiste el malestar de los facultativos por el no pago de una prima por los pacientes hospitalizados, independiente si el paciente había o no pagado la cuenta por la atención. Los médicos tenían acuerdos con factoring y recibían un monto por los pacientes hospitalizados en CLC. Sin embargo, desde enero la administración decidió poner fin a este beneficio y mientras la cuenta del paciente no quede pagada, los médicos no reciben dichos montos.

Un médico que pide reserva de su identidad por temor a represalias internas, explicó que era dichos montos eran depositados en las cuentas personaes de los médicos con un desfase de tres meses. “Era un privilegio y en enero le pusieron término sin aviso, justificado por las cuentas impagas de pacientes y en algunos casos pueden pasar años para que paguen. El pago de la cuenta depende de la gestión de la clínica”, explicó el médico.

Sin embargo, cercanos a la actual administración de CLC explicaron que el cambio ocurrió luego que la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) objetara los pagos que la clínica realizaba de manera adelantada a sus médicos, sin haber recibido los pagos por dichas atenciones. Durante al menos de 10 años funcionó de esta forma, siendo el único recinto privado de salud que anticipaba los pagos a sus médicos.

Según su último reporte financiero, al 31 de diciembre de 2020, CLC finalizó con una dotación total de 3.133 personas, entre gerentes y ejecutivos principales, profesionales y trabajadores en general. Se trata de la cifra más baja desde el año 2012, cuando contaba con 2.981 colaboradores.

A fines del año pasado, el pediatra René Tejías renunció a su cargo de director médico de la clínica, tras tres meses de idas y vueltas en pleno conflicto entre la administración y los doctores. A diferencia del caso de Regueira, Tejías sigue prestando servicio al recinto, como médico pediatra.

En marzo de este año, la administración de CLC comunicó el despido del médico cirujano José Giordano, el infectólogo Ricardo Espinoza y el urólogo Norman Zambrano. Los doctores Zambrano y Giordano son miembros históricos de CLC y el despido de ambos genera malestar en el cuerpo médico no sólo por la señal que se entrega al mercado, sino que también porque el último es uno de los líderes de los facultativos y quien asumió un rol protagónico en el conflicto por el cambio en el contrato de arriendo en septiembre de 2020. La salida de los médicos fue calificada como una humillación por el comité ejecutivo. Espinoza asumirá como médico en la Clínica Universidad de los Andes.

En paralelo, por estos días los médicos ordenan sus fichas para el día 26 de abril, cuando se lleve a cabo la Junta Anual de Accionistas y se defina el nuevo directorio de CLC. Ayer PULSO-LT develó los problemas que trajo la postulación del abogado Juan Enrique Allard como representante del los médicos. Esto provocó malestar en la administración que lidera Alejandro Gil, puesto que el abogado socio de Guerrero y Olivos fue quien lideró la arremetida de los médicos en el recurso de protección que se presentó en septiembre del año pasado por el cambio del contrato de arriendo. Los otros postulantes son el cardiólogo Patricio Venegas y el cirujano Carlos Lizana, quien busca mantenerse su cupo como en la mesa directiva.

Clínica Las Condes declinó efectuar comentarios sobre este artículo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.