¿Emérito o con un proceso en puerta? Lo que viene para el ex obispo

IQUIQUE: Papa Francisco realiza misa en Playa Lobito

FOTO:CRISTOBAL ESCOBAR /AGENCIAUNO

El prelado, teóricamente, tiene derecho a vivir en su diócesis y recibir de ella algún "sostenimiento", cosa que por ahora se ve lejana. Pero no se descarta que a partir del relato de algunas víctimas pudiera abrirse un proceso canónico en su contra.




Lo primero será decir que Juan Barros Madrid, a quien esta mañana, a las 06.00 horas de Chile, se le oficializó la aceptación de su renuncia por parte del Papa Francisco, pasó a ser obispo emérito de la Conferencia Episcopal. O sea, en retiro.

El prelado emitió un comunicado en el que ofreció disculpas por "sus limitaciones" y por lo que "no pudo lograr", y agradeció "a todos quienes con fe me recibieron, me acompañaron generosamente, trabajaron con amor por su Iglesia". No hubo mayores autocríticas ni referencias al tema Karadima. Tampoco al hecho de que enviaba su despedida mediante una carta y no en persona.

Su alejamiento, sin embargo, abre nuevas interrogantes. La primera es qué pasará con él.

Según el Directorio para el Ministerio Pastoral de los Obispos, del Vaticano, "el obispo emérito, si lo desea, puede seguir viviendo dentro de los límites de la diócesis de la cual fue obispo. Si no lo ha previsto personalmente, la diócesis debe asegurarle un alojamiento conveniente. La Santa Sede, en circunstancias particulares, puede disponer que el obispo emérito no resida en el territorio de la diócesis (…) el obispo religioso, si así lo prefiere, puede escoger su vivienda fuera de la casa de su instituto, a no ser que la Santa Sede establezca otra cosa".

De todos estos detalles, el comunicado del Vaticano por ahora no aclara nada. Sin embargo, desde Osorno trascendió que el prelado habría salido anoche de la ciudad, probablemente una vez que el nuncio Ivo Scapolo le comunicó por adelantado la decisión del Papa Francisco.

El mismo documento guía del Vaticano también habla de cómo seguirá viviendo un obispo una vez que deja su encargo pastoral en una diócesis. "El obispo emérito tiene el derecho de recibir el sostenimiento de la diócesis en la que ha prestado el servicio episcopal. Este deber incumbe, secundariamente, a la Conferencia Episcopal y, en el caso del obispo religioso, el instituto propio puede proveer libremente a su honesto sostenimiento".

Tampoco está claro se recibirá algún dinero de los fieles de Osorno. Se agrega que "el obispo emérito tiene el derecho de recibir de la diócesis el boletín diocesano y otra documentación de este tipo, para poder estar informado de la vida y de las iniciativas de la Iglesia particular".

Un tema relevante, y que tampoco se especifica, es el relativo a posibles acusaciones por alguna falta. Consultado por La Tercera PM el abogado y experto en temas canónicos, Alejandro Álvarez, de la Fundación Voces Católicas, señaló que "hasta el momento, el obispo Barros es emérito en plenitud. Para haber un cambio de su estado tendría que existir un proceso canónico y, por cierto, una sentencia en relación a algún delito eclesial".

Por ahora, Barros probablemente viva junto a su familia, pero no se descarta que a partir del relato de algunas víctimas de Karadima al arzobispo Charles Scicluna se termine abriendo una investigación formal en su contra.

El sacerdote de Osorno, Peter Kliegel, quien fue uno de los opositores al nombramiento y gestión de Barros, dijo que "el proceso de sanación de la iglesia local estaba estancado, y hoy, con este pronunciamiento, ya es posible iniciar la tarea reparadora, sabiendo que el obispo Barros no va a estar, porque nunca se escuchó de su parte un pronunciamiento".

Otra de las interrogantes que asoma en relación a su salida es por qué fue anunciada junto con dos obispos renunciados de antemano, por edad, como lo eran Cristián Caro (Puerto Montt) y Gonzalo Duarte (Valparaíso). Para Álvarez, se trataría de un gesto hacia la Iglesia de Osorno. "Tal vez, era una forma del Santo Padre de demostrar especial preocupación y pedir a esta golpeada diócesis, sacando en primer lugar a su obispo, en medio de otros dos cosas que formaban parte de un trámite ya iniciado desde antes", dijo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.